Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

El mito de identificar alfabetismo y consumo de papel

El escenario actual, en el que la mayoría de los países se han convertido en meros mercados para un grupo crecientemente reducido de poderosas empresas que se los reparten y mantienen una red de vinculaciones comerciales –para las cuales desean cada vez más “vía libre”–, se ha fabricado también con lenguaje y la introducción de conceptos que se imponen como verdades.

Es así que en el tema del papel y su imposición como producto de consumo creciente, se ha utilizado también el lenguaje para crear una engañosa identificación entre consumo de papel y alfabetismo, implicando que se requiere más papel (y por ende más plantaciones para alimentar a más plantas de celulosa) para abastecer con material de lectura y escritura a poblaciones crecientemente alfabetas.

La falsedad de tal simplificación se demuestra con la simple comparación de cifras de alfabetismo y consumo anual per capita de papel y cartón, usando a la FAO y al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) como fuentes de información (cifras del año 2000). En la siguiente lista hemos seleccionado a algunos países con elevado índice de alfabetismo para poder analizar el tema, pero se puede recurrir a las fuentes mencionadas al final del artículo para ver que la situación se repite en prácticamente todos los países del mundo.

País Tasa de alfabetismo Consumo per capita (Kgs.)
Finlandia 99% 430,02
Estados Unidos 99% 330,80
Suecia 99% 279,68
Canadá 99% 263,30
Japón 99% 250,40
Francia 99% 191,.75
Chile 95,8% 52,82
Sudáfrica 85,3% 40,54
Brasil 85,2% 37,97
Tailandia 95,5% 30,81
Indonesia 86,9% 20,86
Kenia 82,4% 4,91
Vietnam 93,4% 4,23
De lo anterior surge claramente que países del Norte con idéntico índice de alfabetismo (99%) muestran consumos muy dispares de papel y cartón, en tanto que países del Sur, con niveles altos de población alfabeta consumen menos o mucho menos que los primeros. Dicha situación no se correlaciona con necesidades insatisfechas de papel, sino con un consumo dilapidador de papel –particularmente en el Norte- que nada tiene que ver con la satisfacción de las necesidades humanas. En suma, el argumento de que se necesita más papel para una creciente población alfabeta no es más que uno de los tantos engaños inventados para justificar el lucro del sector productor de celulosa y papel. No hay “hambre” de papel: hay un inmenso derroche.

Artículo elaborado en base a información obtenida de: World Resources Institute, Paper and paperboard consumption per capita, datos de la FAO de 2000, http://www.earthtrends.wri.org/text/ENG/variables/573.htm ; PNUD, Índice de Desarrollo Humano, tasa de alfabetismo adulto, 2000, http://hdr.undp.org/reports/global/2002/en/indicator/indicator.cfm?File=indic_277_1_1.html