Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

El bosque en el noreste de la India

 

La región típicamente conocida como “el noreste de la India”, o simplemente “el noreste”, está apenas unida a la India continental por un puente terrestre de aproximadamente 20 kilómetros de ancho, y rodeada por Nepal, Bhután, China, Myanmar y Bangladesh. Hay más de 200 comunidades indígenas y tribales que viven en esta región, la mayoría de las cuales comparten similitudes en materia de cultura, alimentación, vestimenta, economía y política. Todas han elaborado diversas leyes e instituciones específicas de cada tribu.

A pesar de la creciente urbanización, particularmente en las capitales, la vida de las comunidades continúa, definida en gran medida por la naturaleza. Las montañas, los bosques y los ríos componen sus vidas. Paralelamente, el Estado y las empresas siguen impulsando su agenda de “desarrollo”, mucho más ahora que el capital mundial y las industrias extractivas se trasladan a zonas remotas. En el contexto de impulsar una agenda de “desarrollo” se vienen redefiniendo el significado y los usos del bosque.

Según las estadísticas, en la mayoría de los estados de la región la cobertura forestal supera entre el 70 y el 80 por ciento. Es una de las pocas regiones ecológicamente diversas e intactas que aún subsisten en el planeta. Dentro de esos bosques están las comunidades, que allí viven y se desarrollan. Ellas “poseen” y “controlan” estas zonas de bosque bajo control comunitario. Los Estados no tienen autoridad directa en estos bosques comunitarios, excepto en las reservas estatales o áreas protegidas. Por ejemplo, el 77 por ciento de la superficie del estado de Manipur son bosques, pero de éstos solamente cerca del 7 por ciento está bajo el control del gobierno del estado. En el resto de la tierra de bosques, el control directo recae en las comunidades. Sin embargo, en Assam, grandes zonas de bosque fueron destruidas cuando agentes coloniales británicos trajeron plantaciones comerciales de té. Hoy en día las plantaciones de té ocupan 312.210 hectáreas en Assam, considerada la región de cultivo de té más grande del mundo.

Las plantaciones de cultivos comerciales, especialmente el caucho, aunque no son nuevas en la región, se tragan cada vez más zonas de bosque intactas. Las plantaciones de té y café se expanden hacia el bosque de montaña. En Tripura, segundo mayor productor de caucho natural de la India, ya se inició la destrucción de los bosques, que han comenzado a retroceder ante las nuevas 100.000 hectáreas de plantaciones de caucho. La expansión se está llevando a cabo en bosques tribales administrados por autoridades locales. En los estados de Arunachal y Nagaland, también avanzan las plantaciones de caucho.

Otra expansión de plantaciones industriales es las de palma aceitera en Mizoram. El gobierno de Mizoram tiene como objetivo aumentar la superficie de las plantaciones de palma aceitera a alrededor de 150.000 hectáreas.

En Meghalaya, los impactos ambientales, y en particular la destrucción de los bosques por la minería de carbón y piedra caliza, han sido bien documentados logrando que el Tribunal Supremo prohibiera la minería de carbón. (1) El avance de las plantaciones comerciales y la minería a gran escala en tierras controladas por las comunidades ejerce también una gran presión sobre las sociedades y aldeas y provoca cambios en su naturaleza.

Las leyes e instituciones consuetudinarias que regulan los bosques de esta región difieren de una tribu a otra, pero tienen su base en la comunidad. Lo típico es que los jefes o el consejo de la aldea y/o del clan asignen la tierra del bosque a una familia para realizar allí agricultura itinerante (jhum). Si la parcela es abandonada, la tierra vuelve a la comunidad. No se permite la venta de tierras y las tierras comunitarias tampoco se heredan ni se transfieren como propiedad individual. Sin embargo, como resultado de presiones internas y externas han comenzado a darse tanto casos de venta de tierras como de transferencia de tierras a propiedad individual. Se sabe que actualmente algunos líderes tribales locales – a través de lo que se conoce como “certificado de no objeción” – han cedido tierras/bosque a empresas comerciales que presentan documentación de haber cumplido las salvaguardias ambientales y de otro tipo. Ha habido otros casos en que los consejos de aldea han retenido permisos de minería, brindando con ello una reconfortante demostración de que en ocasiones la autodeterminación funciona para el futuro.

La Ley de Tribus Registradas y otros Habitantes Tradicionales del Bosque (Reconocimiento de los Derechos Forestales) de 2006, es una política nacional progresista que busca reparar la injusticia histórica cometida contra las tribus y habitantes tradicionales del bosque. También se la ha llamado Ley de Derechos de los Bosques, Ley de Derechos Tribales, Ley Tribal y Ley de Tierras Tribales (ver Boletín 205 del WRM). Esta ley ha reconocido y consagrado por primera vez, entre otras cosas, los derechos sobre los bosques y la ocupación de los mismos por las tribus registradas y otros habitantes tradicionales que han residido en esos bosques durante generaciones, pero cuyos derechos no pudieron ser registrados. Con la excepción de Assam y Tripura, los otros seis estados del noreste no han implementado esta ley, con el argumento de que ya existe propiedad comunitaria del bosque y se podría correr el peligro de que las leyes externas terminen invalidando las autoridades locales existentes.

Entre los factores que pueden afectar profundamente al bosque de la región en los próximos años figuran la expansión de la minería, las represas, las autopistas, las vías férreas, las obras de infraestructura, las plantaciones comerciales, las actividades relacionadas con el cambio climático.

La minería de carbón es un problema crítico en los estados de Assam y Meghalaya. Debido a sus graves impactos ambientales, el Tribunal de la Suprema Corte especializado en temas ambientales prohibió la minería de carbón por ahora (1). Un derrame de petróleo provocado por las actividades de la empresa Oil and Natural and Gas Corporation (ONGC), en el distrito Wokha de Nagaland, dio lugar a la destrucción masiva de bosques y tierras de cultivo. (2) Las organizaciones locales han acudido a la corte reclamando indemnización y rehabilitación. Existen propuestas para realizar extracción de petróleo en los estados de Mizoram, Manipur y Arunachal. Todas estas propuestas implicarían la destrucción de zonas de bosque y su desvío para otros usos.

Además, el gobierno planea construir más de 150 represas, la mayoría de las cuales serán a gran escala. Sólo en el estado de Arunachal, el Gobierno ha firmado varios Memorandos de Acuerdos para la construcción de 127 represas en 42 ríos con unas 59 empresas dedicadas a la construcción de represas, con el objetivo de generar 42.591 MW de electricidad. Todas estas represas sumergirán grandes superficies de bosques densos e intactos. En Manipur se “canceló” la polémica represa Tipaimukh; su construcción habría sumergido 22.777 hectáreas de bosques. La oposición local sumada al clamor nacional e internacional facilitó este decisión inusual de suspender una represa que habría sumergido una gran superficie de bosques, destruyendo así innumerables medios de vida vinculados con estos bosques.

Las carreteras, las vías férreas y la infraestructura son prioridades del plan del gobierno de la India para “abrir” la región. “Abrir” la cultura y la “belleza” de la región al turismo, “abrir” el bosque y su capacidad de almacenar carbono y proveer de medicinas tradicionales a la extracción de madera, “abrir” al saqueo de minerales y a la instalación de infraestructura que vincule a la India con la geopolítica y económicamente influyente región de la ASEAN. Actualmente se están construyendo dos obras clave de infraestructura: la carretera transasiática y el ferrocarril transasiático. Se planea la construcción de una importante red de petróleo y gas que conecta el sur de Asia con el sudeste asiático, y ya está en marcha una Red Regional de Energía. Todas estas obras de infraestructura tendrán consecuencias directas en el modo y los medios de vida de los pueblos de los bosques, y destruirán grandes extensiones de bosque.

Cambio Climático y Bosques

Si bien las formas de vida de las comunidades que dependen de los bosques, como las que se encuentran en el Nordeste, tienen uno de los niveles de emisiones de carbono más bajos, el cambio climático igualmente ya afecta su modo de vida y sus medios de subsistencia. Estos impactos se ven exacerbados por la implementación de dos tipos de actividades relacionadas con los bosques que se supone ayudan a mitigar el calentamiento global. Uno de ellos consiste en restaurar tierras supuestamente “degradadas” o “proteger” los bosques existentes considerándolos depósitos o sumideros de carbono; el segundo tipo de actividad son las plantaciones industriales para biomasa con destino a la obtención de agrocombustible o la generación de energía. Las plantaciones creadas para estos fines – normalmente extensas superficies de monocultivos, controladas y dirigidas por empresas – de ningún modo pueden ser consideradas un bosque.

