Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Papúa Nueva Guinea: ¡Que Dios ayude a sus bosques contra tales “guardianes”!

El programa “Dateline” de la cadena de televisión australiana SBS produjo un documental sobre el fraude, la incompetencia, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos por las compañías madereras transnacionales en Papúa Nueva Guinea. El documental expone casos generalizados de madereros que violan mujeres del lugar amenazándolas con armas de fuego y propietarios de tierras forzados a firmar documentos legales también a punta de pistola. Según el programa, la policía está en las nóminas de las compañías madereras y que las madereras extranjeras “son la única ley” en sus áreas de concesión de madereo.

En vez de solicitar la investigación inmediata de acusaciones tan graves, ¡la Asociación de Industrias Forestales de Papúa Nueva Guinea y la Junta Nacional de Bosques respondieron acusando al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), al Eco-Forestry Forum y a otras ONGs de ser “títeres” de países extranjeros y del Banco Mundial!

Pero las críticas a las compañías madereras provienen de todas las tiendas. Los dirigentes sindicales “han tomado decenas de declaraciones de mujeres y niñas que afirman ser rutinariamente amenazadas con pistolas y que se disparan tiros para asustarlas y obligarlas a tener sexo”. El equipo de revisión independiente del Banco Mundial informa que las Autoridades Forestales de Papúa Nueva Guinea son “incompetentes prácticamente en todos los niveles del proceso de manejo de bosques”. La abogada Annie Kajir narra testimonios de que en el área del río Bamu en la provincia occidental, “los propietarios de tierras son obligados a firmar documentos a punta de pistola”. Un oficial de policía dice que “la policía es reclutada por las compañías madereras sólo para proteger sus intereses, y que se encerró a un hombre en un contenedor de transporte marítimo durante tres días.”

Cuando se la confronta con esas acusaciones documentadas, la Asociación de Industrias Forestales de Papúa Nueva Guinea simplemente niega todo, y culpa a terceros de la destrucción de los bosques diciendo: “La causa principal de la deforestación de Papúa Nueva Guinea, como en el resto del trópico, es la conversión del bosque para destinar la tierra a la agricultura o debido a los incendios”. En su respuesta de cuatro páginas a “Dateline”, la Asociación pregunta: “¿No será que el problema real … es que el Banco Mundial y sus socios de las ONGs no pueden aceptar que no son los verdaderos guardianes de los bosques de Papúa Nueva Guinea ante los ojos del país?”

Nosotros podríamos preguntar: ¿serán las compañías madereras transnacionales que operan en Papúa Nueva Guinea los “verdaderos guardianes”? Si ese fuera el caso, entonces ¡que Dios ayude a los bosques y al pueblo de Papúa Nueva Guinea!

Artículo basado en información obtenida de: Forest Conservation News Today. “Papua New Guinea: Loggers Accused of Corruption and Rape” (http://forests.org/emailaction/png.htm ); “SBS accuses loggers of corruption”, AAP, en el National (PNG), 2 de mayo de 2001, por Kevin Ricketts.