Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Pakistán: la prolongada lucha de las poblaciones locales por los bosques

La industria petrolera ha sido denunciada por sus prácticas ambientalmente destructivas en las selvas de Pakistán (ver Boletín 9 del WRM). Sin embargo, no es ésta la única actividad que las está amenazando. Durante los últimos dos años, los moradores de los bosques del Distrito Dir han llevado adelante con coraje una guerra contra el contrabando de madera, el sistema centralizado y burocrático de manejo forestal, y la apropiación por parte de las élites locales, los compradores de royalties y la administración del Distrito, de las royalties sobre los bosques de miles de pobres y marginados pertenecientes a los pueblos indígenas. El actual movimiento de protesta comenzó en 1997 luego que la administración local, en componendas con influyentes políticos y contratistas madereros, les usurparon su parte de las royalties.

Dado que las autoridades prestaron oídos sordos a las demandas populares, en 1997 cientos de habitantes de los bosques organizaron una marcha de protesta a Peshawar, la capital provincial. Cuando llegaron a Peshawar fueron detenidos y golpeados por la policía. Percibiendo la gravedad de la situación, el Ministro Jefe de la Provincia convocó a una reunión con el consejo representativo local de los elders-jirga. Se formó un Comité Indagatorio que incluyó a miembros de la judicatura y del departamento forestal. Dos meses y medio después, el comité emitió un informe que apoyaba la posición de los reclamantes y que declaraba “ilegal” la distribución de Rs 200 millones por parte de los compradores de royalties. La mayoría de los morosos identificados por el Comité Indagatorio pertenece a los principales partidos políticos del país y son miembros de las Asambleas provincial y nacional. Entre las recomendaciones que formula el Comité se encuentran la recuperación del dinero adeudado, la distribución de las restantes royalties a través de la administración distrital, la identificación clara de los detentores de las royalties, el ordenamiento de la tenencia de tierras en la zona y el inicio de acciones disciplinarias contra el ex-Comisionado Asistente del Distrito de Dir.

Sin embargo, el informe del Comité Indagatorio no fue hecho público. Entonces los afectados organizaron una nueva campaña de protesta y establecieron un campamento en Peshawar. La administración local fue obligada a implementar casi todas las recomendaciones formuladas por el Comité Indagatorio. Debido a presión política e intereses creados, la administración del Distrito se las arregló para ir prolongando la implementación de esas directivas. A raíz de ello, se inició una tercera etapa de la protesta en febrero de 1999. Durante cinco meses los manifestantes acamparon frente a la sede de la autoridad distrital y algunos comenzaron una huelga de hambre.

Los defensores de los bosques entraron en contacto con Awami Forestry Ittehad (Coalición de los Pueblos de los Bosques), una organización de base conformada por grupos de acción locales, solicitándole ayuda en su lucha por la conservación de sus medios de vida y de los recursos forestales nativos. Como consecuencia se estableció la red de monitoreo Dir-Kohistan Watch Cell, con la finalidad de lograr apoyo a nivel de la opinión pública y de presionar al gobierno.

El 4 de junio la policía detuvo a cientos de moradores de los bosques y miembros de ONGs locales que realizaban una sentada y huelga de hambre en contra de la ilegal distribución de las royalties forestales. Tras el arresto, los manifestantes organizaron una larga marcha hacia la capital, Islamabad. Dos mil residentes de los bosques, entre los que se contaban niños, ancianos y discapacitados participaron en esta ardua marcha. Al tercer día el gobierno les pidió que suspendieran la movilización, prometiéndoles que el asunto sería resuelto en no más de una semana. Los mismos aceptaron la propuesta, pero al fin de cuentas las autoridades no mantuvieron su palabra. La situación es ahora incierta puesto que los grupos movilizados dieron al gobierno un plazo que expiraba el pasado 25 de junio.

Los manifestantes de Pakistán están solicitando el apoyo de todas las personas preocupadas por su justa lucha en pro de sus medios de vida y del ambiente. Por favor, escriban a las siguientes autoridades, reclamándoles: la liberación de los detenidos en Dir-Kohistan, el establecimiento de un comité independeinte de investigación para indagar las brutalidades cometidas por la policía del distrito y la administración local de Dir, y la implementación de las recomendaciones del Comité Indagatorio.

Las cartas o mensajes electrónicos pueden ser enviados a:

Sr. Primer Ministro de Pakistán
Secretaría
Islamabad, Pakistan

Sr. Ministro del Interior
Gobierno de Pakistán
Secretaría
Islamabad, Pakistan.

Sr. Ministro de Información
Gobierno de Pakistán
Secretaría
Islamabad, Pakistán.

Sr. Ministro Jefe de NWFP

Sr. Inspector General de Policía, NWFP

Misión de Pakistán ante Naciones Unidas (New York)

Embajada o consulado pakistaní en sus respectivos países.

Por favor enviar copia de su correspondencia a SUNGI Fundación para el Desarrollo.

(Se ruega no mencionar a SUNGI en sus mensajes a las autoridades pakistaníes).
Fuente: SUNGI, 24/6/99.