Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Benín: plantaciones en gran escala de palma aceitera para agrocombustibles

La carrera de los agrocombustibles llegó a Benín. Con fuerte apoyo del gobierno y como parte clave de la “estrategia para revivir la agricultura” promovida por el programa de reestructuración del FMI, millones de hectáreas de tierras agrícolas y bosques se convertirán a la producción de agrocombustibles para la exportación, sin discusión ni preocupación por los impactos que todo esto tendrá sobre el pueblo de Benín, su producción de alimentos y su medio ambiente.

Una investigación realizada por Josea Doussou Bodjrenou, de Nature-Tropicale, denuncia que la discusión sobre nuevos emprendimientos de agrocombustibles ha girado claramente en torno a la producción para la exportación y la forma de elevar al máximo las ganancias. Obtener información sobre planes de desarrollo específicos, tierras objetivo o acuerdos con empresas y gobiernos extranjeros no fue fácil, y estos emprendimientos avanzan en un virtual vacío legislativo.

El Plan para revivir la agricultura (Plan de relance du secteur agricole) de Benín implicará emprendimientos de palma aceitera significativos así como la escalada del biodiesel de jatropha o maní y el bioetanol de caña de azúcar, mandioca y otros cultivos.

La palma aceitera es nativa de los humedales de África Occidental. Ya hay varios monocultivos de palma en el sur de Benín, que deberían servir de advertencia contra emprendimientos futuros debido a las complicaciones y dificultades que han experimentado las comunidades al intentar vender sus productos de palma. Las cooperativas comunitarias que coordinan la venta de palma con el gobierno tienen una historia de conflicto y corrupción. Las empresas privadas entraron en escena ofreciendo comprar el aceite directamente a las comunidades a un precio mayor. Pero cuando las comunidades cambiaron de comprador y entregaron sus productos a las industrias, las empresas no les pagaron. Las cooperativas de palma aceitera de Benín se encontraron en problemas pero sin contar ni con la comprensión ni con el apoyo del gobierno.

Ahora el gobierno pretende encontrar entre 300.000 y 400.000 hectáreas de tierra en las húmedas zonas sureñas de Oueme, Plateau, Atlantic, Mono, Couffo y Zou para establecer plantaciones de palma aceitera. Esta zona alberga el 50% de la población local en apenas 7,7% del territorio nacional. Esto sugiere que los agrocombustibles competirán con la producción de alimentos en las excelentes tierras agrícolas de Benín. Gran parte de los cultivos alimentarios se usarán también para la producción de agrocombustibles. Las empresas industriales recibirán apoyo para obtener tierras para esas iniciativas. Aunque la política no especifica claramente dónde o de quién se obtendrán estas tierras es probable que se excluya a los pequeños agricultores cuando sus intereses entren en conflicto con las industrias.

Observando las tasas de crecimiento demográfico de Benín, sobre todo en las zonas urbanizadas, resulta obvio que mantener el suministro de alimentos exigirá un aumento de los cultivos alimentarios, en especial los tubérculos. Pero está claro que la producción de biocombustibles llevará a los agricultores a dedicar menos tierra a los cultivos alimentarios, generando así inseguridad alimentaria. En la región de Banikoara, en el norte de Benín, los agricultores abandonaron la producción de cultivos alimentarios en favor de cultivos comerciales: algodón y maní. La inseguridad alimentaria está ahora presente en todos lados. En sitios donde alguna vez la gente se alimentó a sí misma el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y Catholic Relief Services alimentan hoy poblaciones. El poder adquisitivo de la mayoría de la población es muy bajo y el aumento de los precios de los alimentos debido a la disminución de las reservas favorecerá las importaciones y la distribución de alimentos de baja calidad, la dependencia de la ayuda alimentaria y posiblemente los organismos genéticamente modificados.

El gobierno de Benín no admite abiertamente que destruirá ecosistemas para la producción de biocombustibles. Pero es obvio que alentar a las grandes industrias y también a los pequeños agricultores a encontrar cientos de miles de hectáreas para plantar agrocombustibles implicará un enorme aumento de la tierra cultivada, tanto para alimentos como para combustible, así como la expansión a los humedales, bosques sagrados y comunitarios, tierras en barbecho y ecosistemas muy biodiversos que todavía quedan en el sur de Benín.

En su investigación Josea Doussou Bodjrenou nota que Benín difiere de otros países africanos en la discusión sobre los biocombustibles, ya que prácticamente no ha abordado el tema de cubrir las necesidades energéticas nacionales. En su lugar, el gobierno dice claramente que se trata de aumentar al máximo las ganancias de las empresas tanto públicas como privadas. Sin embargo, es improbable que estas ganancias se filtren hasta llegar a los pobres del Benín rural.

Se está hablando de superficies enormes. Aunque no es fácil saber qué porcentaje de las nuevas tierras propuestas en el Plan será para agrocombustibles, se planea que para 2011 se habrán encontrado tres millones de hectáreas de nuevas tierras para este plan.

La escala de los planes para la producción de biocombustibles en Benín no deja lugar a dudas en cuanto a las enormes presiones que amenazarán la seguridad alimentaria, los derechos a la tierra y los hábitats ecológicos del pueblo de Benín. En un país que ya está luchando para sobrevivir a la explotación y la pobreza que conllevó el haberse centrado en la producción de algodón para la exportación, una conversión en gran escala a los agrocombustibles solamente puede exacerbar los problemas a los que se enfrentan los pobres del medio rural de Benín.

Artículo basado en: “Biofuel case study: BENIN”, resumen de la investigación realizada por Josea Doussou Bodjrenou, de Nature-Tropicale, para el informe “Agrofuels in Africa –The impacts on land, food and forests”, African Biodiversity Network, julio de 2007. http://www.gaiafoundation.org/documents/ABN%20Agrofuels%20Africa.pdf