Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Indonesia: producción de papel amenaza comunidades y bosques en Sumatra

Sabido es que la industria productora de celulosa y papel en Indonesia –y en el mundo– es ambiental y socialmente destructiva. Una de las empresas más importante del mundo en producción de celulosa y papel es Asia Pulp & Paper Company, que se sitúa en el puesto numero 10 del ranking mundial. Una de sus subsidiarias es la empresa Indah Kiat Pulp and Paper, cuya planta productora de celulosa y papel se encuentra situada en la localidad de Perawang al sur de Sumatra.

Esta empresa tiene un largo historial en materia de impactos. Es acusada de devastación ambiental, de ignorar descaradamente los derechos de las comunidades locales y la legislación del país, recurriendo tanto a presiones indebidas como a sobornos a funcionarios de gobierno. El papel “barato” que produce –obtenido al alto costo de la destrucción de los bosques, la contaminación de los ríos y la liquidación de los medios de vida de los pobladores locales– es finalmente vendido principalmente en Europa y Asia.

Indah Kiat Pulp and Paper adquiere la mayor parte de la madera que utiliza como materia prima a través de un contrato a largo plazo con la empresa PT Arara Abadi (empresa afiliada de Indah Kiat Pulp and Paper), que tiene una concesión otorgada por el Gobierno de Indonesia para explotar nada más ni nada menos que 300.000 hectáreas de bosque.

Esta empresa es la que se encarga de destruir los bosques, asegurándole a Indah Kiat Pulp and Paper el suministro de madera. Actualmente también están comenzando a utilizar como materia prima madera proveniente de plantaciones de especies de rápido crecimiento tales como acacias y eucaliptos, que también son causa de destrucción de bosques y medios de vida de las poblaciones locales.

Adicionalmente, las actividades de Indah Kiat Pulp and Paper no sólo destruyen los bosques de Indonesia –que son y han sido un elemento muy importante para las poblaciones locales– sino que los efluentes de las plantas productoras de celulosa y papel están contaminando los ríos, dejando así a las comunidades locales sin una importante fuente de su sustento.

En efecto, los habitantes de Perawang, solían ganarse la vida a través de la pesca en el río Siak. Según declaraciones de uno de los habitantes de la zona al diario británico The Guardian, “en ese río solían pescar cada uno de los pescadores un promedio de 10 kilos de pescado, pero hoy en día es muy afortunado quién logra pescar uno o dos –no kilos– sino pescados”. Como resultado, los pobladores se han visto forzados a dedicarse a la tala ilegal de árboles para asegurar su sustento.

Según estudios realizados al respecto, se estima que de no mediar cambios, los bosques de Sumatra desaparecerán en un período de 5 a 10 años y para ese entonces las comunidades deberán enfrentar una nueva y mucho peor crisis que la actual, ya que no quedarán ni los ríos ni los bosques que históricamente les aseguraron su supervivencia.

Este es un ejemplo más de una empresa que genera gravísimos impactos sociales y ambientales negativos. Por un lado, genera deforestación debido a la corta de bosques para obtener la materia prima –con el aval del gobierno de Indonesia que otorga las licencias– para sus plantas de celulosa y papel, y además a través de las plantaciones de monocultivos de acacias y eucaliptos, que resultan en la definitiva destrucción del bosque. Pero como si ésto no bastara, sus depredadoras y contaminantes actividades, obligan a los pobladores locales de Perawang a tener que cambiar su estilo de vida –basado en la pesca– y dedicarse a la tala ilegal para poder sobrevivir, por lo que la empresa es también responsable de esta deforestación adicional.

Artículo basado en información obtenida de: The Guardian