Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

De la campaña “Enverdecer la Madre Patria” a la aplicación “Ant Forest”: la plantación de árboles en la política ambiental de China

Una reflexión histórica de los principales proyectos de plantación de árboles en China evidencia el rol del capital y las fuerzas del mercado en la China rural de hoy. El proyecto más reciente, la aplicación para teléfonos Ant Forest, se basa en el consumismo verde y beneficia a algunas de las empresas minoristas y de tecnología más grandes del país.

Letrero en Alxa Left Banner, China, mostrando el logo de Alipay y Ant Forest. Dice: Campo Forestal No. 281 de Ant Forest; Tipo: haloxylon ammondendron; Total: 238,500 árboles; Este campo es plantado y mantenido por China Green Foundation. Foto: China Green Foundation

En julio de 2020, haciéndose eco a la política de la “Hermosa China” del presidente Xi Jinping (1), la Ley Forestal recientemente modificada establece oficialmente el 12 de marzo como el Día Nacional de Plantación de Árboles.

Ya antes de esta modificación, todos los años en este día, en las noticias de China se anunciaba cómo los diferentes niveles de gobierno, incluidos los más altos líderes del gobierno central, participaban en actividades de plantación de árboles. La historia del Día de Plantación de Árboles en China se remonta a varias décadas atrás, cuando el gobierno nacionalista fijó esta fecha como el día de duelo por Sun Yat-sen, primer presidente de la República de China, quien durante su vida hizo mucho para promover la plantación de árboles.

El Día de Plantación de Árboles es un epítome de la política ambiental de la China contemporánea, en la que la plantación de árboles a escala industrial juega un papel fundamental.

Desde 1949, el gobierno chino ha lanzado y dirigido una serie de proyectos de forestación a gran escala. Estos famosos proyectos de forestación comenzaron en diferentes períodos, con condiciones políticas y económicas muy diferentes, por lo que cada uno tiene una estructura y una agenda únicas. El más reciente es la aplicación Ant Forest, un programa para teléfonos inteligentes que permite a los consumidores participar en la plantación de árboles y/o conservación mientras consumen en línea. En poco tiempo la aplicación ha adquirido una importante influencia social.

La trayectoria de los proyectos de plantación de árboles en China después de 1949 revela que la fuerza que impulsa la forestación en este país ha ido cambiando cada vez más del poder político a los incentivos del mercado.

“Enverdecer la Madre Patria”

En 1956, con el fin de apoyar el desarrollo industrial y reducir la frecuencia de las inundaciones, el Partido Comunista chino lanzó la Campaña “Enverdecer la Madre Patria” (2). En los dos años siguientes, el 80% de los ciudadanos de China había participado en diferentes tipos de actividades de plantación de árboles y se habían plantado 16 millones de hectáreas de árboles (3). La Campaña fue iniciada y dirigida por algunas élites políticas del Partido Comunista de China, como Mao Tse-Tung y Zhou Enlai. Tenía una naturaleza muy estrictamente verticalista. La gente común aún no había cultivado la conciencia ambiental, así que fue el culto a los líderes políticos y el celo ideológico lo que habilitó su movilización en esta campaña masiva (4). Sin embargo, la campaña fracasó porque contenía una gran incertidumbre en la medida que dependía demasiado de la voluntad personal de los líderes políticos.

A partir de 1958 comenzó a prevalecer una mentalidad centrada en promover el “progreso” y el “desarrollo” dentro de los funcionarios gubernamentales. La Campaña del Gran Salto Adelante fue lanzada por un período de cinco años con el objetivo de reconstruir el país, llevándolo de una economía agraria a una sociedad comunista industrializada. Durante este período, el gobierno promovió la rápida industrialización de China e hizo planes de producción poco realistas, lo que provocó una masiva degradación ambiental. Por ejemplo, para aumentar la producción de acero se construyó una gran cantidad de hornos domésticos para que la gente fundiera cualquier objeto de acero que pudiera encontrar. Para alimentar estos hornos se destruyeron inconmensurables superficies de bosque. Irónicamente, el mismo poder político que promovió la Campaña “Enverdecer la Madre Patria” promovió esta vez la devastación ambiental más significativa provocada por el hombre en la historia moderna de China (5).

