World Rainforest Movement

Laos: la opinión de WWF Tailandia sobre la represa Nam Theun 2

La planeada represa Nam Theun 2 (NT2) en la meseta de Nakai en la región central de la República Democrática Popular de Laos, tendría 48 m de altura y 320 m de largo, con una potencia de unos 1.000 megavatios. Se crearía un embalse de 450 km2 con un volumen de 3 mil millones de metros cúbicos. El agua del embalse circularía a través de túneles de 40 km de extensión hasta una central eléctrica ubicada en la base de la meseta de Nakai a orillas del río Xe Ban Fai. La envergadura del proyecto y su ubicación ejercerán un impacto sustancial sobre la diversidad biológica y los pueblos de la región. Este breve informe resume algunos de los probables impactos y explica la posición de WWF-Tailandia respecto a esta represa.

En la última década, el concepto de diversidad biológica se ha ampliado para abarcar los modelos de distribución de biota, los procesos ecológicos asociados y los paisajes regionales (a menudo extensos) en los cuales tienen lugar estas interacciones. La conservación de la biodiversidad a largo plazo y la seguridad del sustento humano a nivel local exigen que se produzca un cambio de enfoque hacia escalas espaciales más grandes y, dentro de éstas, hacia la identificación proactiva de las oportunidades de conservación. La represa Nam Theun 2 viola estos principios emergentes al tratar en forma aislada partes de un ecosistema más amplio.

La meseta de Nakai consiste en una cuenca suavemente undulada de 1.200 km2 a 600 metros de altura y forma parte del ecosistema de las montañas Annamite. Alrededor de una tercera parte de la meseta está dentro del Área nacional protegida Nakai-Nam Theun, de importancia mundial para el futuro de fauna escasa y endémica como el muntjac gigante astado y el saola. No se trata de un área prístina. Como en la mayor parte de las áreas de conservación del mundo, los seres humanos han alterado su paisaje practicando agricultura de subsistencia, pescando en sus aguas y cazando en sus bosques durante miles de años. Esto no disminuye la importancia del área desde el punto de vista de la conservación, tanto en relación a la biodiversidad como a las formas de sustento locales. Aproximadamente la tercera parte de la meseta de Nakai podría verse inundada por el embalse de la represa NT2, lo que significaría la destrucción segura de hábitats y poblaciones de fauna que actualmente cumplen un papel importante en el funcionamiento ecológico de la región.

Desde la perspectiva tradicional de la riqueza de especies, el área protegida de Nakai-Nam Theun se ubica entre las más importantes del mundo. Allí viven más de 400 especies de pájaros, uno de los totales más altos en el conjunto de áreas protegidas del sudeste asiático continental. Entre ellas se incluyen 50 especies bajo amenaza de extinción. Como parte del área protegida de Nakai-Nam Theun, la meseta de Nakai cumple un papel especial en la conservación de estas especies amenazadas: el 35% de ellas solamente habitan allí, incluyendo poblaciones de importancia mundial de patos de alas blancas y águilas pescadoras.

Hasta el inicio reciente del madereo vinculado a la represa, la meseta de Nakai alojaba el mayor bosque primario de pinos de la región, con variaciones únicas en la composición de especies de árboles. Uno de los hábitats más amenazados del sudeste asiático es el de los ríos de caudal lento en tierras bajas con bosques ribereños. La meseta de Nakai, a pesar de la degradación de su hábitat, sigue siendo uno de los mejores ejemplos de dicho hábitat en la República Democrática Popular de Laos; si se construyera la represa, se perdería prácticamente todo (180 km) después de la inundación.

La diversidad de hábitats de la meseta de Nakai incluye también bosques caducifolios, bosques de follaje semiperenne, bosques secundarios, humedales estacionales y cursos de agua permanentes, que en conjunto con las tierras suaves donde reposan, proporcionan condiciones físicas excelentes para altas densidades de grandes mamíferos, una situación que se está volviendo cada vez más rara en cualquier otra zona de la República Democrática Popular de Laos y en la región. A pesar de que estas densidades se han reducido marcadamente debido a la caza, siguen siendo significativas en relación a otras áreas boscosas del país. Y lo que resulta aún más importante, los grandes mamíferos de la meseta residen en uno de los espacios de bosque más grandes y menos fragmentados de la región, lo que aumenta sus posibilidades de persistencia y recuperación. Por ejemplo, los gaur y los elefantes, son claves para las poblaciones regionales más grandes con las que interactúan, a través de vínculos intactos con las áreas boscosas que los rodean. El papel central de la meseta en el funcionamiento ecológico de la región se puede ejemplificar a través de esta comunidad intacta de grandes mamíferos, cuyos miembros pueden mantener movimientos estacionales de gran dispersión a escala de paisaje.

Una base de presas relativamente abundante compuesta por sambares, jabalíes y mutjacs indígenas en la meseta sirve de sustento a los tigres en peligro de extinción. En el río Nam Theun habitan como mínimo 80 especies de peces, de las cuales 16 son endémicas. La distorsión de la función hidrológica y de las migraciones de peces que produciría la represa llevaría a la desaparición de muchas de estas especies. El esquema de desviación de las aguas de la represa implica que además se distorsionará otra cuenca hídrica (la del río Xe Bang Fai).

Todas las ONG internacionales que han trabajado en la meseta reconocen la gran importancia del área desde el punto de vista de la conservación. Hay posibilidades de cuidar la biodiversidad y las formas de sustento local existentes en la meseta de Nakai, pero es necesario desarrollarlas a través de la colaboración de la población local con su gobierno, con el personal del área protegida y con las organizaciones conservacionistas. Esto no ha sucedido. Las actividades de la última década como el madereo y el desarrollo de infraestructura en preparación de una represa que quizás nunca sea construida ya han producido consecuencias ecológicas y económicas negativas de largo alcance. Citar como solución a estos problemas la propia fuente de esta distorsión en la meseta de Nakai es claramente un error. No es posible mitigar lo que corre riesgo de perderse, tanto en términos ecológicos como culturales. La Represa Nam Theun 2 no es inevitable. El pueblo de Laos y la comunidad conservacionista no están obligados a aceptar como inevitable este proyecto de energía hidroeléctrica, que sólo les dejará restos ecológicos para arreglárselas como mejor puedan; en la meseta de Nakai existen oportunidades positivas mucho más atractivas.

WWF también destaca que la fundamentación de la represa Nam Theun 2 no es clara. La viabilidad económica del proyecto es dudosa y la futura demanda de energía que produciría la represa altamente cuestionable, si tenemos en cuenta que se prevé una reducción de la demanda de energía de Tailandia (mercado al cual se exportaría la electricidad producida por la NT2). Además existen opciones de energía alternativas importantes tanto en Tailandia como en Laos, que incluyen energía renovable y conservación de la energía. Las mismas fueron ignoradas y no se evaluaron en forma suficiente.

En resumen, los impactos perjudiciales del proyecto sobre los ecosistemas locales están claros, pero la justificación de la represa y su superioridad ante otras alternativas disponibles no lo están. Por esas razones WWF Tailandia se opone a su construcción.

Por: WWF Tailandia, correo electrónico: wwfthai@wwfthai.org

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *