Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

El proyecto REDD+ Envira en Acre, Brasil: promesas vacías galardonadas con nivel oro por los certificadores de carbono

Familias de recolectores de caucho que forman parte de un proyecto REDD+ se enfrentan a una difícil lucha por mantener su forma de vida. Aunque el proyecto ya vendió créditos de carbono, hasta ahora sólo ha proporcionado a la comunidad kits dentales y una visita al dentista.

“Sede forestal” del proyecto Envira Amazonia. Ph: WRM

El “Proyecto Envira Amazonia” es una de las tres iniciativas de compensación de emisiones de carbono forestal (REDD+) que la compañía estadounidense CarbonCo LLC lleva a cabo en el estado brasileño de Acre. La zona del proyecto abarca casi 40.000 hectáreas de selva amazónica y es parte de una propiedad de 200.000 hectáreas reclamada por la empresa JR Agropecuária e Empreendimentos EIRELI. No obstante, ese reclamo está en disputa. Las familias recolectoras de caucho han vivido en esa tierra a lo largo de varias generaciones, a pesar de que la mayoría no ha podido obtener títulos legales que confirmen sus derechos sobre la tierra. El proyecto REDD+ amenaza el futuro de la comunidad porque impone restricciones al uso de la tierra en el futuro e impide que las familias trabajen y reactiven los terrenos campesinos abandonados en la última década.

El principal propietario de la empresa brasileña involucrada en el proyecto REDD+ Envira Amazonia es Duarte José do Couto Neto. Do Couto Neto está involucrado en una serie de empresas (1) y en la década de 1990 fue candidato del partido ultraderechista Prona, en Acre. Recientemente, en septiembre de 2017, manifestó su apoyo al actual candidato presidencial de la ultraderecha en Brasil y a la dictadura militar, cuando declaró que añoraba el régimen militar (“Saudades e muita do regime militar”). (2)

Al igual que en la mayor parte de la Amazonía brasileña, la tenencia de la tierra dentro de la zona del proyecto es complicada y controvertida, pero no es algo que surja de la lectura del proyecto o de los documentos de certificación: allí se da por sentado el impresionante reclamo del propietario a las 200.000 hectáreas y no se mencionan las disputas existentes sobre la tierra. Tampoco los auditores los estándares de Clima, Comunidad y Biodiversidad (CCB), que otorgaron el sello CCB al proyecto, cuestionan cómo una persona – en este caso Duarte José do Couto Neto – pudo adquirir legalmente una extensión tan enorme de tierras relativamente cercanas a la zona fronteriza con Bolivia y Perú. Los caucheros han utilizado la tierra por generaciones y tienen derechos legales sobre la tierra que ocupan, aunque muy pocas familias poseen titularidad legal. Aproximadamente 10 familias de caucheros poseen títulos de propiedad de la tierra dentro de las casi 40.000 hectáreas que conforman el proyecto REDD+ Envira Amazonia. Además, alrededor de 40 familias viven dentro del área circundante pero fuera del sitio del proyecto REDD+. De acuerdo con los documentos del proyecto, éste alega proteger la totalidad de las 200.000 hectáreas y sugiere que estas comunidades que están fuera del área del proyecto también son beneficiarias, si bien no explica por qué están involucradas o cómo se ven beneficiadas.

En 2015, Imaflora, la empresa brasileña socia de Rainforest Alliance, certificó el proyecto REDD+ Envira Amazonia bajo los estándares de Clima, Comunidad y Biodiversidad (CCB). Las evaluaciones para la certificación del Estándar de Carbono Certificado (VCS por su sigla en inglés, ahora llamada Verra) fueron realizadas por Environmental Services Inc. (3) En 2016, los certificadores emitieron el primer lote de créditos de carbono del proyecto, y un segundo lote de créditos de carbono fue emitido en noviembre de 2017. (4) La base de datos de VCS muestra que durante 2016/2017 se vendieron al menos 750.000 créditos de carbono del proyecto REDD+ Envira Amazonia. (5)

La comunidad ignora que el proyecto ya está vendiendo créditos de carbono

Cuando en marzo de 2018 el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM) visitó a las familias que viven en las casi 40.000 hectáreas del sitio del proyecto REDD+ Envira Amazonia, los miembros de la comunidad ignoraban que el proyecto había sido “aprobado” y que ya estaba vendiendo créditos de carbono. Los residentes contaron que numerosos extranjeros habían estado en la zona en los años anteriores, pero pocos habían hablado con ellos y muchos no parecían hablar portugués. Habían realizado estudios y una persona había visitado a cada familia individualmente para convencerlas de que apoyaran el proyecto de carbono.

La mayoría de las familias había firmado un formulario que daba a entender que apoyaba el proyecto, o bien algunas familias habían sido fotografiadas recibiendo un kit dental. Este kit dental contenía un pequeño tubo de pasta de dientes y un cepillo de dientes, y hasta ahora ha sido, junto con la oferta de una visita gratuita a un dentista, el único beneficio tangible que recibieron los miembros de la comunidad.

Sobre la base de promesas (vacías) se emitió el certificado nivel oro del estándar CCB

Si bien los residentes no han visto ningún beneficio tangible más allá del kit dental y una visita única al dentista, fueron muchas las promesas que les hicieron cuando el proyecto se presentó a las familias. Los residentes confirmaron que esas promesas coinciden con las mencionadas en el documento del proyecto preparado para la certificación CCB: “Los propietarios también implementarán numerosas actividades para ayudar a las comunidades locales y mitigar las presiones de deforestación, tales como: ofrecer cursos de capacitación en extensión agrícola, comenzar a patrullar posibles sitios de deforestación en las primeras etapas del Proyecto, conceder a las comunidades locales la tenencia de tierras, y establecer actividades económicas alternativas, incluida la comercialización de plantas medicinales y açaí”. (6)

Imaflora otorgó un certificado CCB “Nivel oro” al proyecto REDD+ Envira Amazonia en 2015/2016, en función de las promesas que quien llevaba adelante el proyecto hizo a la comunidad. Pero ninguna éstas se ha cumplido. Como se mencionó anteriormente, los titulares del proyecto parecen no haber informado siquiera a la comunidad que el proyecto REDD+ ya había aprobado las evaluaciones de certificación y ya estaba vendiendo créditos de carbono. La publicidad del proyecto REDD+ Envira Amazonia también destaca los beneficios que el proyecto supuestamente aporta a la comunidad. Por ejemplo, un anuncio de carbonofund.org afirma: “Los proyectos y actividades sociales para mitigar las presiones de deforestación y beneficiar a las comunidades locales incluyen, pero no se limitan a: cursos de capacitación agrícola; patrullaje en bote de posibles sitios de deforestación; mejoramiento de escuelas locales y clínicas de salud; y desarrollo de infraestructura local para recolectar, transportar y vender açaí, plantas medicinales y caucho de origen local”. (7) Se incluyen imágenes de niños frente a la escuela comunitaria (que no ha funcionado durante los últimos dos años y está en mal estado de conservación) y una imagen de una reunión comunitaria dentro del edificio de la escuela para sugerir que se trata de un proyecto beneficioso para la comunidad local.

REDD+ Envira Amazonia: Restricciones, no beneficios, ésa es la realidad para las familias

Mientras que los titulares de los proyectos y los organismos de certificación crean la realidad virtual de que el proyecto REDD+ Envira Amazonia beneficia a las familias que habitan la zona del proyecto, lo real para la comunidad que vive ahí es similar a la realidad que enfrentan las comunidades afectadas por los otros dos proyectos REDD+ de CarbonCo LLC. en Acre: Purus y Valparaíso / Russas. (8) Un propietario de tierras a gran escala con un título de la tierra cuestionable aprovecha la situación de tenencia insegura así como la ubicación aislada de la comunidad y utiliza su posición de poder sobre las familias para imponer restricciones al uso de la tierra, que probablemente aceleren un éxodo rural.

El proyecto REDD+ Envira prohíbe el uso del bosque por parte de las familias caucheras fuera de las 150 hectáreas actualmente disponibles para cada una de las familias que viven dentro del sitio del proyecto. Por lo tanto, a los residentes no se les permite trabajar las parcelas recientemente abandonadas que fueron utilizadas por familias de recolectores de caucho hasta la década de los noventa. Esto forzará a los jóvenes que se han criado en la zona y desean continuar el estilo de vida de sus padres como recolectores de caucho y campesinos, a abandonar la tierra y emigrar a la ciudad, donde las oportunidades de empleo serán escasas. Los propietarios de tierras a gran escala continúan deforestando las áreas circundantes para dar lugar a la ganadería, pero a las familias de campesinos y recolectores de caucho se les niega la tierra que han utilizado durante generaciones para sus actividades de extracción de caucho y agricultura campesina.

La realidad virtual de un proyecto REDD+ que proporciona beneficios “Nivel oro” a la comunidad creada por los anuncios en el sitio web de carbonfund.org y por los informes de la certificación, contrasta con la realidad en los hechos de promesas vacías y futuras restricciones al uso de la tierra que caracterizan al proyecto REDD+ Envira Amazonia.

Jutta Kill, jutta [at] wrm.org.uy

Miembro del Secretariado Internacional del WRM

(1) Los documentos de certificación incluyen una lista parcial de empresas y propiedades en Acre y Mato Grosso que aparentemente se monitorea como parte de la certificación del proyecto REDD+ (para evitar las llamadas fugas, es decir, el propietario que simplemente traslada su actividad ganadera a estas otras propiedades). Varias de las propiedades (por ejemplo, Seringal Canadá) que figuran en la lista forman parte de la enorme zona de 200.000 hectáreas de tierras de las cuales el proyecto REDD+ forma parte. Sin embargo, la lista parece estar incompleta y no incluye actividades en el estado de Amazonia a las que se refieren varios residentes de la zona. Por lo menos dos compañías en las que do Couto Neto figura como Socio no están en la lista: Santa Cruz Da Amazonia Empreendimentos Ltda y Start Up Da Amazonia Projetos De Exploracao Sustentavel Ltda Me.

(2) Comentario de Duarte José do Couto Neto al artículo ‘General do exército bate forte no STF’

(3) Los informes financieros de la organización sin fines de lucro Carbonfund.org muestran un pago de 136.802 dólares en 2015 a Environmental Services Inc. Los informes no explican si éste fue el costo de la validación y verificación del proyecto REDD+ Envira Amazonia para el estándar de carbono VCS. CarbonCo LLC es una subsidiaria de propiedad absoluta de la organización sin fines de lucro Carbonfund.org. El informe anual de Carbonfund.org Foundation 2016 está disponible en aquí.

4) Ver aquí la larga lista de documentos vinculados a los documentos de certificación VCS carbon y CCB de Verra.

(5) Enlace a la base de datos VCS / Verra

(6) Documento del proyecto Envira Amazonia preparado para la certificación CCB.

(7) Anuncio de Carbonfund.org para el proyecto REDD+ Envira Amazonia.

(8) Para obtener información sobre los impactos de estos proyectos en las comunidades que viven dentro de los sitios del proyecto REDD+ pueden consultar la publicación del WRM “Considerações sobre um projeto privado de REDD no interior do Estado do Acre – Brasil’ y C. Faustino y F. Furtado (2015): Economia Verde, Povos das Florestas e Territórios: violações de direitos no estado do Acre Bericht für die Plataforma DHESCA Brasil.