Uno de los arquitectos de los proyectos de carbono forestal en el Nordeste es el Banco Mundial.  Como parte de su estudio “El Nexo entre los Recursos Naturales, el Agua y el Medio Ambiente para el Desarrollo y Crecimiento en el Noreste de la India” (“Natural Resources, Water and the Environment Nexus for Development and Growth in North East India”) (3), el documento de antecedentes “La Financiación del Carbono y el Sector Forestal en el Noreste de la India” (“Carbon Finance and Forest Sector in North East India”) claramente apoya y prepara el camino para convertir la agricultura y los bosques en proyectos más “rentables” de carbono forestal. Otro documento de antecedentes para el mismo estudio, titulado “Revisión del Sector Forestal del Noreste de la India” (“Forest Sector Review of North East India”), también apunta a programas de captura de carbono en la región. Con la clara intención del Banco de intervenir en el sector forestal en el Nordeste, es probable que el proyecto “NE Medios de Sustento” (“NE Livelihoods”) del Banco Mundial tendrá importantes proyectos relacionados con el carbono. Si el plan de los bancos es involucrar a todo el Nordeste en este proyecto, y si los sumideros de carbono son parte del proyecto de cada uno de los componentes del distrito, todo el paisaje y las comunidades del Nordeste se verán negativamente afectadas por esta falsa solución a la crisis del clima.

La organización Community Forestry International (CFI), con sede en los Estados Unidos, inició el Proyecto REDD+ Mawphlang como el primer proyecto piloto de la región en 2011. (4) El proyecto REDD+ está situado en las colinas East Khasi, en el distrito de Meghalaya y a veces CFI se refiere a él como el “Proyecto REDD+ de la Comunidad Khasi Hills”. La zona del proyecto abarca 15.217 hectáreas compuestas de aproximadamente 9.270 hectáreas de densos bosques y 5.947 hectáreas de bosques abiertos en 2010. El bosque incluido en el proyecto REDD+ es un antiguo bosque sagrado. CFI enumera una serie de ONGs y entidades locales como colaboradores: la sociedad de Betania, el Consejo del Distrito Autónomo de Khasi Hills, Planet Action y la Fundación Waterloo, con sede en el Reino Unido. La sociedad de bienestar local de Mawphlang Ka Synjuk Ki Hima Arliang Wah Umiam figura como proponente del proyecto junto a CFI. La Fundación Waterloo brindó un apoyo financiero de 100.000 libras esterlinas al proyecto para 2011-12. Según el documento del proyecto, los derechos de carbono de los bosques incluidos en el proyecto REDD+ son para la sociedad de bienestar local de Mawphlang Ka Synjuk Ki Hima Arliang Wah Umiam. El proyecto REDD de la comunidad Khasi Hills fue certificado en marzo de 2013 por Plan Vivo (Edimburgo, Reino Unido). En junio de 2013 se emitieron 21.805 certificados de compensación de carbono en el Registro Markit, una base de datos del sector privado que hace el seguimiento de la emisión de créditos REDD+. Los documentos del proyecto sugieren que el proyecto está entrando a su segunda fase de implementación desde 2017.

Mientras que los documentos en línea contienen toda esta información citada anteriormente, los verdaderos “dueños” del bosque no saben siquiera qué es REDD+. Numerosos aldeanos solían cultivar en las lomas, pero cuando comenzó el proyecto REDD+ tuvieron que buscar otros lugares para plantar sus cultivos. Este proyecto REDD+ trae muy pocos beneficios para los aldeanos.

Otro nuevo proyecto REDD+ que cubre una superficie de 44.391 hectáreas se localiza en los distritos de Aizawl y Mamit de Mizoram. Este nuevo programa se lleva a cabo conjuntamente por el Consejo indio Indian Council of Forestry Research & Education (ICFRE), International Centre for Integrated Mountain Development (ICIMOD) de Nepal y la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ). (5) Al igual que con el proyecto REDD+ de Mawphlang, los aldeanos y los responsables de los consejos de aldea recibieron poca o ninguna información sobre el proyecto REDD+, su funcionamiento y sus implicaciones. Los proyectos REDD+ se presentan en los documentos como una salida al cultivo Jhum. También prometen que estas nuevas actividades de compensación del carbono forestal pueden atender las necesidades financieras de los pueblos. En dos pueblos visitados hasta ahora por este autor, el bosque existente se conservó durante muchos años por iniciativa de la aldea, antes de la llegada del proyecto REDD+. El proyecto de carbono ha monetizado y “tomado el control del bosque” de los aldeanos, quienes trabajaron muy duramente y se comprometieron de manera voluntaria para proteger el bosque mucho antes de la llegada del proyecto REDD+. Ésta es una nueva era en la que las comunidades pierden el control sobre sus bosques en favor de organizaciones externas.

El segundo tipo de actividad promovida en nombre de la protección del clima que ha afectado los bosques y los medios de subsistencia de las personas del Nordeste son las plantaciones para agrocombustibles, en su mayoría jathropa. La Comisión de Planificación del Gobierno de la India estableció comités para promover las plantaciones para agrocombustibles; en el Nordeste, la empresa conjunta D1-Williamson Magor es la principal promotora de las plantaciones de jatropha. D1 Oils Trading Ltd., U.K. fue una de las primeras empresas en adquirir tierras para la producción de agrocombustibles, y Williamson Magor es el mayor grupo de plantadores de té de la India. Tienen grandes planes de expansión, no solamente de las plantaciones de jatropha en el Noreste sino en todos los países de Asia y África. Anunciaron sus planes de establecer 100.000 hectáreas de plantaciones de jathropa en el Noreste solamente, y los agricultores y los Jhumias (los aldeanos que practican agricultura itinerante) fueron seducidos con préstamos bancarios y garantías de respaldo. Pero, al igual que en otros lugares, el experimento de las plantaciones de jathropa parece haber fracasado, y los costos los soportan los aldeanos que deben hacer frente a los gastos, pero sin aceite de jathropa para vender y con los campos cubiertos con la planta venenosa. Las visitas de campo mostraron cultivos abandonados y tierras Jhum cubiertas de jathropa. Lo que es más desconcertante es cómo los aldeanos y comunidades menos responsables del cambio climático están siendo forzados a asumir la tarea clave de reducir sus escasas emisiones de carbono. Hay noticias de que se relanzará con mucha fuerza la expansión de los agrocombustibles. Si estos planes se materializaran, eso significaría malas noticias para el bosque y para la producción local de alimentos de subsistencia.

Ram Wangkheirakpam, Director Ejecutivo de Indigenous Perspectives, Imphal, Manipur

(1) El artículo sobre la decisión del Supremo Tribunal por la que prohíbe la minería de carbono en el Norestr de la India está disponible en http://www.downtoearth.org.in/news/meghalaya-suspends-rathole-coal-mining-44432

(2) http://kanglaonline.com/2011/09/pil-seeking-rs-1000-crore-compensation-filed-for-oil-spill-in-nagaland/

(3) Estudio del Banco Mundial ‘Natural Resources, Water and the Environment Nexus for Development and Growth in North East India’; documento de antecedentes ‘Carbon Finance and Forest Sector in North East India’; y ‘Forest Sector Review of North East India’

(4) REDD+ in India, and India’s first REDD+ project: a critical examination. Informe de Soumitra Ghosh. Disponible en http://www.redd-monitor.org/wp-content/uploads/2011/11/03_Mausam_Sept-2011.pdf  ; resumen y comentario por REDD-Monitor disponible en http://www.redd-monitor.org/2011/11/29/indias-first-redd-project-in-the-east-khasi-hills-when-you-say-that-i-need-permission-to-cut-my-own-tree-i-have-lost-my-right-to-my-land/

(5) Mizoram seleccionó entre otros, para el proyecto REDD+ http://www.mizoramtourism.org/mizoram-news/mizoram-selected-among-others-for-redd-project y también ICFRE Initiatives sobre REDD+, las últimas 10 diapositivas se refieren al proyecto RED+ en Mizoram; disponible en: http://www.ignfa.gov.in/photogallery/documents/REDD-plus%20Cell/Modules%20for%20forest%
20&%20Climate%20Change2016/Presentations/Resource%20Persons/TPSingh_IGNFA18Oct2016.pdf

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *