Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Laos: proyecto de represa Nam Theun 2 resulta en aumento del madereo

El Banco Mundial está al borde de tomar la decisión de otorgar un préstamo de US$ 100 millones como garantía para la represa de generación hidroeléctrica de Nam Theun 2 propuesta en Laos. Sin la garantía del Banco Mundial los inversores comerciales no se arriesgarán a prestar dinero a un proyecto de joint venture con el ex “régimen comunista” de Laos (ver Boletín 44 del WRM).

Hace cuatro años, el Banco Mundial creí un Grupo Internacional de Asesoría (GAI) “para brindar una evaluación independiente del manejo del Grupo del Banco Mundial de los temas ambientales y sociales relacionados con el proyecto hidroeléctrico Nam Theun 2 propuesto”.

Sin embargo, en vez de proporcionar una “evaluación independiente”, el GAI se ha transformado en un promotor entusiasta del proyecto. En lugar de examinar si el proyecto cumple con las normas del Banco Mundial, el GAI recomienda que “proyecto debería pasar a la etapa de evaluación [por parte del Banco Mundial] y a su concresión”.

De hecho, el proyecto viola varias normas del Banco. Las normas del Banco sobre bosques, por ejemplo, establecen que “la participación del Banco en el sector forestal, apunta a reducir la deforestación, aumentar la contribución ambiental de las áreas boscosas, reducir la pobreza, y fomentar el desarrollo económico”. En el caso del proyecto Nam Theun 2, una compañía maderera de Laos dirigida por militares ha talado buena parte de los 470 kilómetros cuadrados del área a ser ocupada por el reservorio de la represa y al mismo tiempo ha talado áreas de bosque fuera del área del embalse. El proyecto ya ha contribuido a aumentar la pobreza, en la medida que los pobladores han perdido sus bosques a manos de las compañías madereras, y son excluidos de las áreas remanentes de bosques para preservar la biodiversidad.

En mayo de 2000, el Banco Mundial publicó un informe, “Misión de Investigación sobre el Madereo: Informe Técnico”, donde se documentan ejemplos de madereo fuera del área del reservorio de la represa. La Misión describió el madereo en distintas áreas supuestamente fuera de los límites habilitados para madereo como “sistemático”, “extensivo”, “difundido”, y “a gran escala”. Informó sobre la existencia de “madereo reciente sistemático y a gran escala (cientos de tocones)” dentro del área Nacional de Conservación de la Biodiversidad (NBCA, por sus siglas en inglés). El proyecto de represa de generación hidroeléctrica sostiene que la NBCA será conservada a través del financiamiento de quienes impulsan el proyecto.

La Misión también detectó “madereo a gran escala, sistemático” en las áreas en las que se planifica la reubicación de los pobladores a ser desalojados para dar lugar a la represa. En vez de señalar que este madereo está relacionado con el proyecto, e infringe claramente las normas del Banco Mundial sobre bosques y reasentamiento involuntario, el GAI informó en marzo de 2001, que “se sentía alentado por varios cambios en el sector forestal” y que “la gran mayoría de las acciones ilegales” habían sido detenidas. El informe del GAI simplemente ignora el perjuicio que ya ha sido causado por el madereo.

El madereo relacionado con el proyecto ha favorecido el desarrollo de una considerable industria de la madera en el área. El informe del GAI analiza las “presiones para la tala” y menciona a una compañía taiwanesa, Chang Lin, que ha construido un “complejo de procesamiento de madera muy grande en las afueras de Laksao”, que está procesando árboles del género Fokienia para la exportación. Uno de los productos de la fábrica es el enchapado para exportación a Europa y Australia. La Misión del Banco Mundial señala que Fokienia es una especie relativamente rara y que las únicas fuentes cercanas a la fábrica se encuentran en el área Nacional de Conservación de Biodiversidad y en el área de Extensión del Norte, zona que el propio GAI ha recomendado “en forma firme y reiterada” que debe ser protegida “por su biodiversidad única”.

La fábrica de Chang Lin es sólo una parte de la capacidad excesiva de procesamiento de madera de esta zona de Laos, parte de una industria que ha crecido como resultado directo del madereo de la represa propuesta de Nam Theun 2.

En 1996, Margules Groome Poyry, una subsidiaria australiana de Jaakko Poyry, la firma consultora de temas forestales más grande del mundo, elaboró un “Informe Forestal” sobre el proyecto Nam Theun 2. De acuerdo a los consultores, las exigencias de una industria forestal en expansión deben satisfacerse mediante un programa de plantaciones. Agregan que “el uso de mano de obra de los poblados reasentados, en combinación con programas de capacitación y administración adecuados podrían suministrar importantes cantidades de fibra de madera en el futuro”. En otras palabras, los pobladores desalojados para dar paso a la represa serán empleados en las plantaciones de árboles que suministran fibra de madera para el mercado mundial. El conocimiento sobre los bosques de los pobladores, sus medios de sustento y su cultura simplemente se harán desaparecer.

Cuando el Grupo Internacional de Asesoría del Banco Mundial visitó Ban Sailom, uno de los poblados de los que ya se habían trasladados pobladores para dar paso al proyecto de la represa, los pobladores los recibieron entregándoles plantas de orquídeas del bosque. El informe del GAI comenta que “la generosidad hacia los visitantes es una característica de la cultura del pueblo, pero la conservación de la naturaleza no lo es”. El GAI recomienda “la educación en la conservación de la naturaleza” que incluya videos, diapositivas y carteles para los pobladores desalojados para dar paso a la represa.

Este incidente pone en evidencia el análisis tendencioso propio del GAI. En vez de centrarse en los problemas ambientales y sociales asociados a un proyecto hidroeléctrico masivamente destructivo, el GAI parece decidido a mostrar a los pobladores como una amenaza para los bosques.

En vez de involucrarse todavía más en este desastroso proyecto, el Banco Mundial debería rechazar el proyecto de generación hidroeléctrica Nam Theun 2 y comenzar un proceso de compensación a los pobladores que han visto perjudicados sus bosques y sus fuentes de sustento a consecuencia de este proyecto.

Por: Chris Lang.