Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Detener violaciones de derechos humanos es esencial para resolver la crisis de los bosques

Un informe reciente vincula claramente la desaparición de los bosques del mundo con el horroroso catálogo de violaciones a los derechos humanos perpetrados como resultado de los conflictos entre los pueblos de los bosques y los poderosos intereses gubernamentales y empresariales en los bosques. Publicado por la ONG Fern, “Forests of Fear: the abuse of human rights in forest conflicts” (Bosques de miedo: violaciones de los derechos humanos en los conflictos forestales) llama a los gobiernos, grupos ambientalistas y organizaciones de asistencia a priorizar la defensa de los derechos humanos como la solución primaria para resolver la crisis de los bosques.

“Forests of Fear” presenta las historias de más de 40 casos de violación de derechos humanos, generados en conflictos relacionados con los bosques. Cuatro estudios de caso detallados, tres análisis de países (Indonesia, México y Canadá), y otros ejemplos ofrecen evidencias sobre violaciones de los derechos humanos que abarcan asesinatos, amenazas a la vida, violación de los derechos sobre la tierra, prisión ilegal, renuncias forzadas y tortura. Entre los ejemplos se incluyen:

– Tres niños (Kenowuia Nury Bokota, Mauricio Diaz y Jorge Anikuta) del pueblo indígena U’wa de Colombia murieron durante acciones policiales que pretendían desalojar a 450 personas de un bloqueo de carretera, utilizando gases lacrimógenos, bastones antimotines y excavadoras. Los U’wa han mantenido una lucha masiva contra la explotación petrolera de la empresa estadounidense Occidental Petroleum en bosques que ellos reclaman como su territorio ancestral.

– Un guardabosques del Servicio Forestal estadounidense, Buzz Williams, fue acusado de insubordinación después de criticar el daño ambiental producido por las ventas de madera en el corredor del río Chattooga. Finalmente perdió su trabajo. La jefa de Williams, Tina Barnes, fue intimidada, acosada sexualmente, degradada y obligada a renunciar cuando apoyó sus puntos de vista.

Fern cree que si no se pone un alto a estas violaciones y no se crea un clima en que el destino de los bosques se pueda discutir de manera abierta con todas las partes involucradas, hay pocas esperanzas de poder detener la destrucción actual de los bosques del mundo.

“Forests of Fear” finaliza con siete recomendaciones clave, entre las que se incluyen:

– la defensa de los derechos humanos debe ser una prioridad de las campañas ambientales

– se debe establecer una base de datos internacional con las compañías con antecedentes de violaciones de los derechos humanos

– se debe reconocer formalmente la documentación sobre violaciones de los derechos humanos relacionados con conflictos forestales

– Los gobiernos deben adoptar y aplicar en forma amplia la Declaración de la ONU sobre Defensores de los Derechos Humanos.