Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Congo, RD: el Banco Mundial reconoce fracaso del proyecto EESRSP

El Banco Mundial ha puesto los ojos en los vastos bosques tropicales de la República Democrática del Congo (RDC), segundos del mundo en tamaño después de la selva amazónica, a los que apunta como una meta.

En 2002 el Banco otorgó al gobierno de la RDC la financiación para elaborar un nuevo conjunto de leyes para el manejo de los bosques del país. En setiembre de 2003 el Directorio del Banco aprobó también un proyecto piloto para dividir los bosques del Congo en zonas para el madereo industrial, la conservación y el uso comunitario. En este proyecto, bautizado “Proyecto de emergencia económica y social y de apoyo a la reunificación” (EESRSP), se incluían US$ 4 millones para iniciar el proceso de “división en zonas” de los bosques de la RDC, abriendo potencialmente decenas de millones de hectáreas al madereo industrial.

Las organizaciones “pigmeas” y quienes las apoyan (Organisations Autochtones Pygmées et Accompagnant les Autochtones Pygmées en République Démocratique du Congo), en su propio nombre y en el de las comunidades locales afectadas dentro de la República Democrática del Congo, y representantes de las comunidades locales de Kisangani (provincia Oriental), Béni y Butembo (provincia de Kivu del Norte), Kinshasa/Mbandaka y Lokolama (provincia Ecuador), Inongo (provincia de Bandundu), Kindu (provincia de Maniema) y Bukavu (provincia de Kivu del Sur) presentaron una solicitud formal al Panel de Inspección del Banco Mundial, un “ente vigilante” oficial independiente, con motivo de que los planes del Banco Mundial amenazan con dañar los bosques tropicales del país y destruir el sustento de las personas que allí viven y de que el personal del Banco no puso en funcionamiento la Directriz Operacional sobre las Poblaciones Indígenas del Banco (OD 4.20) al elaborar el proyecto. Como resultado, el Panel de Inspección del BM inició una investigación preliminar del papel cumplido por el Banco Mundial en los bosques tropicales de la República Democrática del Congo.

En marzo de 2006 el Banco Mundial publicó información que revelaba que no había podido garantizar la debida protección del medio ambiente y los pueblos locales en sus programas en la RDC. Aunque reafirmó que “el Banco hizo todos los esfuerzos posibles para aplicar sus políticas y procedimientos y en lo concreto cumplir su declaración de principios en el contexto de los proyectos”, reconoció “que, con respecto al EESRSP, el Banco no cumplió plenamente con las disposiciones de la OP 4.01 y que la OD 4.20 debería haberse puesto en marcha durante la preparación del proyecto” (véase el informe completo en: http://www.rainforestfoundationuk.org/files/Bank_management_response_to_complaint.pdf.)

Estas revelaciones siguieron a las conclusiones preliminares del informe del Panel de Inspección del Banco Mundial (véase el informe completo en: http://www.rainforestfoundationuk.org/files/EligibilityReportFinal.pdf), según las cuales:

* el Banco reconoce no haber aplicado debidamente sus propias “políticas de salvaguardia” internas, elaboradas para garantizar que no perjudicará el medio ambiente ni los pueblos locales;

* el Banco declara que no estaba “al corriente de la existencia de comunidades ‘Pigmeas’” en las zonas que iban a ser afectadas por sus proyectos, pero que elaborará un plan para garantizar que los “Pigmeos” no sean perjudicados por nuevas actividades financiadas por el Banco;

* el Banco reconoce que fue “inapropiado” fijar objetivos relativos a la cantidad de nuevas concesiones al madereo que debería otorgar el gobierno congoleño como resultado de los proyectos del Banco Mundial.

Simon Counsell, director de la organización The Rainforest Foundation, con sede en el Reino Unido, declaró que “El Banco Mundial finalmente ha reconocido que sus actividades en los bosques tropicales de la RDC tenían defectos y que hay que mejorarlas. Esta es una gran victoria para los Pigmeos del Congo, cuyos derechos y sustento podrían verse gravemente dañados por el manejo inapropiado de los bosques tropicales del país”.

Artículo basado en información obtenida de “ World Bank admits to failures in protecting Congo’s rainforests – official ‘watchdog’ to investigate”, marzo de 2006, The Rainforest Foundation, http://www.rainforestfoundationuk.org/s-News