Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Madre Vieja: el río que llegó al mar

guate-madre-vieja-apaisada

La palma africana llegó hace más de 30 años a los municipios costeros de Tiquisate y Nueva Concepción, ambos tienen como límite territorial el río Madre Vieja, que nace en la parte alta de las montañas de Quiche y Chimaltenango. Según testimonios locales con la llegada de la palma también llegaron otros problemas a la región. “La palma africana comenzó a desviar el río hacia las plantaciones”, cuenta Don Juan uno de los líderes de mayor edad del movimiento. Es común escuchar a las y los pobladores decir que hace más de 15 años que en la época seca el río no llegaba al mar. “El río era un río de arena, podíamos caminar de un lado a otro. No teníamos pesca, el río no llegaba al manglar”, dijo Fredy A., agricultor.

El 7 de febrero de 2016, se reunieron en el Salón Municipal de Nueva Concepción representantes de las agroindustrias bananeras, ingenieros azucareros y palma africana, representantes de las comunidades, la iglesia católica, autoridades del municipio -el alcalde y miembros de su Consejo- y organizaciones ecologistas y de derechos humanos. Las comunidades denuncian el robo del agua por parte de las agroindustrias, exigen que abran y quiten los desvíos para que el río llegue hasta su desembocadura y a los manglares. El malestar se enfoca hacia el Grupo Hame, productor de palma africana.

Meses atrás, una de sus empresas –REPSA- fue acusada del que hasta la fecha es considerado el mayor ecocidio en la historia reciente de Guatemala, la contaminación del río La Pasión (1). El descontento de las comunidades es grande, quieren agua, quieren de vuelta su río. Un acuerdo cierra la reunión, en dos días se verificará el cumplimiento de lo pactado: que el río llegue al mar y que los desvíos sean eliminados.

Dos días después, una fila muy grande de gente se forma con dirección a las plantaciones de Pinar del Río, donde se ubica uno de los desvíos más grandes utilizado por el grupo Hame, para verificar el cumplimiento de los acuerdos. Son muchos los que dudan porque el río aún no ha llegado al mar. Guatemala es el único país de Centroamérica que no cuenta con una ley de aguas y el grupo Hame se aprovecha de esto, argumentando que tienen un usufructo heredado de la extinta United Fruit Company para utilizar un canal donde pasan las aguas.

Al llegar a la ribera del río, observan una máquina que supuestamente trabaja para reducir el espigón, una borda de arena de unos doscientos metros que desvía las aguas hacia el canal de Pinar del Río. En ese momento los representantes del Grupo Hame explican los trabajos, pero los líderes no les creen. Ya han sido muchas las promesas de las empresas para quitar los desvíos, y esto parece una estrategia para entretener a las comunidades y las autoridades. El alcalde toma la decisión y cruza las aguas del Madre Vieja, va hacia la maquinaria junto a decenas de personas de la comunidad, le exige al maquinista que quite la borda mientras que el resto observa desde el otro lado de la ribera. De pronto la maquinaria retrocede, escarba y levanta su brazo de metal lleno de arena y comienza a cerrar parte del desvío. Pinar del Río se está cerrando y claramente se observa que el nivel de las aguas del Madre Vieja sube. Muchos aplauden de alegría, por fin el río llegará hasta el mar (2). Con gran euforia piden verificar otro de los desvíos, el de la finca La Sierra.

El desvío de La Sierra va hacia las plantaciones de caña de azúcar y bananeras. Acá no hay maquinaria, no hay herramientas como palas o piochas para taparlo, solamente manos. Mientras los representantes de los ingenieros azucareros explican la historia del desvió y por qué fue construido, se escucha un sonido, una mujer lanza una piedra hacia la boca del desvió, donde ingresan las aguas que van hacia las plantaciones. Se suma más gente, cae una, dos, tres, cientos de piedras son lanzadas al río. Parece casi imposible lo que quieren hacer, tapar el desvío con las piedras. Luego de 40 minutos lo que parecía imposible se logra. Nuevamente las aguas del Madre Vieja son reencausadas, otro logro más. El malestar de los representantes de las cañeras es evidente, se retiran.

Ese día las comunidades realizaron 3 liberaciones. Los medios de comunicación, junto a miembros de organizaciones ecologistas como la Redmanglar, Cogmanglar y Utzche, lanzaron la noticia por las redes sociales. En los siguientes días, las portadas y noticias de diversos medios de comunicación daban a conocer el logro del pueblo: el río Madre Vieja fue liberado de un largo secuestro.

El avance del río es lento pero avanza. El 14 de febrero, Alfredo A., miembro de la comunidad Isla Chicales, ubicada al lado de los manglares, donde desemboca el Madre Vieja, quien no cabe de la alegría, comunica que el río llegó al mar, el río llegó al manglar.

Entre febrero y marzo el movimiento comunitario realizó más de 18 liberaciones del río Madre Vieja. En febrero se convocó a una Mesa Técnica con el fin de garantizar el cumplimiento de los acuerdos. Se tuvo varias reuniones y monitoreos realizados con técnicos de las instituciones de gobierno, miembros de la municipalidad, comunidades y miembros de organizaciones ecologistas. Para las comunidades, el punto irrenunciable fue: mientras el río llegue al mar, habrá negociación y diálogo. Luego de varias semanas las comunidades deciden no seguir participando en las mesas, expresan que no se han cumplido los acuerdos, que no hay una propuesta y plan claro por parte de las agroindustrias.

En abril, la Asamblea Social y Popular convoca a la gran Marcha por el Agua, un movimiento que reivindica el derecho humano al agua para las comunidades y la naturaleza. Salieron desde La Mesilla, desde Tecún Umán, desde Purulhá. Ellos las llamaron “las vertientes”, como las tres grandes vertientes de nuestro país (3). El pueblo del Madre Vieja se suma y luego reciben a la vertiente del Sur, conformada por las mujeres de la comunidad Cajolá, el Comité de Unidad Campesina (CUC), la Red de Soberanía Alimentaria y otras muchas organizaciones y comunidades. Forman una valla con banderines y mantas mostrando su consigna “los ríos al mar, los ríos al manglar”. En mayo inicia la temporada de lluvias. Las comunidades saben que el río llevará agua hasta su desembocadura, pero para los líderes del Madre Vieja la lucha no ha terminado. Ahora su preocupación es por lo que suceda el próximo año.

Carlos Salvatierra, salvatierraleal@gmail.com
Miembro de SAVIA Guatemala y de COGMANGLAR (Coordinadora Guatemalteca para la defensa de los manglares y la vida)

(1) Video de Amigos de la Tierra Estados Unidos sobre la contaminación del río La Pasión en base a una ponencia de Saul Paau de la “Comisión por la Defensa de la Vida y la Naturaleza de Sayaxté”: https://www.youtube.com/watch?v=-XKXvHrL-GY
(2) Ver foto reportaje en http://wrm.org.uy/es/otra-informacion-relevante/galeria-fotografica-madre-vieja/
(3) “La marcha por el agua fue tremenda” por Magalí Rey Sosa https://www.plazapublica.com.gt/content/la-marcha-por-el-agua-fue-tremenda-y-70-diputados-que-votaron-favor-del-desvio-de-rios