Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Bangladesh: objetan Proyecto de Conservación de la Biodiversidad de los Sunderbans

La organización ambiental SBCP Watch Group está conformada por cuatro organizaciones no gubernamentales (ONG) locales -Actionaid Bangladesh, Rupantar, JJS y Lokaj– y fue creada en el año 2000 con la finalidad de controlar las actividades realizadas por el llamado Proyecto de Conservación de la Biodiversidad de los Sunderbans. Este proyecto de 77,5 millones de dólares está financiado por el Banco de Desarrollo Asiático (BDA), el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Fondo de Desarrollo Nórdico (FDN), y su autoproclamado propósito es el de recuperar el ecosistema original de la mayor superficie continua de manglares que existe actualmente en el planeta (ver Boletín 44 del WRM).

El grupo cívico considera que de no hacer una evaluación en serio del proyecto, éste tendrá resultados negativos. El Proyecto de Conservación de la Biodiversidad de los Sunderbans no ha identificado correctamente las causas estructurales de la pobreza y de la destrucción de la biodiversidad de los Sunderbans, y por el contrario ha responsabilizado de ello a la población local. Aún cuando uno de los componentes del proyecto es la erradicación de la pobreza de quienes habitan la “Zona de Impacto” o “Zona de Amortiguación” adyacente al bosque de mangles, básicamente no fueron consultados a la hora de diseñar el proyecto, recuerda la ONG. El proyecto, entre otras cosas, no tuvo en cuenta la cría industrial del camarón realizada en el área contigua a los Sunderbans, actividad que la organización califica de “nueva maldición para las comunidades locales”. Las granjas camaroneras han desplazado a ocupaciones tradicionales como las de aparceros, trabajadores rurales, agricultores en pequeña escala o pescadores artesanales quienes, expulsados por las empresas camaroneras, han recurrido al bosque en busca de fuentes de sustento alternativas, aumentando así la presión sobre los menguados recursos del ecosistema.

Una investigación realizada por ONGs reveló que la única ocupación que se lleva a cabo durante todo el año en los Sunderbans es la colecta de alevines de camarón (camarón recién salido del huevo). En la medida en que se han ido cerrando todas las fuentes de trabajo, una gran cantidad de desocupados se han visto forzados a juntar alevines de camarón, cangrejos y almejas, de una manera que hasta los propios recolectores consideran insustentable. La población local considera que si el gobierno prohibiera la cría industrial del camarón en la región, los agricultores pobres y marginales se verían beneficiados pues se generarían numerosas oportunidades de empleo en la agricultura y otras actividades relacionadas, produciendo cultivos y variedades locales de pescado para abastecer las necesidades locales. La cría industrial del camarón ha generado un movimiento popular de resistencia que tiene ya varios años y ha cobrado una víctima en Koronamoyee Sardar, quien para los sin tierra de Bangladesh se ha convertido en símbolo de la lucha por el derecho a la tierra y en contra de las empresas camaroneras (ver Boletín 51 del WRM).

Según la investigación de las ONG, la cría industrial del camarón ha provocado también varios otros impactos. Como resultado de la disminución de las actividades agrícolas hay menos paja de arroz, materia prima para la fabricación de los techos, por lo que se ha producido un exceso de consumo del paja silvestre de los Sunderbans. El aumento de la salinidad de la región ha liquidado toda la vegetación, provocando una aguda escasez de madera para combustible, por lo cual también aumentó la presión sobre los recursos de los Sunderbans. La reducción de la cría de ganado también ha implicado que haya menos estiércol de vaca, que es utilizado como combustible alternativo a la leña.

La organización ambientalista ha presentado una serie de recomendaciones al ADB para que realice una evaluación inmediata de las actividades y el diseño del Proyecto de Conservación de la Biodiversidad de los Sunderbans en función de intereses y principios genuinos, y haga público el informe de la evaluación. También exhorta a que se reconozcan los derechos de los pobres a los recursos naturales comunes y que se imponga una moratoria a la exploración de petróleo y gas en la zona de los Bloques 5 y 7 (ver Boletines 15 y 44 del WRM). Entre las propuestas del grupo se incluye la de realizar una producción sustentable de camarón que tenga en cuenta el medio ambiente y la gente, en lugar de una producción comercial. También se sugiere la adopción y aplicación de políticas vinculadas a una utilización y un manejo de la tierra favorable al ambiente y un proceso de control del proyecto que sea ampliamente participativo.

La protección y utilización sustentable del Bosque de Reserva de los Sunderbans sólo será posible cuando la gente participe activamente en el proyecto desde su inicio, y cuando el medio ambiente y los intereses de la población local tengan prioridad sobre las empresas comerciales a gran escala.

Artículo basado en información obtenida de: “Citizen’s Forum for Conserving the Biodiversity of the Sunderban Reserve Forest”, http://www.cdp.20m.com/sundorbon.html ; Holiday Publication, http://www.weeklyholiday.net/060902/count.html