Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Vietnam: modelo forestal en crisis

En Vietnam se está desarrollando actualmente un programa de “reforestación” en gran escala. De acuerdo con fuentes oficiales, 850.000 hectáreas de árboles se implantaron en el país entre 1993 y 1995. Extensas áreas del país fueron cubiertas de monocultivos forestales, cuyo objetivo es en gran medida la exportación de “chips” para Taiwán y Japón. Este esquema no tiene como finalidad satisfacer las necesidades de los campesinos, los aldeanos ni aún de la economía vietnamita en el largo plazo. Hoy en día el negocio del papel en Vietnam se encuentra enfrentado a una severa crisis, dado que se está produciendo más madera de la que la capacidad de procesamiento instalada puede aceptar.

Hasta el presente, 364.000 hectáreas en el norte del país han sido destinadas a la forestación por acción de estamentos oficiales, que han contado con la colaboración de consultoras internacionales y agencias internacionales de “ayuda”. Un conjunto de ONGs han facilitado la implantación de otras 327.426 hectáreas. Es propósito del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural contar con un total de 1,3 millones de hectáreas de plantaciones para producción de madera con el fin de producir 450.000 toneladas de papel al año para el 2010.

Sin embargo, este desarrollo no ha ido acompasado con un aumento de la capacidad de procesamiento de pulpa y ahora la madera está siendo estoqueada por los abastecedores, sin posibilidad aparente de que nadie vaya a comprarla. Ello pone a la industria en la absurda situación de tener que importar pulpa para la fabricación de papel, mientras que cientos de metros cúbicos de madera están apilados en espera del día en que los productores de pulpa puedan procesarlos.

A pesar de declaraciones provenientes del sector de la producción de papel, se han hecho realmente pocos esfuerzos para aumentar su capacidad de procesamiento. Según observadores, las autoridades no han sido capaces de coordinar el esfuerzo necesario para resolver el problema. La papelera Bai Bang, por ejemplo, recientemente aumentó su producción de 48.000 a 55.000 toneladas de papel terminado al año. Pero quienes llevaron adelante el plan han descuidado el estimular la producción de pulpa, sin la cual no puede producirse papel. Esto significa que los que producen la madera no pueden venderla. Los grandes perdedores en todo este asunto son, como siempre, los campesinos, que fueron seducidos por las promesas de la rápida obtención de beneficios resultantes de sus lotes plantados. Hoy en día están percibiendo el riesgo de perder sus medios de vida, lo que los está disuadiendo de plantar los árboles que el gobierno pretende que planten.

Para obtener información detallada sobre las plantaciones y la industria del papel en Vietnam, los invitamos a consultar .”Reforestation in Vietnam in the context of the globalization of the pulp and paper industry” de Chris Lang, Oxford University, 1996, cuyo texto completo en inglés está disponible en nuestra página web bajo: Plantations Campaign/Campaign Material/By Country/Vietnam.

Fuente: “Touch Wood: Vietnam can’t produce enough paper pulp”, Vietnam Economic Times, September 1998.