Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Birmania: Wildlife Conservation Society maquilla de verde a la junta militar

El remoto valle de Hugawng, de gran riqueza medioambiental, está situado en el norte del estado de Kachin, Birmania, y ha sido reconocido internacionalmente como una de las zonas de mayor biodiversidad. El régimen militar birmano incluso lo dejó intacto en gran parte hasta mediados de los años 1990.

Tras el alto al fuego entre la Organización para la Independencia de Kachin y la junta militar en 1994, los residentes locales abrigaron la esperanza de que la paz promoviera la economía y mejorara las condiciones de vida. Sin embargo, como se expresa en Valley of Darkness [“El valle de la oscuridad”], un nuevo informe realizado por investigadores locales clandestinos y publicado en 2007 por la red Kachin Development Networking Groups, “Con el aumento del control de la junta, los ricos recursos del valle terminaron siendo una maldición”.

Junto con la asociación estadounidense para la conservación de la vida silvestre Wildlife Conservation Society, la junta militar que gobierna Birmania está estableciendo la mayor reserva mundial de tigres, la Reserva de Tigres del Valle de Hugawng. Sin embargo, las condiciones de las personas que allí viven no han recibido atención. El informe expone la confiscación de granjas y hogares de la zona por parte de la junta birmana con el fin de ubicar su infraestructura militar, así como la venta de vastas superficies como concesiones para minas de oro. En 2002 se entregó más del 18% del estado de Kachin a concesiones mineras; la cantidad de grandes concesiones aumentó de 14 en 1994 a 31 en 2006. Hoy los bosques y cursos de agua del valle están siendo diezmados por más de 100 minas, hidráulicas y a cielo abierto, que usan bombas y dragas mecánicas y vuelcan desechos contaminados con mercurio.

No solamente el medio ambiente siente estos impactos devastadores, sino también las comunidades locales. “Solamente la junta y un puñado de empresarios se benefician con el oro, en tanto la gente del lugar sufre las consecuencias”, dice el informe, mientras que el influjo de miles de inmigrantes de toda Birmania sumado a las durísimas condiciones de trabajo, la falta de posibilidades de educación y la pobreza han llevado a la expansión de las industrias de la droga, el sexo y el juego en el valle que una vez fue prístino. El uso de drogas intravenosas y la industria del sexo han aumentado la propagación del VIH/sida.

La Wildlife Conservation Society declara que la junta birmana ha cerrado casi completamene la industria de las minas de oro en el valle. Este informe demuestra lo contrario al documentar las declaraciones de la población local, que no participa ni se beneficia del llamado “programa para el desarrollo de la zona fronteriza” del que la junta militar se jacta todo el tiempo.

“Queremos que el mundo sepa que tanto los tigres como las personas del valle de Hugawng corren peligro a causa del régimen militar de Birmania”, subraya el informe.

Extractos editados de: “Valley of Darkness. Gold mining and militarization in Burma’s Hugawng Valley”, 2007, Kachin Development Networking Groups (KDNG), correo-e: kdngroup@gmail.com. El informe completo está disponible en: www.aksyu.com