Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Declaración de Vitória en apoyo a la lucha de las comunidades locales contra las plantaciones de árboles a gran escala

La siguiente Declaración fue realizada el 24/11/05 en Vitória, Espírito Santo, Brasil, en un encuentro internacional destinado a lograr apoyo para las comunidades locales contra las plantaciones de árboles a gran escala y los árboles genéticamente modificados. Esta reunión fue co-patrocinada por el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales, FASE-ES y el Global Justice Ecology Project.

La ciudad brasilera de Vitória debe su nombre a la “victoria” de los colonizadores portugueses contra los originales habitantes indígenas de dichas tierras. Hoy en día, el mismo nombre tiene un significado totalmente diferente. Los pueblos indígenas Tupinikim y Guaraní han retomado las tierras que les fueron robadas por Aracruz Celulose, la gigantesca empresa productora de celulosa. Otras comunidades locales y organizaciones de la sociedad civil se han unido a ellos en la lucha contra esta empresa y sus fábricas, y han logrado debilitar su poder. De esta forma, se han transformado en un símbolo de victoria para pueblos de todo el mundo que están luchando contra empresas similares.

Otros pueblos de todas partes del mundo también se están uniendo a nivel local, nacional e internacional para presionar contra las plantaciones de árboles a gran escala que han estado privándolos de su sustento y destruyendo sus tierras.

Estas luchas nos han reunido en Vitória, Espírito Santo, Brasil, para reforzar los movimientos de comunidades locales contra las empresas que promueven los monocultivos de árboles a gran escala.

Con tal objetivo:

Apoyamos la lucha de las comunidades locales por sus derechos sobre la tierra y el acceso a la misma.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales que defienden su derecho al agua, la diversidad biológica, el suelo, los alimentos, los medicamentos, el combustible, etc., provenientes de la tierra.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales por la autonomía y la autodeterminación.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra las plantaciones de árboles para pulpa y contra las fábricas de celulosa.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra las plantaciones de palma aceitera.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra las plantaciones para sumideros de carbono.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra las plantaciones para la producción de biomasa.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra la certificación de las plantaciones de árboles a gran escala.

Apoyamos la lucha de las comunidades locales contra los organismos genéticamente modificados (OGM) y nos oponemos a la introducción de árboles genéticamente modificados que exacerbarían en gran medida el impacto de las plantaciones a gran escala sobre dichas comunidades locales. Por lo tanto, pedimos que se prohíba a nivel mundial la diseminación en el medio ambiente de árboles genéticamente modificados.

Las plantaciones a gran escala, ya sea de árboles genéticamente modificados o no, son el resultado final de un conjunto de mecanismos comerciales mundiales instrumentados por una serie de actores internacionales que posibilitan que las empresas se apropien de la tierra, el agua y la diversidad biológica de los pueblos para aumentar sus ganancias. Además de las empresas de papel y celulosa, entre las entidades internacionales que trabajan para privar a las comunidades locales de sus derechos en defensa de las ganancias empresariales y del modelo neoliberal, figuran instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Asiático de Desarrollo; organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación; bancos comerciales y firmas consultoras forestales, todos los cuales cuentan con el apoyo de los gobiernos nacionales.

Por lo tanto, exigimos que los gobiernos nacionales pongan fin a este modelo de desarrollo destructivo y apoyen a las comunidades locales, sus medios de vida y sus derechos, en lugar de reprimirlos.

Apelamos a la gente del mundo entero para que se unan a la lucha de las comunidades locales que defienden sus derechos, sus tierras, su agua y su diversidad biológica.

Firman:

Movimiento Mundial por los Bosques

Robin wood e.v., Alemania

The Corner House, Reino Unido

Global Justice Ecology Project, Estados Unidos

Rivani Noor, Community Alliance for Pulp Paper Advocacy/CAPPA, Indonesia

Marijke Torfs, Estados Unidos

Kaisu Tuominen, Finlandia

Red de Acción Ciudadana por los Derechos Ambientales, Temuko, Chile

Alfredo Seguel, Konapewman, Chile

Alejandra Parra, Kolectivo por los Derechos Ambientales, Chile

Lorena Ojeda, Koyam Newen,, Chile

Angélica Hernandez, AGRA (Agenda Regional), Chile

José Aylwin, Observatorio de Derechos de los Pueblos Indígenas, Chile

Mauricio Peñailillo, Junta de Vecinos Botrolhue Sur, Chile

Sandra Leijer, Unión Comunal de Juntas de vecinos de Temuko, Chile

Rony Leiva, Txapelaiñ taiñ kimun, Chile

Richard Caamaño, ODECU (Organización de defensa del consumidor y usuario), Chile

Chris Lang, Alemania

Antonis Diamantidis, World Rainforest Movement, Grecia

Ivonne Ramos, Acción Ecológica, Ecuador

Isaac Rojas, COECOCeiba, Costa Rica

Lucio Cuenca, Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, Chile

Witoon Permpongsacharoen, TERRA-PER (Project for Ecological Recovery), Tailandia

Maria Selva Ortiz, REDES – Amigos de la Tierra, Uruguay

María Isabel Cárcamo, RAPAL, Uruguay

Matthew McDaniel, The Akha Heritage Foundation

Soumitra Ghosh, National Forum Of Forest People and Forest Workers, India

Mumbai – Porto Alegre Forest Initiative

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *