Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Malasia: persiste el conflicto provocado por la represa de Bakun en Sarawak

El proyecto de la represa hidroeléctrica de Bakun ha provocado una generalizada preocupación a nivel de las ONGs ambientalistas, las organizaciones sociales y de pueblos indígenas en Sarawak. Las mismas se han opuesto a este megaproyecto, por considerarlo innecesario -puesto que la demanda actual y futura de energía del país están adecuadamente cubiertas con la cantidad de electricidad producida hoy en día- y negativo desde el punto de vista ambiental y social, ya que una tercera parte de lo que queda de los bosques primarios de Sarawak se encuentra en el área a ser afectada por la represa. Ello forzaría la migración de los pueblos indígenas que habitan la cuenca. En mayo de 1997 la Coalición de ONGs Preocupadas por Bakun (Gabungan) instó a ABB, el principal contratista implicado en el proyecto, a abandonarlo definitivamente (ver Boletín 2 del WRM). En febrero de 1998 el Comité Popular de la Región de Bakun exhortó al gobierno del estado y al Comité de Reasentamientos de Bakun a archivar el expediente de reubicación de los habitantes de Bakun, que estaba programada para julio de ese año (ver Boletín 9 del WRM).

A pesar de las severas objeciones formuladas y de la reducción de la escala del proyecto original, su implementación continuó en tanto los problemas señalaron persistieron. El 10 de junio ppdo. Gabungan emitió el siguiente comunicado de prensa acerca de esta conflictivo asunto:

“Reviviendo el Proyecto de Bakun

El anuncio por parte del Primer Ministro de fecha 8 de junio en el sentido de que se reduciría la escala de la represa de Bakun a 500 MW de capacidad, pone en el tapete algunas cuestiones fundamentales:

1. Si el tamaño de la represa habrá de reducirse, ¿por qué el gobierno sigue insistiendo con el reasentamiento de 10.000 indígenas?

En un principio la represa de Bakun fue proyectada para generar 2.400 MW y el tamaño del área de inundación requerida implicaba el desplazamiento de 10.000 indígenas pertenecientes a 15 aldeas. Ahora que la represa ha sido redimensionada, ¿por qué debería ser trasladado el mismo número de personas? Da para pensar que si el Gobierno de Sarawak hubiera seguido las recomendaciones de sus consultores en el Proyecto Hidroeléctrico de Bakun, el reasentamiento habría sido postergado lo más posible hasta tanto se procediera a la inundación del reservorio. Lo que es más, ahora que la escala de la represa ha sido reducida no hay necesidad de mover a tanta gente.

Lo que realmente ha sucedido a partir del estudio realizado por la Misión de Investigación enviada por la Coalición de ONGs Preocupadas, es que las autoridades de Sarawak han procurado acelerar el reasentamiento. Quieren que la “Operación Exodo” esté terminada para agosto de 1999. Además de la razón explicada anteriormente, el Esquema de Reasentamiento de Asap constituye un error gigantesco de planificación, que acarreará, entre otros, los siguientes serios problemas:

– En Asap no hay oportunidades de conseguir un puesto de trabajo. La única compañía plantadora de palma aceitera allí existente recién ha realizado la instalación de los plantines, así que la gente tendrá que esperar cinco años hasta tanto los árboles estén maduros para la cosecha. Ello aún suponiendo que el trabajo en las plantaciones fuera adecuado para los pueblos indígenas de Bakun, los que han prosperado en base a la agricultura migratoria y a la extracción de productos forestales, viviendo en sus comunidades tradicionales durante siglos. La extensión de tierra que les ha sido asignada (3 acres) no es la que les fue prometida (3 hectáreas) y es por cierto insuficiente para el trabajo requerido por cada hogar, aún sin tener en cuenta a los descendientes que vendrán.

– Las unidades habitacionales en el Esquema de Reasentamiento de Asap -pequeñas, de madera barata, mal construidas y a un costo de 52.000 RM- serían consideradas por los malayos del Oeste un verdadero robo. Siendo éste el mayor esquema de reasentamiento para pueblos indígenas hasta ahora existente, resulta escandaloso que todavía no tenga el certificado de habilitación correspondiente. La autoridad competente aduce que el diseño de las casas y de las instalaciones es defectuoso.

El informe completo de la Misión de Investigación será publicado en junio de este año y sometido a la consideración de los gobiernos federal y estadual.

2. Las represas no pueden ser consideradas renovables.

Las represas hidroeléctricas, así como las plantas de generación nucleares o a carbón, no pueden ser consideradas “renovables”. La experiencia a nivel mundial en lo que respecta a las represas hidroeléctricas demuestra que las mismas son destructivas para el ambiente y tienen un período de vida determinado, luego del cual deben ser desmontadas, a un costo enorme. Es por ello que el Banco Mundial ya no financia más represas hidroeléctricas. Nuestras represas de las Tierras Altas de Cameron son apenas una advertencia en ese sentido. La Represa de Chenderoh tuvo que ser agrandada y hubo que instalar nuevas máquinas.

3. Alternativas a la Represa de Bakun

Como respuesta a nuestra crisis en el suministro de agua, todavía estamos por ver de parte del gobierno medidas de ahorro energético y tendientes a asegurar que nuestras estaciones generadoras funcionen con total eficiencia. Otros países que recorrieron ese camino pudieron reducir el consumo de combustibles y el costo de generación casi una década antes de la mitad de los ’70, ¡tan sólo mediante el ahorro de energía! El propio Ministro de Energía ha dicho que, si se implementan medidas de ahorro de energía, el sector industrial puede ahorrar hasta RP685 millones anuales en costos energéticos.

Hemos destacado que el país debe contar con un inventario de sus necesidades energéticas y no sólo con proyecciones del consumo de electricidad. Ello implica la recolección de datos confiables sobre los tipos de energía que pueden producirse y las diferentes cantidades usadas en el país, tanto a nivel doméstico como industrial, la optimización de la relación entre la energía generada y sus usos para evitar el despilfarro, y la utilización de más fuentes renovables.

No se ha ofrecido al país un panorama completo de las opciones que tenemos. Por ejemplo, se nos dijo que el proyecto de Bakun implicaría un ahorro en el consumo de gas, pero no se informó al público ¡que todos estos años hemos estado vendiendo sin ton ni son gas a Japón y a otros países!

Si realmente necesitamos represas hidroeléctricas, éstas deberían ser pequeñas, construidas in situ para el suministro de agua a las aldeas y las industrias locales, sin que haya necesidad de mover forzosamente a los indígenas de su lugar de residencia.

4. ¿Para qué queremos industrias tóxicas y consumidoras de energía como la fundición del aluminio?

La primera justificación que se dio en la década de 1980 para la construcción de la represa de Bakun fue la necesidad de generar energía para una fundición de aluminio en Bintulu. Esta es una industria de la que los países desarrollados quieren deshacerse, pasándosela a pobre gente como nosotros, ya que es tóxica para el ambiente y consume enormes cantidades de energía. Es increíble que a esta altura, cuando se supone que somos más conscientes de los problemas ambientales y estamos más prevenidos de la intención de los países centrales de hacer dumping con sus industrias tóxicas hacia el Sur, se proponga de nuevo la fundición del aluminio. ¿Quién habrá de ganar con esta inversión?

5. El derecho a estar informados

El gobierno debería ser transparente en lo referido a los costos del proyecto, los términos de los contratos, etc. Lo que es más, la opinión pública tiene derecho a saber porqué Ekran Berhad y Bakun Hydroelectric Corporation habrán de recibir la escandalosa suma de RM 950 millones como compensación. Hasta ahora no fue posible que nos dieran esa información. El proyecto de Bakun ha estado desde el principio envuelto en controversias debido al secreto con que se han manejado estos detalles. Esperamos que esto cambie ya que toda la sociedad malaya tiene derecho a estar informada respecto a cosas que afectan su vida y su bolsillo

Publicado por: Dr. Kua Kia Soong, en representación de la Coalición de ONGs Preocupadas por Bakun”

Fuente: Antares, Magick River, 10/6/99.