Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Malasia: el triste papel del sector académico

Se anunció recientemente la creación de una joint-venture entre el Grupo KTS y la empresa Sarawak Timber Industry Development Corp. (STIDC) con la finalidad de establecer más de 260.000 hectáreas de plantaciones forestales en las zonas de Bintulu y Baram. El proyecto prevé la instalación de plantaciones para turnos de 15, 25 y 35 años. El Grupo KTS tiene experiencia en plantaciones forestales, dado que maneja un proyecto de 57.000 hectáreas en Sabah. También realizó plantaciones de cacao durante la década de 1970. La Universidad Malaysia Sarawak (Unimas) participará del proyecto desarrollando un sistema de información geográfica (SIG) para el manejo de las plantaciones de pulpa y de palma aceitera. KTS habrá de ofrecer conferencias a los estudiantes de SIG de la Unimas acerca de las aplicaciones prácticas de esta técnica en plantaciones y realizará con ellos visitas de campo a determinadas áreas del proyecto.

He aquí otro buen (mal) ejemplo de cómo parte del sector académico -en este caso la Universidad Malasia Sarawak- juega alegremente el “triste papel de ‘expertos’ rentados que justifican ‘científicamente’ todo lo que deba ser justificado en favor de las grandes empresas forestadoras” (ver Boletín 25 del WRM). En lugar de poner su conocimiento académico y técnico al servicio de la lucha de su propio pueblo por defender su ambiente y sus medios de vida, esta institución prefiere apoyar directamente a quienes los destruyen. La lógica y la justicia patas para arriba.

Fuente: “Joint venture to set up tree plantations” por Jack Wong, The Star, 3/8/99, enviado por Pro Regenwald, Comentarios a cargo del Secretariado Internacional del WRM.