Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Bangladesh: un bosque robado por dinero

La plantación de especies exóticas –en especial caucho, acacia y eucalipto– es uno de los factores más importantes que ha cambiado para siempre el bosque de sal (Shorea robusta) de Modhupur, con graves consecuencias para las comunidades indígenas Garos y Koch, que han vivido en el bosque durante siglos.

Con dinero proveniente de préstamos, principalmente del Banco Asiático de Desarrollo y el Banco Mundial, el gobierno ha establecido plantaciones de especies exóticas a lo largo y ancho de todos los bosques públicos. Con la excepción del Sundarban, sólo quedan fragmentos de bosques nativos en Bangladesh.

Las plantaciones de piña y banana también se han expandido en el bosque de sal de Modhupur en los últimos tiempos, junto con el uso excesivo de plaguicidas, incluso DDT y hormonas importadas para que las frutas crezcan más rápido y alcancen un tamaño mayor, práctica que plantea un problema grave. Actualmente, la producción y el comercio de piña y banana están bajo el control de comerciantes bengalíes.

En Bangladesh, la llamada forestería “social” en bosques públicos equivale a negocios que producen mucho dinero en efectivo, con préstamos de instituciones financieras internacionales. Las plantaciones convencionales de árboles han sido rotuladas como forestería “social”, “comunitaria” o “participativa”. Las tierras pertenecen al Departamento de Bosques; el dinero de los préstamos proviene del Banco Asiático de Desarrollo (ADB); y el Departamento de Bosques establece plantaciones en bosques públicos, talando arbustos y bosques nativos con el argumento de que las especies locales son menos productivas y de crecimiento lento. Se involucra a los pobladores locales y a menudo a personas externas, en calidad de supuestos participantes o beneficiarios; pero éstos no tienen voz ni voto en la selección de especies, a la vez que la producción y el comercio están totalmente controlados.

Según algunas estadísticas terribles sobre el estado del bosque de Modhupur difundidas por la Oficina de Bosques de Tangail, de un total de 46.000 acres de la parte correspondiente a Tangail del bosque de Modhupur, 7.800 acres han sido entregados para el cultivo de caucho, 1.000 acres para la Fuerza Aérea, 25.000 acres están en situación de posesión ilegal y solo 9.000 acres están bajo el control del Departamento de Bosques.

En Modhupur, que antes estaba repleto de plantas medicinales, ahora resulta muy difícil encontrar especies nativas como Ajuli (Dillenia pentagyna), Sonalu (Cassia fistula), Jogini Chakra (Gmelina arborea), Amloki (Emblic myrobalan), entre otras.

Actualmente el Departamento de Bosques está instrumentando la segunda rotación de plantación de árboles para leña en todo el país, con préstamos del ADB para el Proyecto del Sector Forestal. La polémica, el debate y la protesta generados por la primera rotación de la plantación (que comenzó en 1989-90) todavía están encendidos. El Departamento de Bosques continúa ignorando todas estas protestas y polémicas sobre las plantaciones.

Artículo extractado de: “Modhupur. A stolen forest, robbed Adivasis” de Philip Gain, Society for Environment and Human Development (SEHD), enviado por el autor, correo electrónico: sehd@citechco.net