Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

España: el certificado del FSC a NORFOR, o el fraude continúa

El 9 de abril pasado, la organización gallega APDR (Asociación pola defensa da Ría) divulgó una declaración oficial con respecto a la certificación que el FSC otorgó en abril de 2005 a la empresa NORFOR, una filial de ENCE, la empresa española productora de celulosa y papel.

“En Galicia hemos sufrido durante muchos años las consecuencias de la atroz influencia de la empresa ENCE en nuestro ambiente natural y nuestra economía”, denuncia la declaración de APDR. La organización se refiere al monocultivo y el comercio de madera de eucaliptos para la manufactura de pulpa, que “ha provocado el empobrecimiento y el abandono de comunidades rurales, el abandono de tierras boscosas”. El comunicado enumera otras consecuencias de las plantaciones industriales de árboles, como el “alto riesgo de incendio”, la “intensa erosión de las tierras”, “la pérdida de diversidad biológica y la destrucción de recursos”, y la contaminación de “arroyos y acuíferos subterráneos” por el uso de “grandes volúmenes de plaguicidas”, así como la “pérdida de calidad del paisaje de las zonas ocupadas por sus actividades”.

A pesar de todo eso, la empresa obtuvo el certificado del FSC a través de la certificadora SGS (Societé Générale de Surveillance), una empresa suiza de inspección, verificación, prueba y certificación cuyas actividades de certificación el FSC suspendió por seis meses en 1997, debido a la controversia a raíz de la certificación de una operación de madereo emprendida por la compañía forestal Leroy, en los bosques de Gabón.

Desde el principio, APDR denunció el problema a la delegación del FSC en España, redactando un detallado informe de 85 páginas (http://www.apdr.info/norfor/norbarpr.htm). El año pasado, APDR junto con organizaciones de siete países más solicitó que, “de acuerdo con el objetivo del FSC de ‘fomentar una gestión ambientalmente adecuada, socialmente beneficiosa y económicamente viable de los bosques del planeta’, se cancele de inmediato la certificación de NORFOR” (consulte http://www.wrm.org.uy/actors/FSC/Campaign_De_Certification/Spain.html).

Ahora, la declaración de APDR señala que el reciente informe publicado el 5 de febrero de 2007 por SGS, referido a la segunda auditoría evaluatoria de la certificación según normas del FSC de la empresa forestal NORFOR, “estaba repleto de falsedades, manipulación de la información, tergiversación de los hechos y ocultamiento de la realidad. Pero ahora el problema no es la intención de fraude que la empresa mantuvo desde el principio del proceso de certificación. El problema es que el FSC, plenamente consciente del fraude, decidió continuar con esta certificación a pesar de la evidencia cada vez más demoledora de incumplimiento de las normas; por tanto, el FSC da otro paso atrás y se aleja aun más de los objetivos para los cuales fue creado”.

El comunicado se lamenta de que “en Galicia, el peor sistema de gestión, que favorece la erosión, la pérdida de biodiversidad y la desaparición de usos y recursos forestales, cuente con el certificado del FSC. Más de dos años después de la emisión del certificado, el sistema de gestión forestal de NORFOR no ha sido modificado y el mantenimiento del certificado se basa en el engaño y el ocultamiento de la realidad de parte del organismo certificador, SGS, y en la complicidad del FSC, que, casi dos años después de que APDR entablara una queja formal mediante la presentación de evidencia clara y fácilmente contrastable del incumplimiento de las normas, sigue intentando mantener el certificado a cualquier precio. Con la certificación de NORFOR el FSC demuestra que su real objetivo es el de proteger un negocio floreciente, y no el de ‘garantizar la autenticidad de las certificaciones’ y ‘fomentar un sistema de gestión forestal que sea responsable, beneficioso para la sociedad y viable financieramente’ “.

APDR advierte que el certificado es “un documento que brinda a las empresas acceso a importantes subvenciones públicas otorgadas por los Estados y organismos internacionales”, “permite a la empresa mejorar su posición en un mercado que otorga a la certificación un valor y un prestigio que, a medida que proliferan las certificaciones falsificadas, va perdiendo. Las empresas forestales sólo buscan conseguir el certificado por el valor económico de los beneficios que obtienen con la adquisición del mismo, lo que hace que el FSC lo mantenga a cualquier precio, sin tomar en cuenta el incumplimiento de sus normas”.

Ya es hora de que todos y todas sean conscientes de que “estar en posesión de la certificación no significa necesariamente que la gestión forestal del titular sea responsable, beneficiosa para la sociedad ni viable financieramente”.

Este artículo se basa en la “Declaración oficial de APDR (Asociación Pola Defensa Da Ría) referida a la certificación de NORFOR otorgada por el FSC”, http://www.wrm.org.uy/countries/Spain/APDR.pdf, 9 de abril de 2007, enviado por APDR, e-mail: apdr@apdr.info, www.apdr.info