Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Nigeria: la lucha continúa

Han pasado cuatro años desde el juicio que condenó a muerte a Ken Saro Wiwa junto a otros ocho activjÿtas por los derechos humanos a manos de la dictadura militar nigeriana el 10 de noviembre de 1995. El episodio generó la condena y la indignación a nivel mundial. Sin embargo -y a pesar de los cambios a nivel político acaecidos en ese país- la destrucción del ambiente y las violaciones a los derechos humanos asociados a la prospección y extracción de petróleo en la región del Delta del Niger continúan.

Una delegación de representantes de organizaciones sociales y ambientalistas estadounidenses que visitó la región en el mes de setiembre informó que la irresponsabilidad de las compañías petroleras multinacionales que allí operan -fundamentalmente Shell y Chevron- respecto de las cuestiones ambientales y sociales, está amenazando la sobrevivencia de la población local y la frágil estabilidad política del país. El gobierno de Nigeria aún no ha atendido lo estipulado en el proyecto de ley de Derechos del pueblo Ogoni. Esta norma garantizaría la existencia de dicho pueblo en sus territorios tradicionales. Por otra parte las autoridades siguen actuando abiertamente en favor de las compañías petroleras y en contra de su propio pueblo, al no implementar la evaluación de impacto ambiental independiente en Ogoniland, recomendada por las Naciones Unidas. La degradación ambiental y la pobreza afectan no sólo a los Ogoni, sino también a otros pueblos del Delta del Niger, tales como los Ijaw, los Itsekiri y los Urhobos.

“Nosotros los Ogoni hemos sido engañados durante los últimos 41 años en relación con una justa redistribución de los ingresos obtenidos de la prospección y extracción de petróleo en nuestra tierra por parte de Shell, con la ayuda del gobierno de Nigeria. No es necesario reiterar el hecho que en una tierra bendita en abundancia por la naturaleza nos hemos visto enfrentados a la pobreza y la injusticia. Nuestro pueblo no tiene para mostrar más que su sacrificio y durante mucho tiempo esta gigantesca corporación multinacional ha estado humillando nuestra existencia. Shell ha deteriorado nuestro ambiente con la prospección petrolera y nos ha dejado a cambio una tierra degradada y contaminada y un aire y un agua envenenados” señala una declaración de MOSOP-UK (Movimiento por la Sobrevivencia del Pueblo Ogoni, por su sigla en inglés) emitida el 10 de setiembre. Los Ogoni rechazaron el así llamado “Programa de Desarrollo” propuesto por la empresa para sus territorios y declararon a Shell “persona non grata” en Ogoniland.

“Señor, llévate mi alma, pero la lucha continúa” dijo Ken Saro Wiwa poco antes de ser ejecutado. Este, su último mensaje, mantiene todo su vigor y significado en estos tiempos difíciles.

Fuentes: MOSOP Ogoni, 10/9/99, 20/9/99,  National Congress USA (INCUSA), 20/9/99.