Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

India: el escándalo del proyecto de la represa de Dandeli

Los megaproyectos de represas son manifiestamente negativos para el ambiente y las poblaciones locales, quienes deben soportar directamente sus consecuencias. Con frecuencia los gobiernos, las consultoras y las empresas –todos ellos interesados en la realización de tales proyectos– adoptan prácticas corruptas a fin de llevarlos adelante. Esto es justamente lo que sucedió en el caso del proyecto de la represa Dandeli en India.

Durante los meses de agosto y setiembre de 2000 la ONG ambientalista india Environment Support Group (Grupo de Apoyo Ambiental) denunció “el peor caso de fraude en la historia de las decisiones de carácter ambiental en la India”. La consultora internacional Ernst and Young y la empresa Murdeshwar Power Company (MPC) –responsables del proyecto de la represa Dandeli sobre el Río Kalim en el Districto de Uttara Kannada– estuvieron directamente implicados en el escándalo. La consultora plagió la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) utilizada previamente para otro proyecto de represa –el Proyecto de Aumento de la Capacidad de Tattihalla, preparado por el Instituto de Estudios de Cuenca y Manejo Ambiental– y la usó para el caso de la represa de Dandeli.

A pesar del fraude, el 21 de agosto de 2000 la autoridad ambiental estatal procedió a convocar a la Audiencia Pública Ambiental exigida por la ley, en la que se manejó el documento fraudulento. Incluso, durante la audiencia, matones a sueldo que representaban a los promotores del proyecto amenazaron a quienes cuestionaban la validez de todo el proceso. Durante un mes entero el gobierno de Karnataka se rehusó a aceptar los hechos, pero a la vez aconsejó secretamente a MPC que presentara una nueva EIA del proyecto a efectos de evitar ulteriores problemas. Sin embargo aquí no termina esta intrincada historia . . .

Entre setiembre y octubre del año pasado Tata Energy Resource Institute (TERI) –una agencia de investigación privada muy conocida en la India– elaboró lo que denominó una EIA del proyecto, pero que en realidad no era más que otra farsa. No resulta creíble que la preparación del trabajo de campo y la evaluación en el terreno de un área tan extensa y rica en biodiversidad forestal, en una región de dificil acceso debido a su topografía y durante la estación lluviosa puedan ser realizadas en el lapso de apenas un mes. En una carta dirigida al Dr. R.K. Pachauri, Presidente de TERI, el Environmental Support Group manifestaba: “Resulta sorprendente el bajo nivel del estudio realizado por TERI, que incluso no satisface el exiguo nivel de exigencias de la EIA en la India. Además llega a la conclusión de que la represa no provocará impactos significativos sobre los bosques de Dandeli, sin siquiera aportar alguna evidencia que sustente esta afirmación. Incluso el Dr. Ranjit Daniel –una autoridad en materia de biodiversidad de la región, quien revisó la EIA a nuestro pedido– calificó la información de carácter ecológico que se presenta como ‘secundaria y espuria’”.

También se ha denunciado la existencia de implicancias en este negocio sucio. Las autoridades ambientales de Karnataka y el Ministro de Industrias R.V. Deshpande, que representa los intereses de Dandeli, y que es políticamente cercano al impulsor del proyecto R.N. Shetty, están en una posición comprometida. La sociedad civil india está exigiendo que la cuestión sea dirimida en los tribunales.

Artículo basado en información de: Environment Support Group, Diciembre de 2000;