Mouvement mondial pour les forêts tropicales

India: miembros de la tribu Lepcha arrestados por oponerse a un megaproyecto hidroeléctrico

La antigua tribu Lepcha estaba formada por moradores del bosque que vivieron aislados y conviviendo armónicamente con la naturaleza durante siglos. Eran cazadores y recolectores y llevaron una vida nómade hasta mediados del siglo diecinueve, cuando comenzaron a practicar la agricultura sedentaria. Son conocidos por su rico patrimonio cultural y su espiritualidad, así como por su carácter reservado, principalmente con los forasteros.

Los Lepchas habitan el valle de Dzongu, en el pequeño estado himalayo de Sikkim, cerca de la frontera con China. La zona, con una densa cobertura forestal, ha sido oficialmente demarcada como una reserva para la comunidad. Bordea la Reserva de Biosfera de Khangchendzonga y se ubica a unos 70 km al Norte de Gangtok, capital del estado; su límite al Sudeste es el río Teesta, considerado por los Lepcha como su río sagrado. El Teesta recorre una distancia de 414 km atravesando Sikkim, parte de las montañas Darjeeling y las planicies de Jalpaiguri, antes de desembocar en el Brahmaputra en Bangladesh. Con su denso bosque y su rica biodiversidad, la cuenca del río Teesta alberga uno de los 25 centros neurálgicos de la biodiversidad del mundo, y cualquier obstáculo en el curso natural del turbulento río tendría consecuencias desastrosas para las comunidades locales. 

En 2003, se lanzó una iniciativa para construir 162 enormes represas hidroeléctricas en 16 estados indios, casi todas ubicadas en las zonas tribales y pobres del Norte. Siete represas se construirían dentro de la Reserva Dzongu, sobre el río Teesta y sus afluentes, como el río Rangyang, donde se proyecta construir la Represa Hidroeléctrica de Panan, de 280 MW. Por el momento dicho proyecto cuenta con la habilitación ambiental, pero aún falta la habilitación forestal y la de la CEA (Administración Central de Electricidad). El proyecto está siendo llevado a cabo por Himagiri Hydro Energy Ltd y promovido por Nagarjuna Fertilisers.

Los Lepchas se oponen a la realización de proyectos de gran envergadura ya que los consideran una amenaza, no sólo para el medio ambiente sino también para sus tradiciones y su cultura. Temen que la desaparición del río en una serie de túneles vaya acompañada de su propia marginación. Dos represas hidroeléctricas ya construidas, sumadas a otros factores, han comenzado a manifestar sus efectos negativos: los derrumbes y deslizamientos de tierra han aumentado en la región.

Los Lepchas se han unido para crear la organización Ciudadanos de Teesta Afectados (ACT) y lanzaron una campaña bajo la clásica forma de un satyagraha(movimiento no violento), que incluye marchas, ayunos y otras acciones por el estilo. La ACT ha encabezado las protestas en Sikkim contra los megaproyectos hidroeléctricos, sobre todo en la Reserva Protegida Lepcha de Dzongu. Lograron detener cuatro de los seis proyectos hidroeléctricos ubicados dentro de Dzongu, y ahora van tras el de la Represa de Panan. 

El pasado 7 de febrero, la policía de Sikkim arrestó a 43 manifestantes, incluidas 7 mujeres y 2 jóvenes de la ACT, en base a una reclamación presentada por el gerente general de Himagiri Hydro Energy Private Limited, la empresa responsable del proyecto hidroeléctrico de Panan. Entre los activistas arrestados estaban Dawa Lepcha, Secretario General, Tenzing Lepcha y Gyatso Lepcha, Presidente de la organización Concerned Lepchas of Sikkim (CLOS) y Vicepresidente del Sangha de Dzongu, respectivamente . Aunque dos manifestantes jóvenes fueron liberados, los demás fueron puestos bajo custodia policial y encarcelados, acusados de haber provocado un incendio y haber entrado sin autorización al lugar del proyecto de represa.

Esta es la primera vez en la historia de Dzongu que la policía entra a la Reserva Lepcha y arresta a tanta gente.

La ACT había reclamado la liberación incondicional de los miembros detenidos por tratarse de arrestos arbitrarios. Finalmente solicitaron su liberación bajo fianza y, el 9 de marzo, la obtuvieron.

“Dzongu es todo lo que nos queda, ¿cómo podemos permitir que lo destruyan?”

Artículo basado en información proporcionada por Souparna Lahiri, correo electrónico: souparna.lahiri@gmail.com, y Voice of Sikkim,http://www.voiceofsikkim.com/ACT/Environment/ACT/.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *