Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Brasil: la lucha de los Pataxó por su territorio continúa

La VI Asamblea del Frente de Resistencia y Lucha Pataxó se reunió en Monte Pascoal el 19 de agosto pasado para evaluar los problemas que enfrentan como consecuencia de la insuficiencia de tierras, lo cual atenta contra su sustentabilidad y su cultura.

La historia de los Pataxó y su desarraigo se remonta a 1861, cuando junto a otras comunidades indígenas fueron expulsados de sus tierras por el gobierno de la Provincia de Bahia, para congregarlos a todos en un solo poblado.

Posteriormente los Pataxó lograron ocupar una zona de bosque atlántico que se extendía entre la base del Monte Pascoal, el litoral, el río Cariaba y el río Corumbau, y que hoy se conoce como Barra Velha, donde se refugiaron y lograron mantenerse en relativo aislamiento.

Pero en 1961 el gobierno federal convirtió 22.500 hectáreas de tierras ocupadas tradicionalmente por los Pataxó en unidades de conservación de lo que pasó a ser el Parque Nacional de Monte Pascoal. Los Pataxó fueron violentamente expulsados y de la noche a la mañana se encontraron con que no podían circular por su propia tierra.

En el Boletín Especial sobre los Pataxó que publicamos en el año 2000, decíamos: “El resto de la otrora extensa Mata Atlántica continuó siendo sistemáticamente destruida por diversos actores no-indígenas, en tanto que a los Pataxó se les negaba el derecho a sus propias tierras destinadas -a la fuerza- a la preservación. Una situación injusta que no podía durar”. Y así fue. El 19 de agosto de 1999, numerosos indígenas Pataxó se encaminaron al pie de la montaña, desde donde declararon que el ‘Monte Pascoal es de los Pataxó’ y retomaron su territorio para, como expresaron en esa oportunidad “transformar lo que las autoridades denominan Parque Nacional de Monte Pascoal en parque indígena, tierra de los Pataxó, para preservarlo y recuperarlo”. En octubre de ese año, un representante del WRM visitó el parque y ofreció su apoyo a los Pataxó. Desde ese entonces, los Pataxó han estado luchando para que el gobierno reconozca sus derechos.

En otras zonas de Bahía, otras comunidades indígenas Pataxó se han visto enfrentadas a la expulsión y luchan por la recuperación de sus tierras, como es el caso de familias Pataxó en el municipio de Prado, y los Pataxó-Hã-Hã-Hãe de la región sur del Estado de Bahía cuyos territorios ancestrales abarcan 53.000 hectáreas, otrora densos bosques de “mata atlántica” y que actualmente están ocupadas ilegalmente por ganaderos y convertidas en pasturas y plantaciones de cacao.

Acosados por las tensiones permanentes por la falta de tierras, por propuestas de proyectos de “desarrollo sustentable” que no hacen más que generar tensiones y conflictos internos, los Pataxó se reunieron y emitieron la siguiente declaración:

VI ASAMBLEA DEL FRENTE DE RESISTENCIA Y LUCHA PATAXÓ
Territorio del Monte Pascoal y el derecho histórico del pueblo Pataxó

Nosotros, del Frente de Resistencia y Lucha Pataxó, reunidos los días 17, 18 y 19 de agosto de 2007, realizamos nuestra VI Asamblea en el Monte Pascoal, corazón de nuestro territorio, representados por las aldeas: Corumbauzinho, Tauá, Craveiro, Pequi, Tibá, Alegria Nova, Aldeia Nova do Monte Pascoal, Meio da Mata, Boca da Mata, Cassiana; con la presencia de los aliados Anaí, Cimi, Cese, Cepedes, Sindicato de los Bancarios, CUT-Bahia, Fetag y de la organización indígena Apoinme, y de las comunidades Coroa Vermelha, Tupinambá da Serra do Padeiro y Pataxó Hã Hã Hãe, evaluamos la situación de nuestro territorio y las dificultades enfrentadas como consecuencia de la insuficiencia de tierras para garantizar la sustentabilidad, la valorización y el fortalecimiento de nuestra cultura y afirmamos y reivindicamos lo siguiente:

1 – Demarcación inmediata de nuestro territorio como área continua, respetando nuestros derechos históricos. Por ello decidimos iniciar una campaña internacional por la demarcación de nuestro territorio. No aceptamos ningún tipo de negociación que tenga como objetivo la reducción de nuestra tierra y repudiamos las persecuciones y criminalización de nuestros líderes que están luchando por nuestro legítimo derecho;

2 – Una política específica que garantice la sustentabilidad de nuestras comunidades, así como la seguridad alimentaria de nuestro pueblo;

3 – Garantía de una política de salud que respete la diversidad y especificidad de nuestro pueblo conforme determina la Constitución Federal, promoviendo una asistencia médico-hospitalaria eficaz y ágil, pero que también valorice y respete las prácticas curativas tradicionales;

4 – Una política de educación específica que respete nuestra realidad sociocultural, garantizando una infraestructura con construcciones de escuelas y equipamientos, materiales didácticos adecuados, la formación de nuestros profesores con la participación de las comunidades en la definición de una educación diferenciada, comunitaria y de calidad;

5 – Implantación inmediata de una política de vivienda y saneamiento básico como un derecho humano;

6 – Exigimos la erradicación del monocultivo del eucalipto y de cualquier otro monocultivo en nuestras tierras y reafirmamos nuestro compromiso de defensa del medio ambiente y autogestión de nuestro territorio.

Considerando la dura realidad que vivimos a lo largo de los años, combatiendo políticas de negación de identidad y de derechos de nuestro territorio, la discriminación y exclusión social, afirmamos que continuaremos resistiendo todas las formas de injusticia que afectan a nuestro pueblo, sectores explotados y excluidos de nuestra sociedad, como quilombolas (afrobrasileños), sin tierra, pequeños agricultores, pescadores y otros. Exigimos atención a nuestras reivindicaciones como forma de respeto por nuestros derechos garantizados constitucionalmente.

Por la justicia y demarcación de nuestro territorio único del Monte Pascoal: ¡Avanzaremos!

Monte Pascoal, 19 de agosto de 2007.