Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Congo, R.D.: se convertirá Zimbabwe en miembro del club de madereros?

La República Democrática del Congo (RDC) posee casi la mitad de los bosques tropicales de África y el 6% de los bosques tropicales del mundo, y la zona fue designada recientemente por las Naciones Unidas como uno de los bosques más importantes del planeta.

Hasta hace poco tiempo, debido a carencias en materia de vías de comunicación terrestres y al conflicto permanente, las empresas dedicadas a la explotación de madera tropical no habían centrado su atención en este país. Pero ahora una compañía de Zimbabwe ha obtenido el derecho a explotar 33 millones de hectáreas de bosques de la RDC, el 15% del total de su superficie y diez veces el tamaño de Suiza. Supuestamente, esto es resultado de un acuerdo entre el gobierno de la RDC y representantes del presidente de Zimbabwe Robert Mugabe, a cambio de ayuda militar contra fuerzas rebeldes en el este del país, y es a la vez un desesperado intento de recuperar algunas de las pérdidas en las que incurrieron los líderes de Zimbabwe a raíz de su intervención en la RDC.

La concesión de madereo fue otorgada a Socebo, una subsidiaria de Cosleg (Pvt) Ltd. Cosleg es una joint venture entre la irónicamente denominada Operación Legitimidad Soberana (Operation Sovereign Legitimacy, Osleg,), una compañía controlada en gran parte por el ejército de Zimbabwe, y Comiex-Congo, una empresa cuya propiedad mayoritaria pertenece a la familia del Presidente de la RDC Joseph Kabila. Se espera que la operación rinda ganancias de hasta US$ 300 millones durante los dos o tres años que llevará extraer la madera más valiosa de las concesiones.

La intención es explotar cuatro concesiones, ubicadas en las provincias de Katanga, Kasai, Bandundu y Bas-Congo, y de cada una de ellas Socebo espera producir más de 150.000 metros cúbicos de madera por año a capacidad plena. El inicio de la explotación de todas las concesiones estaba programado para el 30 de abril de 2001 pero, según nuestro conocimiento, las fechas de inicio no se cumplieron. Al parecer la causa de este retraso es que la compañía no ha logrado recolectar los fondos necesarios, estimados aproximadamente entre US$ 30 y 40 millones por concesión, de los cuales más de la mitad serían solicitados a mercados financieros.

La madera sería exportada (dado que Zimbabwe se autoabastece), aunque una parte podría ser utilizada para consumo nacional en la RDC. En esta etapa no esté claro a dónde exactamente serán exportados los troncos, pero es probable que la madera extraída de la concesión de Katanga sea exportada por ferrocarril a Zambia y finalmente a Durban (Sudáfrica), de donde saldría a países fuera de la región. Las demás concesiones están situadas más al norte y debido a las malas condiciones de las carreteras, es probable que la madera sea trasladada por el río. Actualmente el 80% de los rolos exportados desde la RDC pasa por Congo-Brazzaville y su destino final es el mercado europeo. A juzgar por las tendencias regionales, Francia sería casi seguramente uno de los importadores principales (como lo es en los casos de Camerón, Gabón y Liberia).

La explotación maderera en la RDC ha sido realizada durante más de 60 años por lo que se ha convertido efectivamente en un cártel, compuesto por intereses franceses, belgas y algunos alemanes. Si una compañía no es miembro de este cártel, se considera extremadamente difícil o imposible que pueda operar en concesiones para la explotación maderera. Se convertirá Zimbabwe en un nuevo miembro de este “club” exclusivo y destructivo?

Artículo basado en información obtenida de:

“Zim loggers to ravage rainforest”, Jason Burke, The Mail&Guardian, 4 de setiembre de 2001; The World Guide 2001/2002; Global Witness, briefing document, 26th August 2001.