Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Birmania: nuevas carreteras preparan el terreno para madereo a gran escala

Existe un proyecto en curso para la construcción de varias carreteras en el estado de Kachin a cambio de grandes concesiones de madereo. Si bien la mejora y ampliación de la infraestructura del estado de Kachin es muy necesaria, el impacto de este acuerdo sobre el medio ambiente podría resultar desastroso.

Un acuerdo reciente involucra a la Organización Independencia de Kachin (KIO, por su sigla en inglés), el Nuevo Ejército Democrático-Kachin (NDA-K), el Consejo Estatal para la Paz y el Desarrollo (SPDC) y una empresa china de construcción. El intermediario en la transacción es la compañía Kachin Jadeland, de propiedad del empresario de Kachin, Yup Zau Hkawng. El contrato estipula que la compañía china construirá carreteras que lleven desde Myitkyina a Sumprabum y finalmente a Putao, desde Myitkyina a Bhamo, y desde Wai Maw (cerca de Myitkyina) a la frontera china cerca de Kampaiti.

A cambio de la construcción de estas carreteras, la compañía Kachin Jadeland y la compañía china recibieron importantes concesiones madereras en el interior del estado de Kachin. Hay dos áreas de concesión, una ubicada entre los ríos Mali Hka y N’mai Hka y la otra entre la línea férrea desde Myitkyina a Mandalay hasta la carretera que va desde Myitkyina hasta Bhamo. Esta zona está en el corazón del estado de Kachin y nunca antes se realizaron allá actividades de madereo en gran escala. Según un observador, éste es el mayor proyecto de madereo jamás llevado a cabo en Birmania.

Pero según una fuente, el acuerdo con la compañía de construcción china no se ha concretado y Yup Zau Hkawng está negociando con una compañía malaya-china para que se haga cargo del trabajo. Otra fuente de Kachin confirma que compañías de China, Malasia y Hong Kong están trabajando en la carretera que va desde Wai Maw hasta la frontera china. A pesar de la confusión sobre quiénes son sus socios, parece ser que Yup Zau Hkawng va a seguir adelante con el plan.

El madereo continuo en Birmania amenaza a una de las regiones con mayor cubierta boscosa del sudeste asiático continental, ya que Birmania cuenta con la mitad de los bosques de la región. En los últimos trece años, los bosques de Birmania en la frontera con Tailandia han sido sometidos a actividades de madereo importantes. Las concesiones otorgadas a compañías madereras tailandesas han dejado prácticamente sin bosques a importantes áreas en los estados de Shan, Karenni, y Karen. Esto deja al valle de Chindwin y al estado de Kachin como hogar de los pocos bosques de Birmania que aún no han sido intervenidos. Las consecuencias de estas concesiones serán devastadoras para el medio ambiente, afirmó un ambientalista establecido en Tailandia.

Nuevas concesiones ponen en peligro uno de los recursos de biodiversidad que quedan en el mundo. El estado de Kachin forma parte de la región indo-birmana, uno de los ocho “sitios críticos más candentes para la biodiversidad” del mundo. Los sitios críticos son lugares donde se encuentran las mayores concentraciones de especies endémicas que además están experimentando niveles de pérdida de hábitat excepcionales.

Un informe elaborado en 1998 por el World Resources Institute, destacó que la deforestación extensiva ya había causado erosión masiva del suelo, sedimentación de ríos, aumento de inundaciones y escasez de agua graves en las estaciones secas en algunas regiones. La continuación del madereo parece intensificar la gravedad de estos problemas. Y la destrucción de los bosques en esta zona a lo largo de la cabecera del río Irrawaddy no solo daña al medio ambiente sino que produce un grave impacto sobre el sustento de los pueblos corriente abajo. El aumento de las inundaciones pone en peligro los cultivos de arroz a lo largo del río Irrawaddy, y también las pesquerías ribereñas.

Las actividades de madereo se han venido realizando desde hace más de diez años en el estado de Kachin. El madereo más intenso ha tenido lugar del lado oriental del río Nmai Kha hasta Sinbo y Bhamo. Los informes de la región indican que se ha talado completamente esa zona.

El flujo de troncos de estas primeras concesiones alimentó el crecimiento de un próspero comercio fronterizo de madera. Las compañías madereras construyeron una red de carreteras que se extiende desde China a través de los altos pasos de montañas para extraer la madera de una franja de tierra a lo largo de la frontera del estado de Kachin con China. Las carreteras conducen a una cadena de poblados madereros: Ruili, Yingjiang, Tenchong, Fugong, Hpimaw, y Panwa. Se estima que solo en Hpimaw existen setenta aserraderos. Un visitante reciente de Pawnwa, un poblado fronterizo de Yunnan, informó que existe un flujo estable de camiones madereros que cruza la frontera china desde Birmania.

El apetito de China por madera es grande y crece cada vez más, especialmente después de que el gobierno chino instrumentara una prohibición de madereo en doce provincias en 1998, a raíz de una grave inundación en la parte superior del valle del Yangtzu. En el año 2000, se agregaron seis provincias más a la lista. Desde la prohibición, China se ha convertido en el segundo importador de madera del mundo, después de EE.UU. Serán el pueblo y el medio ambiente birmano quienes paguen el precio por la conservación de los bosques de China?

Artículo basado en información obtenida de: The Irrawaddy: The War on Kachin Forests (Vol 9. N 8, octubre-noviembre de 2001), por John S. Moncreif y Htun Myat/Kunming.