Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Brasil: una respuesta a un artículo publicado en “Aracruz News”

Por medio de este mensaje queremos hacer algunos comentarios al artículo de Julio César Centeno publicado en la edición de octubre del boletín “Aracruz News”, de la empresa de celulosa y plantadora de eucaliptos Aracruz Celulose. En su artículo, el Sr. Centeno elogia las plantaciones de eucaliptos de Aracruz Celulose por su “capacidad de generar impactos significativos sobre la economía local y nacional”. Aunque el autor reconoce que las plantaciones tienen repercusiones tanto positivas como negativas, sólo toma en cuenta las positivas, apoyando claramente el interés de Aracruz Celulose de mejorar su reputación empañada. Desafortunadamente y pese al tono “objetivo” de su artículo, el Sr. Centeno es uno más del grupo de los llamados “especialistas” que las empresas plantadoras necesitan para justificar sus actividades y para ocultar los bien conocidos impactos negativos que sus plantaciones tienen sobre la población local y sobre el ambiente.

Quisiéramos hacer algunos comentarios:

– Tal como sugiere el Sr. Centeno, debería ser realmente un principio que “las plantaciones no deberían involucrar el reemplazo de la cubierta forestal natural en un sitio determinado”. Sin embargo, Aracruz Celulose eliminó extensas áreas de bosque nativo para hacer sus plantaciones de eucaliptos, tal como ha sido comprobado a través de fotografías aéreas y testimonios de gente local, causando además un desastre para la biodiversidad de la región.

– El autor afirma que “las plantaciones pueden mejorar significativamente las formas de sustento de las poblaciones aledañas”. Sin embargo, a medida que la empresa Aracruz ocupaba intensivamente un mayor espacio geográfico, más contribuía a la pérdida de estructura de las formas de producción, organización y uso de la tierra, válidas en lo social, cultural y económico, especialmente de las comunidades indígenas Tupinikim y Guaraní.

– Es cierto que “en las plantaciones de eucaliptos debe ponerse cuidado en que la demanda de agua se corresponda con su disponibilidad”, dado que en el caso de Aracruz los niveles de agua de los arroyos y cañadas han caído en los escasos bosques remanentes, a menudo resultando en la completa desaparición de dichos cursos de agua, como cualquiera puede comprobar en la región sólo solicitando a los ancianos Tupinikim y Guaraní que les muestre dichos sitios.

– Finalmente, si lo que para el Sr. Centeno significa “impacto significativo” de Aracruz sobre la economía local y nacional es que ésta ha tenido un significativo impacto negativo, entonces tal afirmación es especialmente cierta, por ejemplo en el número de personas empleadas por la empresa, que cayó de 7.400 en 1990 a alrededor de 2.000 en el momento actual (y ello pese al continuo crecimiento de la empresa), con consecuencias graves para la economía local. Inversamente, se debe enfatizar que la economía nacional ha tenido un fuerte impacto positivo sobre Aracruz, que ha recibido todo tipo de apoyo económico del estado brasileño desde el inicio de sus operaciones y que está incluso exenta del pago de la mayoría de los impuestos, debido a que su producción está fundamentalmente orientada a la exportación.

Conselho Indigenista Missionario-Espírito Santo.