Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Indonesia: el proyecto de fábrica de celulosa de UFS amenaza los bosques y las comunidades aledañas

La industria indonesa de celulosa y papel está imponiendo actualmente una gran presión sobre los bosques. En este contexto se planea construir en la provincia de Kalimantán del Sur una enorme fábrica de celulosa y chips de madera de 1.200 millones de dólares.

El proyecto pertenece a la empresa “United Fiber System” (UFS), perteneciente, entre otros, a inversores suecos. La nueva fábrica de celulosa empeoraría aún más la destrucción actual de los bosques de Indonesia, y agravaría los problemas asociados tanto a escala local como nacional.

Actualmente, la industria de la celulosa se alimenta principalmente de los bosques tropicales y de la tala ilegal. Entre el 75% y el 80% de la madera utilizada en la industria de la celulosa en Indonesia proviene de los bosques, e informes recientes efectuados por organismos internacionales de investigación y financiadores internacionales indican que la mayoría de la madera extraída de los bosques indonesios (cerca del 73%) es producto de la tala ilegal.

Mientras no se elimine la deforestación y la tala ilegal asociada provocadas por la industria de la celulosa, cualquier inversión en una nueva fábrica de celulosa no haría más que agravar los problemas estructurales de la deforestación. Todas las grandes fábricas de celulosa en Indonesia han causado ya sea problemas sociales importantes, contaminación o deforestación, y en la mayoría de los casos, las tres cosas juntas. Las investigaciones indican que la proyectada fábrica de celulosa en Kalimantán del Sur no sería la excepción.

Solamente dentro del área de concesión de la UFS, 73.000 hectáreas de bosques correrían grave riesgo, y la fábrica de chips de madera pondría en riesgo otras 40.000 hectáreas de valiosos valles boscosos. Como lo admite la UFS, para un futuro cercano proyecta una ampliación de la capacidad de producción de las instalaciones que la haría llegar a 1.200 millones de toneladas de celulosa por año, lo cual seguramente implicaría la destrucción de más bosques aún.

Por otro lado, la evaluación de impacto ambiental (EIA) de la UFS, que se filtró al público pese a los esfuerzos de la compañía por mantenerla en secreto, concluye que sería de esperar una pérdida total de la vida acuática en la zona de la fábrica de celulosa, cuya consecuencia sería la pérdida del sustento para cientos de personas que viven de la pesca tradicional. A su vez, la EIA de la empresa prevé un incremento regional masivo de las enfermedades respiratorias agudas, las enfermedades de la piel y la malaria. La construcción del puerto de aguas profundas para la fábrica de chips de madera destruirá preciosos bosques de manglares –de los que quedan pocos–, y dañará considerablemente la vida acuática de la zona.

La red de ONGs indonesas CAPPA, una alianza comunitaria de militancia contra la industria papelera, evaluó la situación de cuatro pueblos pesqueros, entre ellos los que viven de la cría de camarones y cuyas zonas de pesca serán probablemente afectadas por los desechos de la fábrica proyectada. Las zonas de cría de camarones utilizadas por las comunidades locales están a tan solo 400 metros del sitio previsto para la fábrica. Además, según la información obtenida por CAPPA, este sitio está ubicado sobre un cementerio ancestral y en la fase inicial de adquisición de tierras para la fábrica ya se han generado conflictos con la comunidad.

La fábrica de celulosa y chips de madera proyectada no contribuye al desarrollo sostenible de Borneo indonesio sino que, por el contrario, contribuye a generalizar la deforestación y a degradar aún más la naturaleza y las condiciones de la vida humana en la región.

Artículo basado en información obtenida de: “Environmental organisations oppose the building of the new pulp mill in Indonesia”, Finnish Association for Nature Conservation, Friends of the Earth y Finnish ECA Reform Campaign, http://www.vientiluotto.net/Epretxt.html#070604; carta a James D. Wolfensohn sobre la garantía de OMGI para la fábrica de celulosa de 1.200 millones de dólares prevista por la United Fiber System Pulp Mill en Kalimantán del Sur, WALHI, https://www.mpi.org.au/kampanye/hutan/strukturisasi/lamp_sp_wksel_150304/; carta conjunta de ONGs internacionales a las empresas austriacas implicadas en el proyecto de fábrica de celulosa, divulgada por Daniel Hausknost, Amigos de la Tierra Austria, correo electrónico: daniel.hausknost@global2000.at