Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

La agenda de la empresa de plantaciones Suzano en la COP26 de la ONU sobre clima: expansión, árboles transgénicos y certificación FSC

Suzano estuvo presente en las negociaciones climáticas de la ONU de 2021 por una razón principal: promover las plantaciones de árboles como una ‘solución’ al cambio climático, bajo el nombre de ‘soluciones basadas en la naturaleza’. Desde la energía de biomasa y las plantaciones para el secuestro de carbono, hasta los árboles transgénicos, Suzano aspira a beneficiarse cada vez más de las llamadas políticas climáticas.

Ph: A. Wilson

Quienes llegaron a la estación de trenes de Glasgow en noviembre de 2021 para asistir a la COP26, la reunión de la ONU sobre el clima, recibieron copias del periódico Financial Times, con un anuncio en primera plana de Suzano, el gigante brasileño de celulosa y papel. El anuncio decía, “Apoyamos un mercado de carbono regulado para cumplir con el Acuerdo de París”. (1)

En una serie de viñetas, Suzano, el mayor productor mundial de celulosa de eucalipto, sostiene que la descarbonización rápida requiere “construir un mercado de carbono regulado verdaderamente mundial”. Suzano se describe a sí misma como una “empresa carbono negativo” que ha “demostrado que hoy es posible lograr un cambio positivo”.

Y la compañía anuncia su objetivo de lograr para 2025 “la eliminación neta de 40 millones de toneladas de carbono de la atmósfera”.

En la COP26, Walter Schalka, director ejecutivo de Suzano, declaró a la coalición ‘Negocios por la Naturaleza’ (‘Business for Nature’) que “la biomasa va a transformar el futuro”. (2) Schalka sostiene que su empresa “puede ser parte de la solución del cambio climático, porque estamos en ambos lados de la ecuación. Por un lado absorbemos carbono y por el otro reemplazamos materiales fósiles”.

La realidad es que la combustión de biomasa para la producción de electricidad está en auge, al menos en parte, porque la ONU considera a la biomasa como una fuente de energía neutra en carbono. Esto permite a países y empresas quemar biomasa sin tener que contar las emisiones, lo que les ayuda a cumplir sus objetivos de reducción de carbono. Pero la expansión de las plantaciones industriales de árboles y la combustión de pellets de madera son muy perjudiciales para el clima y para las comunidades que dependen de los bosques.

Además, Suzano es responsable del acaparamiento masivo de tierras en Brasil, que abarca territorio de Pueblos Indígenas. La empresa espera continuar expandiendo sus plantaciones de monocultivos bajo el disfraz de ‘soluciones basadas en la naturaleza’. Otra táctica clave de Suzano para seguir expandiendo sus plantaciones de eucalipto es promocionarse como una empresa que practica la ‘conservación’ y la ‘restauración’. Esto oculta su desastroso historial relacionado con los bosques y las personas que viven en ellos.

Suzano y los monocultivos de eucalipto

En 2019, Suzano Pulp and Paper se fusionó con Fibria para formar Suzano SA. (3) A su vez, Fibria era una empresa resultante de la fusión previa entre Aracruz Celulose y Votorantium Celulose e Papel. Aracruz fue una de las empresas de celulosa y papel más controvertidas de Brasil. (4)

Suzano tiene una capacidad de producción anual de 11 millones de toneladas de celulosa y 1,4 millones de toneladas de papel. Sus exportaciones anuales ascienden a 4.500 millones de dólares. La empresa tiene un total de 2,4 millones de hectáreas de tierra en siete estados de Brasil (Espírito Santo, Bahía, Maranhão, Ceará, Pará, Mato Grosso do Sul y São Paulo). Aproximadamente 1,5 millones de hectáreas de esta tierra consisten en monocultivos de eucalipto de rápido crecimiento.

El impacto de las vastas plantaciones de Suzano en las comunidades y su medio ambiente es grave. Las plantaciones han secado arroyos y cursos de agua. Las condiciones de trabajo en las plantaciones son terribles. (5) Las plantaciones en el estado brasileño de Espírito Santo que adquirió Suzano cuando se fusionó con Fibria fueron establecidas bajo tierras pertenecientes a los Pueblos Indígenas Tupinikim y Guaraní. Luego de 40 años de lucha, los Pueblos Indígenas lograron recuperar 18.070 hectáreas de sus tierras (6). Las plantaciones también tomaron la tierra de las comunidades quilombolas [descendientes de esclavos fugitivos]. Suzano también tomó el 50% de la participación de Fibria en la empresa Veracel, convirtiéndose en copropietario, con Stora Enso, de las plantaciones establecidas en las tierras del Pueblo Indígena Pataxó en Bahía.

