Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Indonesia: los impactos de género de las plantaciones comerciales de árboles

La pérdida de acceso a los recursos forestales no sólo se produce con la deforestación de los bosques, sino también cuando las plantaciones comerciales de árboles reemplazan a los bosques. Es bien conocido que las plantaciones de árboles de especies introducidas plantadas con fines comerciales para los mercados locales e internacionales, carecen de los productos del bosque no relacionados con la madera, especialmente los recursos utilizados para vivienda, elementos del hogar, alimentos, combustible, artesanías y medicinas.

Menos conocidos son los impactos específicos que producen las plantaciones comerciales de árboles sobre las mujeres, especialmente los relacionados con los cambios en la disponibilidad de recursos que generalmente se encuentran en los bosques y su escasez o ausencia en las plantaciones. Un estudio realizado en Indonesia demuestra que ese tipo de impactos incluye, entre otros:

– Escasez de alimentos. Las mujeres son tradicionalmente recolectoras de vegetales del bosque. A medida que se talan los bosques para ceder lugar a las plantaciones, ya no hay alimentos disponibles, excepto en áreas de “bosque profundo” donde sólo los hombres pueden llegar (y no en la periferia o en los límites de los bosques donde las mujeres tienen acceso). Como resultado, es más difícil para las mujeres recolectar los alimentos necesarios y se vuelven más dependientes de los hombres en la recolección de vegetales del bosque.

– Escasez de leña. La leña es escasa en las plantaciones de árboles y la recolección está restringida en ciertas áreas, lo que aumenta la cantidad de horas que las mujeres invierten en recolectar menos cantidad de madera que antes. Como consecuencia, las mujeres deben contar con que los hombres recolecten leña, dado que tienen acceso a áreas mayores y más alejadas de bosque.

– Escasez de agua. Algunas especies introducidas (por ejemplo el eucalipto) requieren más cantidad de agua y pueden causar la disminución de la capa frenética y la pérdida de recursos de agua para el consumo y la agricultura. Lo mismo se aplica a las plantaciones comerciales de teca que producen impactos similares sobre los recursos de agua. Como resultado, durante la estación seca las mujeres pueden llegar a necesitar entre diez y doce horas del día para hacer dos viajes para buscar agua, debido al agotamiento de los recursos de agua producido por las plantaciones. Esto representa una carga de trabajo adicional para las mujeres.

En resumen, menos alimentos, menos leña y la disminución de los recursos de agua significan una mayor carga de trabajo de las mujeres y al mismo tiempo una disminución de la cantidad de recursos recolectados. Además, la necesidad de recurrir en mayor medida a los hombres tiende a disminuir el papel de la mujer y genera aún más desigualdad en la toma de decisiones.