Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

África: el AGRA pone en peligro la soberanía alimentaria

La iniciativa de Alianza para la Revolución Verde en África (AGRA) de Gates y Rockefeller llegó a África anunciando que ayudará a los pequeños agricultores a transformarse en productores comerciales. ¿Pero, qué significa esto?

Detrás de los millonarios proyectos de financiación lo que se esconde es la promoción de la biotecnología en la agricultura. La agricultura africana dependerá más de los productos químicos, de los monocultivos de semillas híbridas y de los cultivos genéticamente modificados.

Según Mariam Mayet, del African Center for Biosafety (Centro Africano para la Bioseguridad), el AGRA es una “propuesta muy violenta porque introduce productos químicos tóxicos muy poderosos en África. Desplaza y destruye el conocimiento y las semillas locales. Favorece sólo a los agricultores que pueden acceder al sistema, a los más poderosos. Esto dividirá al campesinado africano. El AGRA también genera mucha dependencia y endeudamiento.” (1)

En la creciente tendencia a la privatización de la ayuda exterior y a la fusión del sector empresarial con los gobiernos, el AGRA se transforma en una herramienta útil para los intereses de las empresas privadas y los gobiernos occidentales ávidos de privatizar la tierra y el agua para los cultivos de exportación, los agrocombustibles y los sumideros de carbono.

Las estrategias foráneas como el AGRA se están apoderando de bosques que son también un espacio de soberanía alimentaria de las comunidades que habitan y dependen del bosque.

Los monocultivos para agrocombustibles – ya sea jatrofa en Ghana y Zambia, caña de azúcar en Uganda, Tanzania y Kenia o palma aceitera en Benin, Camerún, Costa de Marfil– invaden los bosques amenazando o incluso privando a las comunidades locales de sus medios de vida y provocando desplazamientos y miseria.

Si se privatiza la fuente de la riqueza de África, los países africanos podrían perder la posibilidad de decidir su propio futuro.

Delegados de organizaciones campesinas de diferentes países africanos que comparten la visión del movimiento campesino internacional La Via Campesina se reunieron en Madagascar en mayo de 2008 y declararon su oposición a la introducción de políticas destructivas que socavan la producción local de alimentos, forzando a los agricultores a producir cultivos comerciales para empresas transnacionales y a comprar sus propios víveres en el mercado mundial. “Los campesinos y los pequeños agricultores no obtenemos ningún beneficio del alza de los precios. Cultivamos alimentos pero en general la ganancia de la cosecha no queda en nuestras manos: demasiado a menudo ya está comprometida con el prestamista, las compañías de insumos agrícolas o directamente con el comerciante o la unidad procesadora.” (2)

La declaración final de los campesinos sobre la “Crisis Alimentaria Mundial” denuncia que “la constante apropiación de tierras por las transnacionales y otros especuladores expulsará a miles de campesinos de las zonas rurales. Terminarán viviendo en las mega ciudades donde se unirán a las crecientes filas de gente pobre y hambrienta en los barrios bajos.” El documento declara que “¡ha llegado el momento de la Soberanía Alimentaria!” y exige la aplicación de “un cambio fundamental en los criterios que rigen la producción de alimentos y los mercados agrícolas”, de “compromisos políticos a largo plazo para reconstruir las economías alimentarias nacionales”, absoluta prioridad a “la producción nacional de alimentos para disminuir la dependencia del mercado internacional”, un mecanismo de intervención que “estabilice los precios a un nivel razonable en los mercados internacionales”, así como “el derecho a implementar controles a las importaciones” para detener el dumping, y el respeto y el apoyo a nivel internacional de “programas para apoyar a los consumidores más pobres, implementar una reforma agraria e invertir en la producción nacional de alimentos por parte de los agricultores y campesinos”.

No solo los sistemas alimentarios y los bosques están en peligro; también lo están los sistemas sociales y la cultura africana toda.

Artículo basado en:

(1) “AGRA – green revolution or philanthro-capitalism?”, Pambazuka News 361, http://www.pambazuka.org/en/issue/361;

(2) “Global Food Crisis”, Conferencia regional de La Vía Campesina África, Madagascar, 14 al 17 de mayo de 2008, http://www.wrm.org.uy/countries/Africa/GlobalFoodCrisis.pdf