Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Africa: manglares sacrificados para criar camarones

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 38 por ciento de la costa de Africa y 68 por ciento de sus áreas marinas protegidas están amenazadas por proyectos de desarrollo sin la debida regulación. Preocupan especialmente las granjas camaroneras mal planificadas o reguladas.

En Africa, la cría de camarones se practicaba poco hasta principios de los años 90, pero este continente tiene un enorme potencial para la industria y sus grandes manglares se han convertido en blanco de empresarios atraídos por la riqueza de recursos naturales, la mano de obra barata y los bajos precios de la tierra. Los camarones africanos son valorados por su alta calidad en comparación con los asiáticos, más pequeños.

Actualmente, Africa produce 106.000 toneladas de camarones por año. Aunque 29 países africanos son productores de camarones, sólo unos pocos participan del comercio mundial: Nigeria, con 20.500 toneladas al año; Madagascar, con 17.000 toneladas y enormes criaderos, y Marruecos, con 13.000 toneladas. En Mozambique, se prevé la instalación de criaderos cerca de Maputo (7.500 hectáreas), Beira (19.500 hectáreas) y Quelimane (6.000 hectáreas). También hay criaderos en una variedad de zonas costeras e interiores en Guinea, Gambia, Eritrea, Egipto, Sudáfrica, Seychelles y Kenia. En Gabón, la empresa Amerger está terminando de construir un criadero con una producción potencial de 2.000 toneladas anuales, mientras en Quelimane, Mozambique, la firma francesa Aquapesca construyó otro a escala piloto (20 hectáreas).

Tres grandes deltas fluviales, de gran riqueza biológica y cultural, se cuentan entre las áreas donde se desarrollarán nuevos proyectos de acuacultura: el delta del Níger, el del Tana y el del Rufiji.

El Delta del Níger. Los manglares de Nigeria son los mayores de Africa y los terceros en el mundo. Las comunidades locales dependen de esos bosques para obtener materiales de construcción y alimentos, y se estima que 60 por ciento de los peces capturados entre el Golfo de Guinea y Angola se crían en los manglares del Delta del Níger. Ya se ha propuesto la cría industrial de camarones en el delta, con el apoyo del gobierno nigeriano.

El delta del Tana es el mayor sistema de humedales de Kenia y comprende bosques ribereños, manglares, planicies inundables y praderas. La empresa Coastal Aquaculture Limited (CA) recibió tierras en concesión en este delta a principios de los años 90, para desarrollar criaderos de camarones. Sin embargo, las comunidades locales también reclamaron derechos ancestrales sobre la tierra. Debido a las fuertes protestas, el gobierno detuvo el proyecto mediante un decreto presidencial. El litigio entre CA Ltd y las autoridades permanece sin resolver, y la empresa estaría presionando al nuevo gobierno para volver a poner en marcha el proyecto.

El delta del Rufiji contiene el mayor manglar estuarino de la costa oriental de Africa y es de gran importancia desde el punto de vista de la economía y la conservación ecológica. A fines de los años 90, African Fishing Company (AFC, propiedad del comerciante de armas irlandés, R.J. Nolan) planificó el mayor proyecto de cría de camarones del mundo en este delta. El proyecto, un criadero de 10.000 hectáreas, se instalaría en un predio de 19.000 hectáreas que incluiría una planta de alimentos para camarones, el criadero propiamente dicho, plantas de procesamiento, etc., en la mayor franja continua de manglares de Africa oriental (53.000 hectáreas). El gobierno aprobó el proyecto en 1998, en un acuerdo que también permitió a Nolan importar más de medio millón de dólares en armas por año a Tanzania. Una revisión de la Evaluación de Impacto Ambiental reveló que el estudio contenía errores sustanciales, datos falseados y omisiones, entre éstas los riesgos del proyecto. Por ejemplo, aunque unas 33.000 personas viven en el área del proyecto en 19 aldeas registradas y varias subaldeas, la evaluación sostenía que la zona estaba casi despoblada. Debido a la oposición de comunidades locales, organizaciones ambientales y académicos, y como resultado de acciones legales de los aldeanos apoyados por el Equipo de Abogados por la Acción Ambiental y el profesor Issa Shivji, finalmente las autoridades rechazaron la propuesta y AFC fue liquidada en agosto de 2001. Asimismo, se declaró una moratoria a toda actividad de acuacultura comercial en Tanzania hasta que el gobierno estableciera pautas apropiadas. También se declaró que no se debería practicar la acuacultura en áreas ecológicamente sensibles, como los manglares.

Los “bosques del mar” están en problemas en todo el mundo debido a intereses creados y al afán de un rápido retorno de las inversiones. Tal parece que sólo la fuerte de resistencia de las personas conscientes de la invalorable riqueza de los manglares -en particular los residentes locales que dependen de ellos- puede garantizar su supervivencia.

Artículo basado en información de EJF 2004. “Farming The Sea, Costing The Earth: Why We Must Green The Blue Revolution”, Environmental Justice Foundation, London, UK, http://www.ejfoundation.org/pdfs/farming_the_sea.pdf ; “Crevettes: la ruée vers l’or rose d’Afrique”, Yolande S. Kouamé, 17/04/2003, http://www.rfi.fr/fichiers/MFI/EconomieDeveloppement/968.asp