Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Colombia: Los U’wa y los Embera unen sus fuerzas

Como parte de su lucha para evitar la ocupación de sus tierras por Occidental Petroleum (Oxy), un grupo de alrededor de 200 integrantes del pueblo indígena U’wa establecieron en noviembre de 1999 un campamento en el área donde la compañía está planificando perforar el pozo petrolero “Gibraltar 1” con la aprobación del Ministerio de Medio Ambiente de Colombia, el cual durante todo este conflicto ha ignorado los derechos de los U’wa y ha defendido los intereses de Oxy (ver Boletín 30 del WRM).

La tensión creció en la región el 11 de febrero, cuando las fuerzas combinadas de la policía y el ejército asaltaron la zona de Las Canoas, cerca de Gibraltar, donde casi 450 hombres, mujeres y niños U’was estaban instalados. Una violenta represión tuvo lugar y los indígenas fueron forzados a abandonar el área. Buscando escapar, muchos de ellos se tiraron al río Cubujón, y a consecuencia de ello tres niños indígenas se ahogaron, mientras varios hombres y mujeres resultaron heridos y otros desaparecieron. Tanto el gobierno colombiano como Oxy deben ser responsabilizados por estas muertes de inocentes y por la violencia ejercida contra gente indefensa, lo cual constituye una seria violación a sus derechos humanos más elementales.

Una situación similar es la de los Embera Katío en la alta cuenca del río Sinú, cuyos territorios ancestrales, sustento y cultura están siendo amenazados por el megaproyecto de la represa hidroeléctrica de Urrá, el cual también ha recibido el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente. Se han llevado a cabo protestas pacíficas y reclamos ante organismos internacionales para detener este proyecto destructivo (ver Boletines 29 y 30 del WRM). Sin embargo, como en el caso de los U’wa, el modelo de “desarrollo” tradicional y destructivo aún parece prevalecer, aunque el apoyo a la lucha de los Embera va en aumento. En un comunicado de prensa emitido el 8 de marzo, las 99 comunidades de pueblos indígenas, pescadores y campesinos de la baja cuenca del río Sinú han expresado que dada la situación actual, ellos comenzarán a actuar de manera abierta en defensa de sus hermanos y hermanas Embera en el caso de que sean expulsados de sus tierras. Ellos categóricamente culpan al gobierno por la situación de violencia reinante en el área y por haberse negado a dialogar con la gente afectada.

Los U’wa y los Embera han ahora unido sus fuerzas y están organizando la visita de una misión internacional a Colombia en marzo, la cual estará compuesta por representantes de organizaciones de derechos humanos, sociales y ambientales de diversas partes del mundo. El principal objetivo de la misión, qué comenzará a visitar las áreas afectadas el 18 de marzo es “ser testigo de la situación de peligro inminente que los pueblos Embera Katío y U’wa están sufriendo y hacer que el gobierno implemente los acuerdos que garantizan su supervivencia”. El objetivo de la misión consistirá en brindarles asistencia en su lucha por “el derecho de vivir como culturas indígenas y de tener opciones de vida y desarrollo alternativas”.

Fuentes: : CENSAT Agua Viva, 11/2/2000 and 9/3/2000, Camaemka, 25/2/2000;