Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

República Democrática del Congo: Pigmeos se enfrentan al desarrollo maderero del Banco Mundial

Conjuntamente con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Banco Mundial está apoyando el desarrollo de nuevas leyes forestales generales en el Congo, además de la zonificación de toda el área de bosque del país, lo que implica el madereo de unas 60 millones de hectáreas de bosque tropical. Más de 100 grupos de medio ambiente, desarrollo y derechos humanos se habían opuesto en febrero de este año a esos proyectos (ver boletín del WRM No. 80).

Este proceso ha estado en debate durante algún tiempo. En febrero y marzo de 2003 ya habíamos publicado pruebas difundidas por el activista Karl Ammann, quien hizo público cómo una Ayuda memoria del Banco Mundial era en realidad el consejo del Banco Mundial sobre la forma de reactivar el sector forestal (ver boletines del WRM No. 67 y 68) para transformar a la RDC en el primer productor de madera de África. El Banco Mundial ha estado por tanto armando la base para el desarrollo del madereo industrial en el país.

Sin embargo, esto no sucedería sin impactos. De acuerdo a las propias estimaciones del Banco, unos 35 millones de los 50 millones de habitantes del Congo dependen de los bosques para su supervivencia. Todas estas personas podrían sufrir en el mejor de los casos el deterioro de sus formas de sustento, o incluso su destrucción.

El pasado 8 de julio, uno de los grupos potencialmente más afectados — los pueblos “Pigmeos”– presentaron su caso directamente al Presidente del Banco Mundial James Wolfensohn solicitándole que detuviera los planes que podrían desatar una ola de destrucción en los bosques tropicales húmedos donde viven. Esta acción tuvo lugar durante una video conferencia organizada por Rainforest Foundation del Reino Unido, que también está luchando contra los planes del Banco de un masivo aumento del madereo en el Congo.

Ésta no sería la primera vez que el Banco Mundial distorsiona la vida de los “Pigmeos”: en Camerún, los Bagyeli –uno de los muchos y distintos pueblos “Pigmeos” — enfrentan la amenaza del oleoducto auspiciado por el Banco Mundial que se va a construir a través de sus tierras. Los “Pigmeos” son habitantes de los bosques y conocen el bosque, sus plantas y sus animales íntimamente. Viven de cazar animales como antílopes, cerdos y monos, de la pesca y de la recolección de miel, ñame silvestre, pequeñas frutas y otras plantas. Sus hogares en el bosque están siendo amenazados por el madereo, y son desplazados por los colonos. En algunas partes han sido desalojados por la fuerza y sus tierras han sido designadas como parques nacionales.

“Usted no debe olvidar que la vida de los pueblos indígenas depende del bosque”, le dijo Adolphine Muley de la Unión Congolesa de Mujeres Indígenas (UEFA) al Presidente del Banco Mundial. “Para un ‘Pigmeo’ hablar de la explotación del bosque es hablar de reforzar la miseria y la pobreza. Ustedes deben aplicar estrategias para que los pueblos ‘Pigmeos’ no sean afectados por el sistema que están desarrollando”.

Artículo basado en información obtenida de: “Congo ‘Pygmies’ meet with World Bank President”, comunicado de prensa de Rainforest Foundation, 8 de julio de 2004, http://www.rainforestfoundation.org.uk , enviado por Simon Counsell, correo electrónico: SimonC@rainforestuk.com ; “Tribes & People Groups. Pygmies”, The Africa Guide, http://www.africaguide.com/culture/tribes/pygmies.htm