Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Estados Unidos: Kinkos dice NO a los árboles transgénicos

La ingeniería genética avanza a toda carrera en su afán de suministrar árboles genéticamente diseñados para las plantaciones comerciales, incorporando características como la resistencia a los herbicidas, producción de insecticidas, crecimiento rápido y bajo contenido de lignina en los árboles para adaptarlos a los requerimientos del comercio.

El intento de modificar árboles genéticamente es parte de una larga historia de intentos de convertir ecosistemas diversos en fábricas de producción para uso único. Con la Revolución Verde iniciada en la década de los cincuenta, que implicó la industrialización y “mercantilización” de la agricultura, el sólido paradigma del manejo diverso de los bosques ha sido reemplazado en forma creciente por un modelo que no ofrece espacio para otros usos de los bosques que no sean la extracción de fibra de madera, del cual su máxima expresión es la plantación de monocultivos de árboles en gran escala.

En un paso más en esta dirección, las industrias se han asociado con algunas autoridades gubernamentales y universidades para hacer realidad las plantaciones de árboles modificados genéticamente. Si bien afirman que evalúan los posibles impactos ambientales, surgen ensayos de campo con árboles modificados genéticamente en todo el mundo. Estos ensayos no están aislados de su entorno y su impacto sobre el medio ambiente es impredecible. Las primeras especies transgénicas que se utilizarán comercialmente en plantaciones serán álamo, pino y eucalipto. Los árboles transgénicos involucran una serie de amenazas, entre ellas, la pérdida de millones de kilómetros cuadrados de bosques, la perturbación de poblaciones de insectos, pájaros y fauna silvestre, la contaminación del agua y el suelo, y el aumento del uso de herbicidas y plaguicidas. También conducirán a la contaminación inevitable e irreversible de los bosques con polen modificado genéticamente, dando lugar a un efecto dominó perpetuo.

En la comunidad académica y la sociedad civil han surgido muchas voces de fuerte oposición a esta tendencia. Desde marzo del 2002 se ha iniciado una campaña contra los árboles transgénicos organizada por Action for Social & Ecological Justice (ASEJ, anteriormente Eastern North American Resource Center de la Native Forest Network), miembro fundador de la Alianza Global contra los Arboles Genéticamente Manipulados (Global Alliance Against Genetically Engineered Trees – GAAGET). A principios del otoño de 2002, ASEJ realizó sesiones de estrategia regional en las cuatro regiones de Estados Unidos más profundamente involucradas en la investigación y desarrollo de árboles modificados genéticamente. A continuación se realizó una sesión de estrategia nacional en la que participaron grupos como Rainforest Action Network, la Dogwood Alliance y Forest Ethics. El propósito de esta campaña es lograr la prohibición internacional de la utilización de árboles transgénicos en el medio ambiente, incluyendo sitios de ensayo y aplicaciones comerciales.

También hay algunas buenas noticias. Kinkos, el gigante de las fotocopias, anunció que no trabajaría con proveedores que utilicen árboles modificados genéticamente. Esta es la primera medida de este tipo en relación con árboles transgénicos, y constituye un paso trascendente e innovador hacia la eliminación de las graves amenazas ecológicas que representan los árboles modificados genéticamente.

“Elogiamos esta decisión de Kinkos y felicitamos a Rainforest Action Network y a la Dogwood Alliance por esta importante victoria”, declaró Brad Hash, responsable de la campaña contra los árboles genéticamente manipulados de ASEJ, quien confía en que esto sea el comienzo de una ola que se transmita a toda la industria. ASEJ dará a conocer sus objetivos como organización en la conferencia de la Coalición de Solidaridad con América Latina (Latin American Solidarity Coalition -LASC) a realizarse en Washington, DC durante la segunda semana de abril. Se eligió esta conferencia como punto de partida debido a las amenazas inminentes que plantean los árboles transgénicos a bosques y pueblos indígenas de América Latina. La campaña incluirá días nacionales de acción en localidades claves en todo EE.UU.

Artículo basado en información obtenida de: “Kinkos Policy Major Step Toward GE Tree Eradication”, comunicado de prensa de ASEJ, 13 de marzo de 2003, enviado por Elizabeth Bravo, Acción Ecológica, correo electrónico: ebravo@accionecologica.org; “ASEJ’s Campaign Against Genetically Engineered Trees”, Action for Social and Ecological Justice, correo electrónico: info@asej.org , http://www.asej.org/getrees.html , “GE Trees”, Global Alliance Against GE Trees, correo electrónico: gaaget@gaaget.org ; http://www.gaaget.org