Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Apoye esta Carta Pública para denunciar la “farsa de las donaciones” de las corporaciones en Brasil

La farsa de las donaciones de los sectores del agronegocio, de los monocultivos industriales de árboles, del petróleo y la minería en Brasil durante el combate al Covid-19. Invitamos a organizaciones a firmar esta carta para fortalecer la lucha y resistencia contra los impactos de las corporaciones en los territorios. Hay tiempo hasta el 19 de septiembre.

La farsa de las donaciones de los sectores del agronegocio, de los monocultivos industriales de árboles, del petróleo y la minería en Brasil durante el combate al Covid-19

Está petición está cerrada.

Fecha de finalización: Sep 20, 2020

Firmas recogidas: 43

43 signatures

Una red de organizaciones de la sociedad civil y de movimientos sociales lanza la carta “La farsa de las donaciones de los sectores del monocultivo de árboles, el agronegocio, el petróleo y la minería en Brasil durante el combate al Covid-19”, en la que denuncia la falsa solidaridad de las empresas en el contexto de la crisis de salud en la que se encuentra inmerso Brasil.

La carta expone cómo las grandes empresas extractivistas aprovechan el momento de crisis del Covid-19 para fortalecer la imagen de sus marcas con donaciones a poblaciones vulnerables, mientras continúan operando en medio de la pandemia exponiendo a los propios trabajadores al riesgo de contaminación. A esto se suma las acciones del Gobierno Federal que conducen al fortalecimiento de estas grandes empresas en los territorios, por ejemplo, declarándolas “actividades esenciales”.

Las organizaciones y los movimientos sociales cuestionan la campaña de marketing empresarial “humanitario” realizado por la Red Globo de comunicación, de alcance nacional. Mediante el segmento “Solidariedade SA”, la empresa de comunicaciones promociona, entre otros casos, el de CMPC, una compañía productora de celulosa en el estado de Rio Grande do Sul, que donó 70 millones de reales, lo que representa un mero 7% de los ingresos líquidos de la empresa en 2019. La carta denuncia que, al mismo tiempo, el Gobierno Federal permitió a las empresas de celulosa re-negociar sus deudas y el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) les otorgó nuevos préstamos, lo que representa una ganancia financiera para las mismas. Y esto no se dice a la opinión pública. Dinero del Estado que, por otro lado, no fue destinado a ayudar a la población en un momento crucial.

La carta también destaca el papel desempeñado por los movimientos sociales y las ONGs que, sin recibir el mismo protagonismo en la prensa, brindan apoyo a las poblaciones necesitadas en las zonas urbanas y rurales mediante la donación de alimentos y artículos de limpieza, generando redes de solidaridad en todo el país.

Lea la carta completa en español aquí. También disponible en portugués e inglés.

Invitamos a organizaciones a firmar esta carta hasta el 19 de septiembre.