Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

China: el viejo dilema de las plantaciones de eucalipto y el agua

Los eucaliptos entraron a China por primera vez en torno a 1890; originariamente se los plantaba con fines ornamentales y para sombra al borde de los caminos. La primera ola de plantaciones de eucaliptos en China, principalmente para la producción de madera, llegó después de la fundación de la República Popular China. No fue sino hasta los años 1950 que con las granjas forestales estatales se establecieron extensas áreas de plantaciones con el propósito de suministrar maderas para minas, postes para la construcción y combustible. Los programas de plantaciones patrocinados por el gobierno durante las décadas de 1970 y 1980 hicieron aumentar la superficie de plantaciones hasta cerca de 600.000 hectáreas. En 1954 se estableció una zona grande de plantaciones de eucalipto en la península de Leizhou, provincia de Guangdong. El eucalipto comenzó a introducirse por las ciudades de la bahía y la costa este y sudeste, convenientemente ubicadas para el tráfico internacional.

Hoy se pone énfasis en el establecimiento de plantaciones a corto plazo, principalmente de eucalipto, con métodos de manejo intensivo, y se alienta a los Departamentos de cada nivel a administrarlas, estimular las exportaciones, instalar fábricas para la producción de chips de eucalipto y también fábricas de celulosa de eucalipto. Como resultado, hoy China tiene una superficie plantada con árboles de casi un millón y medio de hectáreas (cifra de 2004).

La sureña provincia de Guangdong tiene más de 677.300 hectáreas plantadas con eucalipto. Al mismo tiempo, en los últimos años la provincia ha sufrido una sequía cada vez peor. Diputados locales del Congreso Popular de la provincia de Guangdong e integrantes de la Conferencia Consultiva Política de la provincia de Guangdong presentaron sus observaciones sobre el daño ocasionado por los eucaliptos al medio ambiente de la provincia.

Incluso voces académicas están dando la alarma. Li Sidong, catedrático de la Universidad Oceánica de Guangdong y también miembro de la Conferencia Consultiva Política de la provincia, exhortó al departamento forestal a endurecer la reglamentación sobre la gestión de las plantaciones de eucaliptos. Li manifestó estar preocupado porque la plantación a gran escala de eucaliptos rebajaría la calidad del suelo, absorbería la humedad y crearía “un desierto verde”.

Según el periódico China Daily, en marzo de este año el gobierno de la ciudad de Yunfu puso en vigor la prohibición de plantar eucaliptos; Zengcheng, ciudad satelital de [el Municipio de] Guangzhou [capital de la provincia], decidió imitar esta medida.

Pero, como suele ocurrir, muchos expertos en forestación se negaron a creer que los eucaliptos hubieran absorbido aguas subterráneas y contribuido a la sequía. El especialista forestal Xu Daping, por ejemplo, rechazó la posibilidad de que el eucalipto hubiera dañado los ambientes ecológicos locales y que los árboles fueran perjudiciales para la fauna, con el argumento de que “En Australia los eucaliptos albergan gran cantidad de zarigüeyas y canguros pequeños”. El argumento de este especialista forestal se basa en una concepción absolutamente errónea: ¡que las plantaciones en gran escala de árboles pueden equipararse a los bosques!

Más allá del enfoque académico, este error (repetido todo el tiempo por los promotores de los monocultivos de árboles a gran escala, dicho sea de paso) carece de nociones básicas de los ecosistemas y la biodiversidad. El eucalipto, nacido entre 35 y 50 millones de años atrás, domina la flora arbórea de los bosques australianos. Muchos eucaliptos crecen sobre un contrapiso de madreselvas australianas (flores silvestres nativas) y grevilleas (arbustos pequeños con hermosas flores) y existen cerca de 600 especies que se encuentran en casi todas las partes del continente, adaptadas a todas las condiciones climáticas de Australia. ¿Cómo puede compararse este paisaje con las extensas plantaciones de alto rendimiento, manejo intensivo y turnos de rotación cortos de cuatro o cinco especies de eucaliptos?

Mientras los especialistas forestales chinos inician una investigación con el fin de determinar si los eucaliptos han dañado el medio ambiente basándose en que no hay suficientes pruebas de que estos árboles “chupen” grandes cantidades de agua, la gente que sufre los efectos directamente sí tiene una idea clara al respecto. Ya han experimentado y denunciado que el aumento de los eucaliptos ha contribuido a la sequía, que sigue empeorando, en la sureña provincia china de Guangdong.

La experiencia directa ha enseñado a las personas lo que normalmente los expertos forestales se niegan a aceptar: que las plantaciones a gran escala de eucaliptos tienen impactos terribles sobre el agua. Ya hay muchos casos en el mundo entero que lo demuestran. ¿Qué más necesitan?

Artículo basado en información de: “Eucalypts blamed for worsening drought”, Zheng Caixiong, China Daily, http://www.chinadaily.com.cn/cndy/2006-04/10/content_563658.htm ; Eucalypt tree improvement in China, Martin van Bueren, Centre for International Economics, diciembre de 2004, http://www.aciar.gov.au/web.nsf/att/JFRN-6BN9E8/$file/ias30.pdf