Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Malasia: convirtiendo manglares en granjas camaroneras

El Carbonero Común (Parus major), verde oscuro o amarillo, es una especie de ave que habita en los manglares costeros de Malasia; ambos están desapareciendo mientras el país redobla sus esfuerzos para promover la agricultura. Los agricultores industriales están transformando los pantanos de Kuala Selangor, 90 kms al noroeste de la capital, Kuala Lumpur, en granjas camaroneras, amenazando un delicado ecosistema que es el hábitat de cientos de especies.

Productos marinos y madera de los bosques de mangles son una fuente de ingresos para los pobladores. Pero además, los manglares forman una protección natural contra las tormentas o los tsunamis, como el que azotó parte de Malasia peninsular el pasado diciembre, y mostró la importancia de estos bosques para el ecosistema y las vidas humanas.

Los manglares protegieron varias islas de Indonesia y la costa noroeste de Malasia de los peores efectos del tsunami, motivando al Primer Ministro Malayo, Abdullah Ahmad Badawi, a pedir su preservación. “Los bosques de mangles no deberían ser tocados, actúan como una barrera para las grandes olas…rompen las olas”, dijo.

Los manglares tienen sistemas complicados de raíces profusas que combaten la erosión ayudando a mantener unido el suelo de la costa, formando un escudo contra las olas destructivas y dando sostén a un variado ecosistema que es el hogar de insectos, peces y nutrias. Los cangrejos violinistas azules y anaranjados corren de costado a través del pantano en Kuala Selangor junto con los saltafangos y los caracoles, mientras los monos crestados se balancean en las ramas de los árboles donde aletean 156 variedades de pájaros.

Pero a comienzos de este año, una franja de 8 kms de manglares fue transformada en una granja camaronera en Kuala Selangor. Las estadísticas del Departamento de Bosques muestran que en 2003 Malasia peninsular tenía una superficie de 85.800 hectáreas de bosques de mangles, contra 86.497 hectáreas en 2002.

“No podemos buscar caracoles y otras cosas aquí. Solíamos obtener 30 kgs antes, pero ahora no hay nada. Simplemente nos damos una vuelta para juntar lo que ha quedado”, dijo Hassan Yatim mientras recogía postes de mangle para su huerta.

Las granjas camaroneras también han cambiado el estilo de vida y la dieta de los animales en el pantano de Kuala Selangor. El Martín Pescador, el Alcaudón y las aves zancudas ahora se dirigen a las granjas para buscar un botín fácil, en lugar de cazar su presa en el espeso manglar dentro de las 200 hectáreas de parque natural. Las nutrias de pelo liso también van directo a las granjas camaroneras, particularmente cuando los trabajadores distribuyen el alimento a los camarones.

A pesar de la amenaza al ecosistema, el Departamento de Bosques dice que estas granjas son legales ya que parte de los pantanos de Kuala Selangor que antes era una reserva forestal, ahora está clasificada como tierra para la agricultura.

Mientras que los beneficios a corto plazo van para las empresas detrás del negocio camaronero, las grandes pérdidas en términos de medio ambiente y medios de subsistencia serán soportadas por la gente del lugar.

Extraído y adaptado de: “Development Threatens Malaysia’s Mangroves”, Jahabar Sadiq, Reuters News Service, distribuído por The Mangrove Action Project News, número 158, julio 2005, correo electrónico: mangroveap@olympus.net