Proyecto de Barreras Forestales de los Tres Nortes

El “Proyecto de Barreras Forestales de los Tres Nortes” (Three North Shelterbelt Project, TNSP) (también conocido como la Gran Muralla Verde) cubre vastas zonas de las partes norte, noroeste y noreste de China. Estos lugares han estado amenazados por la desertificación y la sequía durante muchos años. Entre las décadas de 1960 y 1970, 29,67 millones de hectáreas de tierra, incluidas tierras arables y praderas, se deterioraron significativamente. Algunas incluso se convirtieron en lo que hoy se conoce como el desierto de Gobi (6). En 1978, el gobierno central chino lanzó el Proyecto de Barreras Forestales de los Tres Nortes como el mayor proyecto de forestación del mundo, con el fin de frenar la expansión del desierto. Tiene un objetivo muy ambicioso: aumentar la cobertura de árboles en el norte de China con casi 38 millones de hectáreas, lo que significa aumentar la tasa de cobertura de árboles del 5% al ​​14,95% para fines de 2050. (7)

La duración prevista de este proyecto es de 73 años, desde 1978 hasta 2050, divididos en ocho etapas. Durante la segunda etapa (después de 1985), con el fin de motivar una mayor participación popular, se comenzó a promover la noción de “bosques eco-económicos” (8). Esto dio como resultado la introducción de plantas económicamente valiosas, como árboles frutales y hierbas, así como técnicas de cultivo más avanzadas.

Mientras tanto, el gobierno inició una reforma económica para desarrollar la economía del sector privado, lo que supuestamente benefició a las personas que plantaban árboles en tierras contratadas a gobiernos locales o a colectivos de aldeas (9). Estas reformas subrayan la creciente importancia de la economía de mercado en los proyectos de forestación de China. Esto también se reflejó en la disminución de la proporción del trabajo no remunerado realizado por el público en general, que había contribuido en otras fases del Proyecto de Barreras Forestales de los Tres Nortes.

En las zonas rurales de China, durante mucho tiempo funcionó un sistema llamado “dos trabajos” (liang gong). Este requiere que los residentes rurales físicamente capaces realicen una cierta cantidad de trabajo obligatorio cada año en proyectos como plantación de árboles, prevención de inundaciones, construcción de carreteras, restauración de instalaciones escolares y construcción de instalaciones de riego (10). Antes de que este sistema fuera completamente abolido en 2006, desempeñaba un papel importante en el Proyecto de Barreras Forestales. Entre 1978 y 2000 (etapa 1 a etapa 4), la inversión total para el proyecto ascendió a 71.582,72 millones de RMB (más de 10.000 millones de dólares). El valor descontado del trabajo no remunerado aportado por la gente común representó el 65,57%, mientras que las inversiones del gobierno central, gobiernos locales y otros sectores públicos representaron solo el 13,84%, 14,83% y 5,75%, respectivamente (11). Sin embargo, con la profundización de las reformas económicas en China, el Proyecto tuvo que ofrecer pagos para ser atractivo en el mercado laboral. En consecuencia, la cantidad de trabajo no remunerado en la inversión total disminuyó drásticamente, de 96,14% a 90,79%, a 75,61% y a 14,64% en las cuatro etapas, respectivamente (12). En este sentido, el Proyecto fue impulsado cada vez más por las fuerzas del mercado y menos por el poder político.

Ant Forest (13): un proyecto de forestación basado en el mercado

En agosto de 2016, Ant Financial – la compañía de tecnología financiera más grande de China – lanzó un programa de juegos para celulares llamado Ant Forest. Este programa permite a los jugadores participar en la plantación de árboles y actividades de conservación mientras consumen en línea. Este monitorea la huella de carbono de los usuarios desde sus registros de consumo (que se basan en los datos generados por Alipay, la plataforma de pago en línea más grande de China y un producto de Ant Financial). Los “comportamientos verdes” del usuario se recompensan mediante la asignación de “puntos de energía verde”. Cuando sus puntos llegan a ciertos niveles, los usuarios del juego pueden optar por plantar un árbol en el mundo real o reclamar virtualmente un pequeño terreno en una de las áreas de conservación co-financiadas por Ant Financial. Según la cantidad de “puntos de energía verde”, los usuarios del juego pueden elegir entre varias especies de árboles, incluyendo al albaricoquero, el espino amarillo, el arborvitae oriental, el pino chino, el pino silvestre, el sauce rosa y el álamo del desierto.

Ant Forest también tiene funciones interactivas que le permiten a los usuarios co-plantar árboles, robar puntos de amigos (recolectar puntos de otros) y regar árboles para otros (donar puntos a otros). Estas características son muy populares entre los usuarios y contribuyen a mantener una interacción activa con el programa, lo que lleva a una creciente adhesión de usuarios. Según el Informe de sostenibilidad de Alipay de 2019-2020, para mayo de 2020, los participantes de Ant Forest ascendían a 550 millones de personas y se habían plantado más de 2 millones de árboles en el mundo real (14).

Además de su enorme influencia social, Ant Forest también representa una ventaja competitiva sustancial para Ant Financial y sus negocios relacionadas, principalmente a través de dos formas. En primer lugar, al ser una iniciativa “verde” que planta millones de árboles, Ant Forest ha creado una imagen positiva para sus negocios relacionados, como Ant Financial y el grupo chino Alibaba, la empresa minorista de venta al público y de comercio en línea más grande del mundo. Esto implica que los usuarios de Ant Forest generalmente ven a Alibaba como un enrome grupo empresarial destacado, con mucho sentido de responsabilidad social y conciencia ambiental.

En segundo lugar, al crear las reglas del juego, Ant Forest profundiza la dependencia de los usuarios con Ant Financial. Ant Forest requiere que los jugadores actúen de formas específicas para ganar “puntos de energía verde”, como caminar, alquilar bicicletas compartidas o realizar pagos con la aplicación Alipay. Ant Forest define estas acciones como “comportamientos verdes”. Casi todas las posibilidades de ganar “puntos de energía verde” en el juego, excepto caminar, están relacionadas exclusivamente a la adopción de servicios o productos de Ant Financial o Alibaba. Por ejemplo, solo comprando entradas de cine a través de la plataforma en línea Taopiaopiao, propiedad de Alibaba, y no con cualquier otra plataforma similar, se pueden generar puntos. Como resultado, los usuarios confían cada vez más en los servicios de Ant Financial, especialmente en Alipay.

Ant Forest es un programa basado en la idea de consumismo “verde” y tiene como objetivo cultivar un estilo de vida “verde” para abordar los problemas ambientales. Sin embargo, la lógica capitalista de expansión, acumulación y competencia se ha reflejado plenamente en las reglas de Ant Forest, y por lo tanto resulta en una clara contradicción entre sus objetivos ambientales y su influencia real en los usuarios. También difunde información simplificada sobre problemas ambientales complejos y crea la idea de que el consumo se puede compensar con la plantación de árboles o actividades de conservación. Por lo tanto, en realidad, este impide que sus usuarios comprendan cabalmente las consecuencias que tienen sus conductas consumistas en el ambiente (15).

La trayectoria de los proyectos de forestación en China: de la Campaña “Enverdecer la Madre Patria” a Ant Forest

China ha estado por largo tiempo perturbada ante las consecuencias ecológicas causadas por la deforestación a gran escala, tales como la rápida desertificación y las frecuentes inundaciones, que aparentemente justifican la importancia de los proyectos de plantación de árboles. Sin embargo, hay diferentes voces que cuestionan la efectividad de estos proyectos, argumentando que provocan más y nuevos problemas ecológicos. (16) Por ejemplo, según el profesor Cao de la Universidad de Minzu de China (17), más del 80% de las plantaciones de árboles de la región de los Tres Nortes involucran plantaciones de monocultivos, lo que resulta en la vulnerabilidad de los árboles frente a enfermedades y plagas de insectos, así como otra serie de impactos. A pesar de las críticas, la forestación sigue siendo uno de los principales focos de la política ambiental china.

