Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Efecto invernadero: ¿Más plantaciones o más voluntad para reducir las emisiones?

Durante las negociaciones internacionales sobre el cambio climático, algunos gobiernos se comprometieron a reducir las emisiones de carbono de su propio país. Esta actitud, muy alentadora desde el punto de vista del medio ambiente en cuanto a la reducción del efecto invernadero, puede llegar a ser también la peor decisión en contra del medio ambiente desde el momento que instrumentan esa reducción mediante la promoción de plantaciones de los llamados “sumideros de carbono”.

En el mes de julio de este año se retoman las negociaciones y el tema sigue teniendo vigencia, dado que cada vez más gobiernos y empresas, principalmente del norte, estimulan las plantaciones de monocultivos forestales ya sea de eucaliptos, pinos o palma aceitera en el sur como forma de “contrarrestar” (en realidad justificar) sus emisiones de gases de efecto invernadero en lugar de controlar y reducir sus propias emisiones.

Estas decisiones se toman sin tener en cuanta los impactos que tienen los monocultivos en los países y los pueblos que habitan en las regiones en que se implantan. En el caso de las plantaciones de palma aceitera, las mismas se incentivan a través de la prensa o de estudios científicos que, a los falsos argumentos usuales (generación de empleo, contribución al desarrollo del país), ahora agregan uno igualmente falso pero más novedoso: que es una excelente “máquina” fijadora de dióxido de carbono utilizando la energía solar (5).

A través del boletín del WRM ya hemos detallado las razones para oponerse al mecanismo de los “sumideros de carbono” (ver dirección web al final del artículo). Queremos sin embargo mostrar algunas de las “perlas” del collar de falsedades con las que se está crecientemente bombardeando a un público desconocedor del tema, con el doble objectivo de imponer la plantación de palma aceitera y de imponer el “remedio” de los sumideros de carbono como solución al cambio climático global:

1.- Los bosques son un reservorio natural de carbono. Las plantaciones de palma aceitera poseen propiedades de fijación de carbono similares a la de los bosques de las tierras bajas . (“More Land To Be Needed For Oil-Palm Areas” from the New Straits Times, February 13th, 2001 – Malaysia)

2.- Al igual que el caucho, la palma aceitera es beneficiosa para el medio ambiente. Toma dióxido de carbono del aire y devuelve oxígeno a la atmósfera. Al mismo tiempo las plantaciones de palma constituyen recursos renovables para la industria de la celulosa y el papel. Estos materiales estarán disponibles en los 2,8 millones de hectáreas de plantaciones de palma existentes en Malasia y por lo tanto ayudan a reducir la presión sobre algunas especies forestales. (“Sustaining Agricultural Development in Malaysia: Experience in the Plantation Sector” by Dr. Abdul Aziz, Academy of Sciences Malaysia, Director-General of Malaysian Rubber Board and Dr. Yusof Basiron, Academy of Sciences Malaysia, Director-General of Palm Oil Research Institute of Malaysia)

3.- Las plantaciones bien manejadas de palma aceitera secuestran más carbono por unidad de área que los bosques tropicales y se predice que las plantaciones de palma se convertirán en una parte importante del manejo del secuestro de carbono en el próximo siglo. (“Oil Palm – The Great Crop of South East Asia: Potential, Nutrition and Management” by Ernst W. Mutert and Thomas H. Fairhurst, Potash & Phosphate Institute, Paper presented at the IFA Regional Conference for Asia and the Pacific, Kuala Lumpur, Malaysia, 14-17 November 1999)

4.- De la misma manera que en el caso de las plantaciones de caucho, el cultivo de la palma aceitera es considerado beneficioso para el medio ambiente, puesto que ayuda a fijar carbono durante la etapa de crecimiento de la planta, disminuyendo así el efecto invernadero, a la vez de proporcionar otras ventajas ambientales. La investigación muestra que el bosque, durante su período de crecimiento, absorbe más carbono del que libera a la atmósfera, funcionando así como una especie de “filtro”. De acuerdo con los científicos, las plantaciones de palma y de caucho tienen ese mismo perfil. (OMB Group, Oil Palm / Dendê Plantation, Brazil)

5.- La palma aceitera es una excelente “máquina” fijadora de dióxido de carbono utilizando la energía solar. (“Palm Oil Project – An International Collaboration in Gene Manipulation of Oil Palm for the New Century” by Dr. Hiroshi SANO, Chief Research Scientist, Agricultural Chemicals Laboratory Yokohama, Research Center Mitsubishi Chemical Corporation)

6- Una plantación puede “secuestrar” hasta 15 toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera por cada hectárea sembrada, contribuyendo así a disminuir el efecto invernadero…se trata de la siembra de un bosque en reemplazo de otro. (Jorge Román, gerente de proyectos de Palmeras de los Andes, Revista Gestión Economía y Sociedad, Octubre del 2000. No.76)

7.- …en tanto que el Ministro Malayo de Industrias Primarias intervino unos meses más tarde sosteniendo que las plantaciones de palma aceitera de su país eran de hecho “mejores que los pinos de las naciones desarrolladas en materia de absorción de gases de dióxido de carbono. (The Corner House Briefing #15 – “The Dyson Effect: Carbon “Offset” Forestry and the Privatisation of the Atmosphere” – 1999)

8.- Malasia emitió 144 millones de toneladas de gases de efecto invernadero … casi la mitad (68,7 millones de toneladas) de los cuales fueron absorbidas por “sumideros de carbono” constituidos por bosques plantados … y la palma aceitera resultó ser el mayor sumidero de carbono del país, absorbiendo el 63% de los 68,7 millones de toneladas de bases de efecto invernadero debido a las extensas áreas que ocupa (“Malaysia’s CO2 emissions among lowest”, Malaysia Daily Express, November 27, 2000)