Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Papúa Nueva Guinea: el poder de las corporaciones mineras

Las operaciones mineras en Papua Nueva Guinea (PNG) forman parte de la política respaldada por el FMI que abre el país a las inversiones extranjeras para la explotación no sustentable de recursos naturales orientada a la exportación. Los antecedentes graves de actividades mineras incluyen inundaciones de bosques y hogares causadas por el vertido de rocas de desecho y niveles de mercurio en el río Ajkwa cuatro veces superiores al máximo permitido de 0,001 mg/l (Boletín 7 del WRM, diciembre de 1997).

Y ahora, una vez más, el poder de las grandes compañías se hace sentir: la legislación relacionada con la minería (la Ley de Continuación de las Minas en Ok Tedi, asociada al Acuerdo sobre Continuación de Minería y Comunidades), que ha sido avalada por el gobierno de PNG ha generado conmoción en las comunidades ambientales y de derechos humanos. Estos grupos afirman que esto permitirá a BHP y Ok Tedi Mining (OTML) (un consorcio dirigido por la empresa BHP Billiton con sede en Australia) evadir su responsabilidad por los daños ambientales en la provincia occidental de PNG.

Según un resumen proporcionado por Slater and Gordon, una firma legal australiana que presentó una demanda contra la compañía, los contratos le otorgarán al consorcio inmunidad legal irrestricta por la contaminación y destrucción causados hasta ahora y en el futuro por las operaciones de la mina Ok Tedi. La OTML no estará obligada a detener el ingreso de desechos en el sistema del río en el futuro, y tendrá permitido aumentar la cantidad de cobre que se le permite verter al sistema hídrico actualmente.

La nueva legislación eximirá a BHP y a OTML de cualquier responsabilidad en los procedimientos actualmente en curso en la Suprema Corte de Victoria en Australia. Los propietarios de las tierras también perderán sus derechos a exigir el cumplimiento de un acuerdo suscrito en 1996, así como a cualquier derecho legal futuro para demandar a la OTML por daños o catástrofes ambientales.

La Suprema Corte de Victoria amplió una orden provisoria para impedir que la Ok Tedi Mining Ltd hiciera que los propietarios de tierras firmasen los Contratos de Continuación de Minas. El gobierno de PNG sostiene que 138 de los 149 poblados requeridos ya firmaron los contratos, pero se acusa a la OTML de escoger a personas individuales para que firmen en representación de sus poblados. Los Contratos de Continuación de Minas firmados por cualquier integrante de un poblado con o sin autoridad adecuada serían obligatorios para los demás habitantes de ese poblado.

La mina Ok Tedi es considerada como un activo nacional por el Primer Ministro de Papua Nueva Guinea, Sir Mekere Morauta y el gobierno cree que cerrar la mina devastaría la economía nacional. La mina aporta el 10 por ciento del producto nacional bruto del país y el 20 por ciento del total de exportaciones. La decisión tomada implica entonces que el gobierno considera que devastar el medio ambiente y las fuentes de sustento de los pobladores locales es un costo “menor” dentro de la economía general.

Pero esos costos son enormes. Según la Fundación de Conservación Australiana (Australian Conservation Foundation), casi 70 kilómetros del río Ok Tedi están “casi biológicamente muertos” y 130 kilómetros de ribera del río han sufrido “degradación grave”. La población de peces ha disminuido entre 50 y 80%, según el propio informe interno de la OTML, mientras que 30.000 propietarios de tierras río abajo perdieron su capacidad de vivir de su propia tierra. Además, un Grupo Científico de Revisión de la OTML identificó la posibilidad de un colapso total de la actividad pesquera.

Gabia Gagarimabu, diputado de South Fly, describe la decisión tomada por el gobierno como una desgracia. “El Proyecto de ley es representativo de la forma en que la BHP ha dictado condiciones al gobierno de PNG desde el mismo momento en que llegó a Papua Nueva Guinea.” Esta legislación es una prueba (al igual que en muchos otros países), del poder de las compañías mineras transnacionales.

Artículo basado en información obtenida de: Drillbits & Tailings, volumen 6, número 10, diciembre 30 de 2001 (BHP Billiton Runs From Responsibilities In Papua New Guinea), Project Underground.