Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Comunicado de prensa: Organizaciones denuncian a la RSPO por maquillar de verde la destrucción y violencia que genera la industria del aceite de palma

(12 de noviembre, 2018) Comunicado de prensa: Organizaciones denuncian a la RSPO por maquillar de verde la destrucción y violencia que genera la industria del aceite de palma

Con la adhesión de organizaciones en los cinco continentes, Amigos de la Tierra Internacional y el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales difunden este 12 de noviembre una declaración abierta que denuncia el fracaso de la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible (RSPO) en eliminar la violencia y la destrucción que generan los monocultivos de palma aceitera en los territorios donde se instalan.

Esta declaración se hace pública a nivel internacional ante el comienzo de la Conferencia Anual de la RSPO, que se lleva a cabo en Sabah, Malasia, entre el 12 y 15 de noviembre.

La RSPO se presenta públicamente con la consigna de “transformar el mercado para que el aceite de palma sostenible sea la norma”. Sin embargo, desde su creación hace 14 años, ha sido una herramienta al servicio de los intereses empresariales del sector. El sistema de certificación de la RSPO permite la expansión de la industria de la palma aceitera a la vez que maquilla de verde la destrucción y las violaciones a los derechos humanos cometidas por estas empresas.

El aceite de palma se ha convertido en el aceite vegetal más barato disponible en el mercado mundial, por lo que resulta la opción elegida por el grupo que domina la membresía de la RSPO: los grandes compradores de aceite de palma. “Ellos harán lo que sea para asegurar un flujo constante de aceite de palma barato, advierte la declaración.

La clave del éxito para que una empresa palmícola produzca aceite de palma ‘barato’ es un modelo específico de producción industrial con cada vez mayor eficiencia y productividad, lo que se logra: (1) plantando a gran escala y en régimen de monocultivo, frecuentemente a través de la conversión de bosques tropicales biodiversos; (2) usando plántulas de “alto rendimiento” que demandan grandes cantidades de agrotóxicos y agua en abundancia; (3) exprimiendo al máximo la mano de obra barata de la mínima fuerza laboral posible (4) beneficiándose de las importantes sumas de dinero inicial obtenidas de la madera tropical talada para dar lugar a las plantaciones, que luego utilizan para financiar el establecimiento de dichas plantaciones; (5) acaparando a la fuerza la tierra que era de las comunidades locales o mediante otros acuerdos con los gobiernos (en especial favorables regímenes fiscales) para acceder a la tierra al menor costo posible.

Quienes viven en las tierras fértiles donde las empresas deciden aplicar este modelo de producción, pagan un precio muy alto. La violencia resulta intrínseca a este modelo: represión cuando las comunidades se resisten a que las empresas se apoderen de sus tierras, violencia sexual y hostigamiento contra las mujeres en las plantaciones y en las zonas aledañas, trabajo infantil y condiciones de trabajo precarias, exposición a la aplicación excesiva de agrotóxicos, pérdida de soberanía alimentaria de las comunidades.

La proclamada visión de la RSPO de transformar el sector industrial de la palma aceitera está condenada al fracaso porque los principios de certificación de la Mesa Redonda promueven este modelo estructural violento y destructivo. Y mientras que la RSPO levanta una cortina de humo que invisibiliza esta violencia ante los consumidores y los financiadores, a menudo los gobiernos no toman medidas para detener la expansión de las plantaciones y el aumento de la demanda de aceite de palma porque asumen que la RSPO ofrecerá una aparente sostenibilidad.

Hacia el final, la declaración concluye: “Los sistemas de certificación no pueden brindar una protección adecuada a los bosques, los derechos de las comunidades y la soberanía alimentaria, ni garantizar la sustentabilidad. Los gobiernos y los financiadores deben asumir la responsabilidad de frenar la destructiva expansión del aceite de palma, que viola los derechos de las comunidades locales y los pueblos indígenas.”

Lea y descargue la declaración completa.

Contactos:

Friends of the Earth International
Contact Person:
Isaac Rojas (isaac@coecoceiba.org // isaac@foei.org), Phone: +50683383204

World Rainforest Movement
Contact Person: Elizabeth Díaz (
lizzie@wrm.org.uy) Phone: +598 9272 5656