En su sitio web, la empresa afirma que está “buscando posibilidades de generar créditos de carbono mediante proyectos de forestación (eucaliptos y árboles nativos) e ingeniería”. (7)

Suzano afirma que en 2020 sus plantaciones industriales de árboles eliminaron un total neto de 15 millones de toneladas de CO2 de la atmósfera. La empresa afirma que estas cifras han sido verificadas por un ‘tercero’, pero no da detalles acerca de cómo se calcularon. Suzano no explica cuánta destrucción causaron estas plantaciones en la biodiversidad, el suelo y los cultivos; cuánta contaminación se generó por las grandes cantidades de agrotóxicos utilizados en las plantaciones, la maquinaria pesada de corte y transporte, así como por las fábricas de celulosa y las infraestructuras relacionadas; cuánta violencia han creado las plantaciones para las comunidades indígenas, quilombolas y otras comunidades tradicionales.
El hecho de que Suzano estuviera en la COP26 promoviendo los mercados de carbono da cuenta de la gran oportunidad comercial que representan las plantaciones de árboles en el nuevo ‘paquete climático’.

Suzano y los árboles transgénicos

En 2010, Suzano compró una empresa registrada en el Reino Unido con el nombre de FuturaGene, que lleva a cabo una investigación sobre árboles modificados genéticamente (transgénicos). (8) Una empresa llamada Suzano Trading Ltd, registrada en el paraíso fiscal de las Islas Caimán, es propietaria de FuturaGene. (9)

Un folleto de la empresa FuturaGene explica que “En 2003 FuturaGene obtuvo el evento H421 de eucalipto transgénico, desarrollado para aumentar la acumulación de biomasa”. (10) La empresa afirmó que este árbol transgénico sería un 20% más productivo. En 2015, la Comisión Técnica de Bioseguridad de Brasil (CTNBio por sus siglas en portugués) aprobó la solicitud de Futuragene para el uso comercial del eucalipto H421.

Si bien Suzano sostiene que esto hará que sus plantaciones industriales de árboles sean más eficientes, la realidad es que los árboles de crecimiento más rápido utilizarán aún más agua subterránea. Y las mayores ganancias para Suzano, junto con sus ambiciones de expandirse a la producción de biomasa, así como a la celulosa y el papel, significarán una expansión importante de las plantaciones. La empresa continúa expandiéndose. Suzano está construyendo otra enorme fábrica de celulosa con una capacidad de producción anual de 2,3 millones de toneladas en Mato Grosso do Sul. Esto se traducirá en más tierra convertida en plantaciones de árboles de monocultivo en este estado y sus alrededores.

Sin embargo, hasta ahora FuturaGene ha perdido dinero. En 2019, FuturaGene tuvo una pérdida de 13,3 millones de libras esterlinas (alrededor de 17,6 millones de dólares). Al año siguiente la pérdida fue de 8,9 millones de libras esterlinas (alrededor de 11,7 millones de dólares). En total, FuturaGene le ha costado a Suzano SA alrededor de 121 millones de libras esterlinas (alrededor de 160 millones de dólares).

Una entrevista de 2016 con Stanley Hirsch, director ejecutivo de FuturaGene, ilustra la ambición de su empresa. (11) Hirsch habla de una “gran oportunidad para la biotecnología industrial”. Y revela el gigantesco acaparamiento de tierras al que apunta su empresa:

“Creo que parte de la solución es analizar dónde tenemos tierras degradadas. Hay alrededor de dos mil millones de hectáreas de tierras degradadas, agrícolas y forestales en todo el mundo. El 75% de eso está en África. Se trata de una gran oportunidad, tanto en términos de oportunidad económica como en términos de mantener la sostenibilidad del planeta”.

Mientras la COP26 se llevaba a cabo en Glasgow, la CTNBio de Brasil aprobó el evento 751K032 de eucalipto transgénico para “su liberación al medio ambiente, su uso comercial y cualquier otra actividad relacionada con este organismo genéticamente modificado y cualquier progenie derivada de él”. Suzano había solicitado a CTNBio la aprobación de este nuevo eucalipto transgénico resistente al glifosato.

El uso de agrotóxicos ya constituye un problema importante en los lugares donde se establecen plantaciones de monocultivos. Los suelos, el agua, la biodiversidad, los trabajadores y las comunidades sufren por la contaminación. El eucalipto transgénico resistente al glifosato conducirá a un aumento en el uso de herbicidas en los monocultivos de Suzano. Los impactos de la contaminación también aumentarán.

