Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Malasia: los manglares de Penang y la conservación de la biodiversidad

La Asociación para el Bienestar de los Pescadores Costeros de Penang (PIFWA, por su sigla en inglés) realizó recientemente un taller sobre la importancia de los manglares. Los pescadores tuvieron allá un espacio para destacar lo que ya sabían: que el bosque de manglares es una parte inherente de su sustento ya que está estrechamente relacionado con la pesca. Sin manglares no habría peces en el mar, dado que los mismos juegan un papel vital como intermediarios entre los ecosistemas marinos y terrestres.

Este rico ecosistema es el hogar de varias especies acuáticas (todo tipo de peces, caracoles, berberechos, camarones y cangrejos), reptiles como víboras y lagartos, pájaros locales y migratorios, insectos y mamíferos como monos, jabalíes y nutrias. Allá, la marea permite la formación de pantanos donde crecen árboles, con un sistema complejo de raíces que sobresalen del barro y se convierten en un paraíso para varias especies acuáticas que encuentran allá refugio para reproducirse y alimentar a sus crías.

Pero los manglares cumplen otras funciones: sus fuertes raíces mantienen firme el suelo y protegen a las tierras del interior contra la erosión, las tormentas y las inundaciones. También la madera de manglar se puede utilizar para la construcción; sirve para hacer embarcaderos, casas, cercas y mojones. Se puede usar como combustible, y hasta el propio proceso de quemarla para obtener carbón vegetal es beneficioso: el humo se canaliza en un embudo donde por condensación se vuelve a convertir en agua. Esta agua tiene muchas propiedades útiles, por ejemplo, tiene efecto medicinal para la tos y enfermedades de la piel. Incluso la corteza del árbol tiene ciertas propiedades que fortalecen las telas y las redes, si se las hierve en agua, una condición que los pescadores aprovechan. Con la tecnología adecuada, la corteza también sirve como pintura anti-áxido y protectora para botes y embarcaderos.

Como fuente de alimento, los frutos del manglar son comestibles y las hojas son buen alimento para cabras y ovejas. Y se dice que la miel de abejas que construyen sus colmenas en un bosque de manglares es más potente, porque estas abejas tienden a ser más grandes y silvestres. Las raíces son adecuadas para fabricar mangos de hachas y cuchillos.

Sin embargo, todas estas cualidades de un ecosistema tan complejo y pródigo están siendo destruidas. En la isla de Penang, quedan sólo 900 hectáreas de manglares, y sólo la mitad es considerada reserva de bosque. Desde 1966, se han destruido 130 hectáreas de manglares por año. Desgraciadamente, este proceso se está produciendo a nivel mundial, y está relacionado con la cría industrial de camarón realizada por las grandes corporaciones (ver Boletín 51 del WRM).

En Balik Pulau, Penang, lo que antiguamente era una exuberante franja de bosque de manglares fue invadido por cientos de hectáreas de estanques de cría de camarón en Kuala Sungai Pinang y Pulau Betong. Lo mismo sucede en Sungai Chenaam y Batu Kawan, en Seberang Perai Selatan. Los pescadores costeros de Batun Kawan recuerdan que no hace mucho, no necesitaban internarse demasiado en el mar para pescar porque encontraban en el manglar la pesca para el día y más todavía. Ahora el lugar estácubierto de carreteras y edificios, y el río Jejawi estácontaminado porque la acuicultura exige el uso de gran cantidad de insumos químicos. Los pescadores informaron que en aquellas áreas donde se talaron bosques de manglares se registra la reducción gradual de la pesca a lo largo de los años.

Cuando se destruye un manglar, se elimina también todo el ecosistema viviente que contiene y se pierden en forma irrecuperable los beneficios a largo plazo y de largo alcance que produce. Las actividades con fines de lucro (para unos pocos) significan un saqueo irresponsable de los recursos de los pobladores locales y la destrucción de la biodiversidad … la misma biodiversidad que el propio gobierno de Malasia se comprometió a proteger. Si los acuerdos internacionales son coherentes, entonces el gobierno debería apoyar a los pescadores (que quieren conservar la diversidad biológica) contra la industria camaronera (que sólo quiere obtener ganancias). ¿Lo hará?

Artículo basado en información obtenida de: “Workshop on the importance of mangroves”, The Late Friday News, 95th Edition, 17/3/02.