Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Brasil: trabajar para Aracruz … hasta morir

No importa dónde lleve a cabo sus operaciones: la industria de la celulosa y el papel llega siempre con la promesa de crear empleos. Desgraciadamente, para las personas que viven en la zona que la industria ocupa estas promesas rara vez se traducen en empleos. En un informe reciente para el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales realizado por Alacri De’Nadai, Winfridus Overbeek y Luiz Alberto Soares se registra el fracaso de Aracruz Celulose, la mayor empresa productora de pulpa blanqueada de eucalipto, en cuanto a ofrecer trabajo a los residentes locales.

El informe que lleva por título “Promesas de empleo y destrucción del trabajo: el caso de Aracruz Celulose en Brasil” documenta la caída constante de los empleos en esta empresa a partir de los años 1980, cuando 9.000 personas trabajaban para Aracruz. El aumento de la mecanización ha llevado a gran cantidad de despidos. Aracruz ha trasladado muchos de sus empleos a subcontratistas, lo que conlleva una menor seguridad laboral y salarios más bajos para aquellos trabajadores que pudieron conservar sus empleos. Hoy, Aracruz emplea directamente a solamente unos 2.000 trabajadores.

En 2002, Aracruz abrió una nueva fábrica de pulpa de papel que aumentó la producción de celulosa de 1,2 millones a 2 millones de toneladas anuales. Esta inversión ascendió a US$ 600 millones y creó 173 nuevos empleos. Esto es, unos US$ 3,5 millones por empleo.

Los empleos brindados por la empresa y los subcontratistas son a menudo peligrosos y tienen serias consecuencias para la salud de los trabajadores. En 2003, durante un juicio abierto en la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Federal de Brasilia, un trabajador de Aracruz calificó a la empresa de “asesina”. Había visto morir a muchos compañeros a causa de problemas de salud ocasionados por trabajar en Aracruz.

El año pasado, decenas de ex trabajadores de Aracruz con problemas de salud graves formaron un nuevo movimiento, el Movimiento de Trabajadores Perjudicados de Aracruz Celulose. En el Movimiento están también las viudas de antiguos trabajadores de Aracruz. Ninguna de estas personas recibió jamás ningún tipo de compensación por daños de parte de Aracruz.

El Movimiento ha documentado en detalle los casos de 33 ex trabajadores de Aracruz. Los trabajadores tuvieron problemas de columna por haber cargado pesadas cajas de plantines o productos químicos. En la década de 1980 se transportaba a los trabajadores en camiones con tablas como asientos. Muchos sufrieron daños en la columna con el tránsito de los camiones por carreteras llenas de baches. Los accidentes con motosierras eran comunes y entre ellos se cuentan la pérdida de pies o dedos de los pies y cortes en el cuerpo y el rostro. Algunos trabajadores fueron aplastados por árboles y otros se lastimaron la columna al retirar los troncos de eucaliptos. Los encargados de mantener y llenar de combustible las motosierras y las máquinas sufrieron irritación ocular y una enfermedad llamada leucopenia (reducción de la cantidad de glóbulos blancos en la sangre).

Especialmente de riesgo es la situación de los trabajadores de las plantaciones de Aracruz encargados de aplicar plaguicidas y herbicidas para garantizar que los monocultivos sigan siendo eso mismo: monocultivos. Entre los síntomas observados en estos trabajadores figuran vómitos, dolores en la boca y el estómago, uñas esponjosas y problemas de visión, incluso el riesgo de ceguera.

Los trabajadores enfermos o lastimados comunicaban pocas veces los casos de accidente y enfermedad a los funcionarios de Aracruz. Los servicios médicos de la empresa se niegan a aceptar los partes de otros médicos como pruebas auténticas de enfermedad. Aracruz despidió a las 33 personas que se habían enfermado o accidentado mientras trabajaban para la empresa.

En la actualidad muchos trabajadores manuales, en especial los operadores de motosierra, han sido sustituidos por máquinas en Aracruz. Pero entre los trabajadores que manipulan productos químicos peligrosos, como plaguicidas y herbicidas, los problemas de salud siguen siendo corrientes.

En el informe “Promesas de empleo y destrucción del trabajo” se incluye una entrevista con un hombre de 59 años que trabajó para Plantar, una de las empresas subcontratadas de Aracruz. Trabajó aplicando plaguicidas durante catorce meses en 2000 y 2001. Trabajó cuatro meses y un día se desmayó mientras trabajaba: “Mi amigo me arrastró a la sombra y me abanicó con un sombrero durante unos diez minutos hasta que me recuperé”, contó a los investigadores. “Luego trabajé toda la tarde. Pasaron dos o tres meses y volví a desmayarme”. Se enfermó, pero cuando se quejó a su supervisor, en lugar de recibir tratamiento fue despedido.

Otro hombre que trabajó en las plantaciones de Aracruz describió la muerte de Junio, un compañero. A lo largo del día Junio se había quejado porque se sentía mal. Al terminar la jornada los trabajadores se dieron cuenta de que Junio no estaba y fueron a buscarlo: “Cuando regresaron Junio estaba tirado en el piso, con el pulverizador en la espalda”.

En 2003 dos personas se enfermaron al mezclar tres plaguicidas en una de las plantaciones de Aracruz. Eran empleados de Emflora, otra de las empresas tercerizadas de Aracruz. Tras haber trabajado algunos días sin botas, delantales ni ropa de protección empezaron a sufrir dolores de cabeza, mareos, temblores y dolores de estómago. Se les diagnosticó leucopenia. Uno de ellos demandó a Emflora por daños físicos personales.

Aracruz declara estar “mejorando la calidad de vida de sus empleados”. En realidad, al servirse de subcontratistas como Plantar y Emflora lo que está haciendo es intentar evadir sus responsabilidades. El informe “Promesas de empleo y destrucción de trabajo” concluye que “Aracruz Celulose se las ingenia para eludir demandas y responsabilidades, y mientras los trabajadores arriesgan su salud y su vida misma sin que se garanticen sus derechos, las plantaciones de eucaliptos siguen creciendo”.

El informe “Promises of Jobs and Destruction of Work: The case of Aracruz
Celulose in Brazil” está disponible en: http://www.wrm.org.uy/paises/Brasil/fase.html

Por Chris Lang, correo-e: http://chrislang.org