Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Camboya: Pheapimex reanuda deforestación para instalar una planta de celulosa y papel

En Camboya, más del 80% de la población vive en zonas rurales y un 36% vive en extrema pobreza, ganando menos de 50 centavos de dólar por día. Aunque muchos habitantes de los poblados se ganan la vida con los productos del bosque, la deforestación es parte de la política y la economía nacional. Los críticos dicen que el compromiso de las autoridades locales y estatales con las necesidades de los pobres son sólo palabras.

A mediados de noviembre, nuevamente los más afectados quedaron al margen de los sucesos, sin posibilidades de decidir en lo más mínimo. La poderosísima empresa Pheapimex Co. Ltd comenzó los trabajos para talar 6.800 hectáreas de bosque de su concesión de 315.000 hectáreas de tierra, donde proyecta plantar árboles de eucalipto y acacia para abastecer a una planta de celulosa y papel que sería construida en la provincia Kandal. La concesión de tierras dada a la compañía se extiende a través del territorio de las provincias de Pursat y Kompong Chhnang, y es una de las numerosas concesiones que tiene la compañía en Camboya (ubicadas en las provincias de Stung Treng, Kratie, Kompong Thom y Koh Kong). El sistema de concesiones comenzó a mediados de la década de 1990 y continúa siendo el método preferido para el manejo de los bosques en Camboya, a pesar de las críticas generalizadas.

Pheapimex había iniciado el proyecto en 2001 pero lo detuvo por la fuerte oposición de las ONGs y los pobladores locales, que vieron amenazadas sus formas de sustento. Ahora, la compañía ha contraatacado, reanudando el despeje del bosque. Pero nuevamente, ha tenido que enfrentar la resistencia de la población local. Cientos de pobladores marcharon en manifestación unos 5 km desde el sitio donde se están realizando los trabajos, y se congregaron en el distrito de Krakor de la provincia nororiental de Pursat. Más de 100 pobladores pasaron la noche en el lugar esperando continuar con la manifestación al día siguiente, pero fueron atacados durante la noche con una granada de mano que hirió a seis de ellos.

Siete poblados están comprendidos en el área de la concesión donde el bosque es parte de la forma de sustento de los pobladores, los cuales recolectan frutas y otros productos del bosque. “Si perdemos esta tierra, perdemos nuestros trabajos. Yo sobrevivo gracias a ese bosque”, declaró Hem Sam de 42 años.

La compañía forestal ha decidido insitir en imponer sus intereses comerciales pero la comunidad local está, una vez más, decidida a defender su bosque, su sustento y su vida.

Artículo basado en información obtenida de: “The death of Cambodia’s forests”, Keith Andrew Bettinger, enviado por Oliver Pye, correo electrónico: opye@oxfamamerica.org ; “Villagers Protest Plans for Forest Clearance”, The Cambodia Daily, http://www.e-khmer.com/news ; “Protest against clear felling of a Cambodian forest”, ABC Asia Pacific, http://www.abcasiapacific.com/news/stories_to/asiapacific_stories_lofi_1243023.htm