Suzano y el sello FSC

A pesar de los impactos ambientales y sociales de las actividades de Suzano, las plantaciones de la empresa están certificadas por el Consejo de Administración Forestal (FSC, por su sigla en inglés) como bien administradas. (12)

Las normas del FSC prohíben el uso de organismos modificados genéticamente. Pero el FSC logró sortear el hecho de que Suzano ha invertido grandes sumas de dinero en árboles transgénicos, con la clara intención de utilizarlos comercialmente. (13) El FSC argumenta que,

“El permiso para utilizar comercialmente el clon transgénico no supone que Suzano entre en conflicto con las reglas del FSC en la medida que no haga uso de ellas. Sin embargo, si Suzano procediera a plantar árboles transgénicos con fines comerciales, el FSC iniciaría un proceso formal en virtud de nuestra Política de Asociación, que conduciría a suspender la asociación con la empresa”.

Suzano ha estado presionando al FSC para que flexibilice aún más su posición sobre los árboles transgénicos de manera de permitir que las empresas certificadas planten árboles transgénicos. El FSC celebró recientemente una consulta sobre el debilitamiento de su política sobre árboles modificados genéticamente. La organización Global Justice Ecology Project presentó una petición oponiéndose a los cambios propuestos. (14)

En su Informe Anual de 2019, FuturaGene explica que (15),

“Debido a los continuos problemas con la obtención de la certificación de productos de Organismos Modificados Genéticamente (“OMG”) del Consejo de Administración Forestal (FSC), se considera poco probable que haya una utilización comercial importante del producto antes de 2022”.

Pero en su Informe Anual de 2020, Futuragene no menciona al FSC y afirma simplemente que,

“Ha comenzado la utilización comercial de H421 (la tecnología desarrollada por las subsidiarias de la empresa)”. (16)

Las plantaciones de Suzano mantienen la certificación FSC.

Suzano se acerca cada vez más a las plantaciones de eucaliptos modificados genéticamente para usos comerciales. Así son, entonces, como las ‘soluciones basadas en la naturaleza’ se mostrarán. Vastas áreas de monocultivos modificados genéticamente, cultivados con fines de lucro empresarial.

Para las empresas de plantaciones industriales de árboles, la COP26 fue una oportunidad para presionar y acelerar la ‘economía baja en carbono’ plantando más árboles. Los mercados de carbono y las tácticas de maquillaje verde perpetúan las relaciones de explotación y la discriminación inherentes a la producción a escala industrial. Quienes viven y dependen de los territorios sacrificados por esta economía industrial llamada ‘baja en carbono’ deben soportar la carga más pesada

Por Chris Lang
https://REDD-Monitor.org

(1) Lauren Gifford, The Financial Times, con un anuncio de Suzano, entregado a los asistentes a la COP26 en la estación de tren de Glasgow. Noviembre de 2021, Twitter
(2) Business for Nature, COP26 Nature’s Newsroom: Walter Schalka (CEO, Suzano), November 2021
(3) Suzano
(4) Brazil: Aracruz – Sustainability or business as usual?, 2005; Brazil: Quilombolas protest against Aracruz Cellulose, 2005; and Brazil: Worked to death by Aracruz, 2005
(5) Brazil: Worked to death by Aracruz, 2005
(6) Aprendizajes de líderes indígenas Tupinikim de Brasil para recuperar sus territorios: una lucha de más de 40 años, Boletín 258 del WRM, 2021
(7) Suzano, Indicators Center 2020
(8) Futuragene Limited, Overview
(9) Futuragene Limited, People
(10) Futuragene, Innovation is Action; and International Service for the Acquisition of Agri-Biotech Applications, Event Name: H421
(11) GlobalBiotechRevolution, GapSummit 2016 – Interview with Dr Stanley Hirsch, 2016
(12) Certificados FSC – Suzano: https://info.fsc.org/details.php?id=a0240000005sSqiAAE&type=certificate; https://info.fsc.org/details.php?id=a0240000005uzwTAAQ&type=certificate; https://info.fsc.org/details.php?id=a0240000008fRYJAA2&type=certificate; https://info.fsc.org/details.php?id=a02f300000jmYnSAAU&type=certificate; and https://info.fsc.org/details.php?id=a024000000H4SozAAF&type=certificate
(13) FSC, Application of Suzano for commercial use of genetically modified trees
(14) The Campaign to STOP GE Trees, FSC Petition Demands Strong GE Tree Ban
(15) Futuragene, 2019
(16) Futuragene, 2020