Este artículo presenta tres proyectos de forestación muy conocidos en China, correspondientes a diferentes períodos. En la década de 1950 se lanzó la Campaña “Enverdecer la Madre Patria” para hacer frente a las frecuentes inundaciones y para producir más madera. A fines de la década de 1970, el “Proyecto de Barreras Forestales de los Tres Nortes”, establecido al mismo tiempo que las reformas económicas nacionales, comenzó a sentar las bases de una economía de libre mercado en los proyectos de forestación en China. Y más recientemente, la aplicación Ant Forest, con una profunda repercusión en el público con sus objetivos de consumismo “verde”, lo que le permitió adquirir una gran cantidad de usuarios a la vez de trabajar con el Estado en proyectos de plantación de árboles.

En 2020, según el plan elaborado por el Departamento Nacional Forestal, Ant Forest apoyará económicamente la plantación de 720 millones de árboles (18). Desde la Campaña “Enverdecer la Madre Patria” hasta Ant Forest, los proyectos de forestación masiva implementados desde 1949 describen una trayectoria que evidencia el papel cada vez más importante del capital y las fuerzas del mercado en la China rural.

Zeng Zhen, syndi.zeng@outlook.com
Universidad de Helsinki, Finlandia

(1) La idea de la “Hermosa China” fue presentada por primera vez en 2012 con el ex presidente Hu Jintao en el 18º Congreso Nacional. Respalda la idea de que lograr un bienestar ecológico es una de las principales tareas del gobierno chino, junto con el desarrollo de la economía, la política, la cultura y la sociedad. El presidente Xi Jinping reafirmó esta tarea en el XIX Congreso Nacional en 2017, y desde entonces ha ido enriqueciendo continuamente esta noción.
(2) Long, J.J, 2007, 中国现代环境保护运动的先声–20世纪50年代 ”绿化祖国植树造林”运动历史考察 “The Herald of Modern Environmental Protection Movement in China:a study on ‘Greening the Motherland’ Campaign in 1950s”
(3) Ibid Long 2017
(4) Ibid Long 2017; Sun T., 2018, 中国近现代政治社会变革与生态环境演化, “The Changes in Sociopolitical Conditions and the Environment in Modern and Contemporary China”, Intellectual Property Publishing House, Beijing
(5) Ibid Sun, 2018; Xu, B., 2014, 近400年来中国西部社会变迁与生态环境, “The Social Change and Ecology in Western China in the Past Four Centuries”, China Social Science Press, Beijing
(6) Zhang, B. X., 2013, 三北造林记, “The Records of Three-North Shelterbelt Forestation Project”, Xinhua Publishing House, Beijing
(7) Ibid Zhang 2013
(8) Ren, Y., & Gao, Z.Y., 1996, 关于生态经济型防护林体系基本理论框架的探索, “Exploring on the Basic Theoretical Framework of the system of Eco-Economic Protection Forest”, Journal of Beijing Forestry University, Vol.18, Supp.2, pp.1-7
(9) Ibid Zhang 2013
(10) Song, B. C., 2000, 规范管理农村‘两工’, “Standard Management of Rural “ Two-Work” System, Agriculture Knowledge, 2000-10, pp.49
(11) Ibid Zhang 2013
(12)Ibid Zhang 2013
(13) Según Ant Financial, Ant Forest está diseñada como arquetipo de un sistema personal de contabilidad de carbono.
(14) Alipay, 2020, ALIPAY SUSTAINABILITY REPORT 2019-2020 :Towards A Better Society For the Future, Ant Group, [online] https://gw.alipayobjects.com/os/bmw-prod/e39c99c2-0193-40fc-8265-cf4f72a8367e.pdf , (acceso el 24 de junio de 2020)
(15) Zeng, 2018, Saving the World by Being Green with Fintech: the contradictions between environmentalism and reality in the case of Ant Forest, Lund University, Lund, (acceso el 6 de junio de 2019)
(16) Zastrow, M. 2019, “China’s tree-planting drive could falter in a warming world”, Nature (London), vol. 573, no. 7775, pp. 474-475; Cao, S.X., 2008, Why Large-Scale Afforestation Efforts in China Have Failed To Solve the Desertification Problem, Environment Science & Technology, 42:6, 1826-1831
(17) ibid. Cao, 2008
(18) forestry.gov.cn, 2020, 中国绿化基金会扎实开展蚂蚁森里项目春季造林工作 China Green Foundation Firmly Promotes the Spring Afforestation Project of Ant Forest. National Department of Forestry”, (accessed on 8 Aug. 2020)