Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Buenas noticias desde Nueva Zelandia/Aotearoa

ONGs ambientalistas celebran el éxito del recientemente electo gobierno de Nueva Zelandia en obligar a Timberlands -compañía maderera de propiedad estatal- a abandonar sus planes de cortar una extensa área de bosques de haya en la costa oeste de la isla situada al sur del país.

Timberlands había hecho todos los esfuerzos posibles para neutralizar la oposición política a sus actividades. A principios del año pasado fuentes confiables revelaron la existencia de una campaña multimillonaria lanzada por la empresa para influenciar a los partidos en ese sentido. Además la compañía había celebrado contratos con numerosos aserraderos, aun careciendo de la aprobación formal para el madereo de los bosques de haya. Timberlands reaccionó frente al anuncio del nuevo gobierno declarando que seguiría adelante con sus operaciones al menos hasta que las nuevas autoridades le ordenaran expresamente detenerlas. Asimismo algunos de los referidas empresas aserradoras, junto a ciertos gobiernos locales, amenazan con iniciar acciones legales contra el gobierno por lo que ellos entienden implica una violación del acuerdo alcanzado con la industria maderera de la costa oeste en 1986.

A pesar de estas dificultades, la prolongada campaña para proteger estos magníficos bosques de haya y la vida silvestre en North Westland, Grey Valley y Buller está próxima a coronarse con éxito. Finalmente Timberlands se vio obligada a obedecer y los mencionados bosques tuvieron que ser excluidos del madereo, a la vez que los ambientalistas confían en que las anunciadas acciones legales -en caso de ser emprendidas- no habrán de torcer la decisión del gobierno.

Mientras se celebra este acontecimiento, los ambientalistas continúan presionando al gobierno para que ponga fin de una vez al madereo mediante helicóptero en los bosques de “rimu”. El Partido Laborista, la Alianza y los Verdes -que habían sido objeto de la campaña de presiones por parte de Timberlands- se han comprometido a prohibir dicha actividad.

Esta victoria constituye una muestra de la importancia que tienen las actividades desarrolladas por ONGs ambientalistas en crear condiciones para que los partidos políticos con una posición alternativa respecto de la cuestión ambiental tomen medidas positivas en relación con los bosques.

Fuente: “New Zealand’s New Government Stops Rainforest Logging” por Bob Burton;