Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Laos: consorcio vietnamita planea construir seis represas

En el mes de julio, la compañía Vietnam Laos Investment and Development Company firmó un acuerdo de $232 millones con el gobierno de Laos para construir y operar la represa Sekaman 3 de 210 MW. Este mes el gobierno de Laos anunció su aprobación a los planes del consorcio para la construcción de otras cinco represas: Se Kong 4 (310 MW), Se Kong 5 (200 MW), Se Pian-Se Nam Noi (340 MW), Sekaman 1 (300 MW) y Sekaman 4 (55 MW).

El consorcio está integrado por seis empresas estatales de electricidad y construcción, entre ellas Electricity of Vietnam, la empresa pública de electricidad de Vietnam y Song Da Construction Corporation. El año pasado Hanoi firmó un contrato con el gobierno de Laos para importar 1.000 MW por año entre 2006 y 2010.

Las represas planificadas están todas ubicadas en la cuenca del río Se Kong. El Se Kong corre desde el sur de Laos hasta Camboya y es un tributario importante del río Mekong.

En 1998, la firma consultora de ingeniería británica Halcrow terminó un estudio de $2,5 millones de dólares de los sitios potenciales para represas en las cuencas de tres ríos, entre ellos el Se Kong. Quizás el aspecto más increíble del estudio de Halcrow es la ausencia de información sobre estos ríos, sus recursos pesqueros y cuencas, y sobre las personas que allí habitan.

Halcrow señaló que “la base de datos hidrológica debe ser mejorada”, que “es necesario realizar estimaciones de un número sustancial de datos que faltan”, que “la información sobre pesquerías es extremadamente esporádica” y que “se desconoce la actual situación de las cuencas del proyecto”. Sobre los impactos ambientales y sociológicos, Halcrow concluye que “la calidad de la documentación disponible es variable y en general poco adecuada para respaldar el presente estudio”.

Sin embargo, no quedan dudas de que los impactos de la represas serían devastadores.

El embalse de 190 kilómetros cuadrados detrás de la represa propuesta Sekaman 1, incluye una parte del Area Nacional de Conservación de Biodiversidad Dong Ampham. Se informó que al ser confrontado con estimaciones de que el madereo del área del embalse produciría menos madera que la estimada originalmente, un empleado de la que era entonces la compañía promotora, Austral Lao Power (ALP), afirmó: “en ese caso seguiremos talando hasta llegar a la frontera con Vietnam”. ALP fue luego excluida del proyecto, después de que Peter Martin, su gerente de proyecto, fuera arrestado en 2001, acusado de no pagar 240.000 dólares de salarios adeudados a sus empleados laosianos.

Según Halcrow, la represa Sekaman 1 podría tardar hasta siete años en llenarse, causando “daño permanente” a la ecología río abajo. Las poblaciones de peces desaparecerían, junto con la forma de sustento de las comunidades que dependen de la pesca. El cambio en el flujo del agua amenazaría los humedales de las llanuras del Se Kong. El único otro ejemplo de este tipo de humedal que existe en la región del Mekong está amenazado por otro proyecto hidroeléctrico: la represa de Nam Theun 2.

Durante varios años, las autoridades locales del sur de Laos han estado desalojando pobladores de sus hogares anticipando la construcción de represas. Los proyectos de represa se han usado como excusa para desalojar a los habitantes de los humedales de tierras altas, supuestamente con la intención de impedir la agricultura migratoria. En una comunidad de las tierras altas que fue trasladada del sitio destinado a la represa Se Kong, un tercio de su población murió a causa de la malaria durante el primer año posterior a su desalojo.

La construcción de la represa Se Pian-Se Nam Noi está en punto muerto desde la crisis económica asiática en 1997. A fines de 2000, el promotor de la represa, la empresa Dong Ah Construction Industries, de Corea del Sur, dio quiebra. No obstante, el proyecto fue utilizado como excusa para desalojar al pueblo indígena Nya Heun de la zona del embalse y los bosques que la rodean.

En 1995, la consultora suiza Electrowatt (hoy 100% propiedad de la consultora finlandesa Jaakko Poyry) elaboró una evaluación de impacto ambiental para el proyecto. Electrowatt contrató a una ONG de EE.UU., Wildlife Conservation Society (WCS), para realizar investigaciones sobre los peces y la fauna y flora del área del proyecto. En su informe, WCS recomendó no construir represas en el río Se Pian debido al daño ecológico que implicaría para los bosques y las poblaciones de peces. Sus recomendaciones fueron excluidas del informe final de Electrowatt. Tampoco se llevó a cabo ninguno de los estudios de seguimiento recomendados por WCS.

En 2001, un asesor de Electrowatt visitó el lugar de reasentamiento del pueblo Nya Heun desalojado del sitio de la represa Se Pian-Se Nam Noi. Informó que las condiciones estaban “lejos de ser satisfactorias” y que se necesitaban “mejoras urgentes”. Los pobladores trasladados habían recibido tierras de mala calidad y no tenían pasturas suficientes. Muchos hogares sufrían escasez de alimentos. Las casas donde los habían trasladado no tenían cocina ni baño. La calidad del agua era “mala” e “insuficiente” para satisfacer las necesidades de los pobladores. No había suficientes aulas ni maestros. La malaria era “un problema muy grave”. Ninguno de los pobladores tenía energía eléctrica.

El impacto de cada una de estas represas ya es de por sí suficientemente malo para los pobladores y los bosques de Laos y Camboya. Si las consideramos en su conjunto, las represas propuestas representan un desastre social y ambiental.

Por: Chris Lang, correo electrónico: http://chrislang.org