Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Vietnam: un futuro de plantaciones masivas

El año pasado la Vietnam Paper Corporation (Vinapimex) anunció un plan ambicioso para ampliar la industria de la celulosa y el papel en Vietnam. Con un costo total de más de US$ 1.000 millones, el plan involucra 15 nuevos proyectos de producción de pulpa y papel. Si se construyeran todos estos proyectos, la capacidad de producción anual de papel de Vinapimex se elevaría de las 171.000 toneladas actuales a 419.000 toneladas.

La industria de la celulosa y el papel en Vietnam actualmente produce un total de aproximadamente 360.000 toneladas de papel por año. Vinapimex espera aumentar esa cifra a más de un millón de toneladas hacia fines del año 2010.

Uno de los proyectos propuestos de Vinapimex es una nueva planta de celulosa kraft blanqueada de 130.000 toneladas al año en la provincia de Kontum, en las tierras altas centrales de Vietnam. En octubre de 2001, el gobierno aprobó el estudio de factibilidad de Vinapimex.

La mayor parte de la financiación para el proyecto de US$ 240 millones todavía no se ha logrado, pero Vinapimex espera que los gobiernos extranjeros vendrán en su ayuda con préstamos de “asistencia” con tasas de interés por debajo de las ofrecidas por los bancos comerciales. El gobierno vietnamita ha acordado cubrir el siete por ciento de los costos mediante la financiación de carreteras, infraestructura de investigación, clínicas de atención de salud y escuelas. El gobierno también comprará los derechos al uso de la tierra para el proyecto y renunciará al impuesto a la tierra durante el primer ciclo de la plantación.

Para suministrar materia prima a la planta de celulosa, Vinapimex ha comenzado a plantar árboles y aspira a establecer un área de 125.000 hectáreas de plantaciones de árboles de crecimiento rápido. Además, según el estudio de factibilidad, Vinapimex piensa usar 38.000 hectáreas de bosques para alimentar la planta.

Mientras tanto, las obras para ampliar la planta de celulosa y papel más grande de Vietnam, Bai Bang, deben comenzar en pocas semanas. La planta ampliará su capacidad de 55.000 toneladas de papel por año a 100.000 toneladas. Al mismo tiempo, la capacidad anual de producción de celulosa aumentará de 48.000 a 61.000 toneladas. Esto representa la primera etapa de un plan para aumentar la capacidad anual de producción de papel de la planta a 200.000 toneladas y la capacidad de producción de celulosa a 150.000 toneladas.

El 30 de noviembre de 2001, el gobierno sueco acordó proporcionar un crédito preferencial de US$ 12,5 millones para financiar la primera fase de la expansión. En 2000, Vinapimex obtuvo US$ 42 millones en préstamos de tres bancos nórdicos para financiar la reconstrucción de su planta industrial. Vinapimex firmó contratos con Voith Paper y Sinochem de China para reconstruir la planta. Elof Hansson y Marubeni ganaron los contratos para suministrar equipos. Hansson conduce un grupo de compañías proveedoras entre las que se incluyen Kvaerner Chemetics, Kvaerner Pulping, Purac, Metso Paper y AF-IPK.

Además de los planes de ampliación de Vinapimex, la compañía japonesa Nissho Iwai está planificando aumentar su producción de astillas de madera (“chips”) en Vietnam. La compañía está construyendo una planta de US$ 1,5 millones en una joint venture con una agencia de exportación de productos forestales propiedad del estado. Las astillas de madera serán exportadas y vendidas a la empresa japonesa Oji Paper Company. Nissho Iwai también planifica aumentar 15 por ciento la capacidad de un productor existente de astillas de madera llevándola a 150.000 toneladas por año. El objetivo de la compañía para el año 2002 es 400.000 toneladas, las que en su totalidad se exportarán a Japón.

En un intento por cumplir con la creciente demanda de materia prima para alimentar la industrial de celulosa y papel en expansión, el gobierno tiene planes ambiciosos de plantar un millón de hectáreas con plantaciones industriales destinadas específicamente a alimentar la industria como parte de su programa de “5 millones de hectáreas” (ver Boletín 38 del WRM).

En un informe de febrero de 2001, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural argumenta que el programa de 5 millones de hectáreas debe conducir al “uso sustentable de la tierra” y debe ser “financiera, ambiental y socialmente viable”. Pero el programa de plantación industrial de árboles que se está aplicando actualmente en Vietnam no cumple con ninguno de esos objetivos. Sólo es viable financieramente con los subsidios del gobierno y los préstamos con baja tasa de interés otorgados en forma de “asistencia” extranjera. Los monocultivos de árboles de crecimiento rápido que reemplazan a los bosques, campos y praderas tampoco se pueden describir como ambientalmente viables o sustentables. Y en lo que respecta al pueblo vietnamita, que depende de la tierra y los bosques que se perderán para dar paso a las plantaciones, las consecuencias sociales son potencialmente devastadoras.

Por: Chris Lang.