Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Este Asiático: Conferencia Ministerial sobre madereo y comercio ilegales

Todos los países participantes de la Conferencia Ministerial del Este Asiático sobre Aplicación de Leyes Forestales y Gobernabilidad (FLEG, por su sigla en inglés), que tuvo lugar en Bali, Indonesia, acordaron aprobar una Declaración ministerial de 13 puntos en la que se comprometen, entre otras cosas, a tomar medidas inmediatas contra los delitos forestales. La conferencia duró tres días y asistieron aproximadamente 150 participantes de más de 15 países.

En el primer punto de la declaración los participantes destacaron que llevarían a cabo acciones inmediatas para intensificar los esfuerzos nacionales y fortalecer la colaboración bilateral, regional y multilateral para abordar las violaciones de las leyes forestales, en particular el madereo ilegal, el comercio ilegal asociado y la corrupción.

El Ministro de Bosques de Indonesia, M. Prakosa, afirmó: “Debemos tomar medidas severas contra el madereo ilegal. Hay pautas que indican que el madereo ilegal se realiza en complicidad con el comercio ilegal. En consecuencia, el combate contra el madereo ilegal nacional y el control del comercio ilegal son dos acciones que debemos realizar en forma conjunta”.

Varias ONGs indonesias que participaron en la conferencia y observaron muy de cerca el proceso de elaboración de la declaración, elogiaron el trabajo de la conferencia por haber logrado plantear varios temas importantes, como la corrupción generalizada entre los burócratas y la importancia de respetar los derechos tradicionales de las comunidades locales e indígenas sobre los bosques. En relación a este punto, Longgena Ginting, del Indonesian Forum for the Environment (Walhi) afirmó que “antes esos temas se consideraban tabú, pero en esta conferencia los participantes los discutieron en forma franca y abierta. Valoramos eso”. Pero además Ginting desafió a los gobiernos a transformar de inmediato la declaración en programas concretos y sólidos.

Las ONGs también expresaron su desilusión por el hecho de que ningún funcionario del gobierno de Malasia asistiera a la conferencia, teniendo en cuenta que ese país tiene una enorme industria maderera que consume una gran cantidad de madera talada en forma legal e ilegal en los bosques de Indonesia.

Los países participantes también se comprometieron a involucrar a los actores relevantes, incluyendo a las comunidades locales, en el proceso de toma de decisión en el sector forestal, como forma de promover la transparencia, reducir las posibilidades de corrupción, asegurar una mayor igualdad y minimizar la influencia indebida de los grupos privilegiados.

Además, se propuso la revisión de los marcos de referencia de las políticas forestales nacionales existentes e introducir reformas adecuadas a las políticas, incluso en lo relativo al otorgamiento y control de concesiones, subsidios y capacidad de procesamiento excesiva, para evitar las prácticas ilegales.

Longgena Ginting de Walhi exhortó al gobierno indonés a tomar de inmediato medidas severas contra toda actividad de madereo ilegal, incluso llevando ante los tribunales a las compañías madereras que utilicen madera talada ilegalmente. “También pedí al gobierno que comenzara a investigar a fondo la actividad de madereo ilegal en el Parque Nacional de Tanjung Puting, en Kalimantan Central, que se sostiene es respaldada por Abdul Rasyid, un miembro de la Asamblea Consultiva del Pueblo”, afirmó.

Artículo basado en información obtenida de: Jakarta Post, 14.9.01, enviado por Watch Indonesia!