Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales

Liberia: Activistas de la comunidad Vambo piden apoyo internacional contra la minería de oro


Liberia

 

  1. ¿Podría decirnos quiénes son los activistas de la comunidad Vambo?

La Asociación para el Desarrollo del Municipio de Vambo está formada por gente común que vive en el municipio de Vambo, Distrito Número Dos, condado de Grand Bassa, un municipio aislado, subdesarrollado y largamente ignorado. A esa gente se suma una red de miembros de familias extendidas que viven en Monrovia, la capital de Liberia, y portavoces en los Estados Unidos entre los que están Mateo e Isaac Gblorso; Moniyue Brown and Mamie Boe, destacadas lideresas comunitarias, Zach N. Davis y por último Kona Khasu, Sr., que fuera ministro de Educación durante el primer mandato de la primera mujer presidente de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y destacado dramaturgo de Liberia en la década de 1970 cuando fue Director de la Compañía Nacional de Cultura. Los miembros del Municipio de Mahlor, nuestros vecinos más cercanos, también se nos han unido. David Kennedy Vanyan, hijo del Municipio Mahlor, es un poderoso exponente de los intereses compartidos, la historia familiar y la interrelación de ambos municipios.

  1. ¿Cómo es la experiencia de la minería en Liberia?

Liberia tiene una de las reservas de recursos minerales más ricas de África occidental. Hierro, diamantes y oro son sólo algunos de los recursos comúnmente buscados que tenemos en nuestro subsuelo. Lamentablemente, la minería en Liberia, como en toda África, ha significado históricamente la explotación de las poblaciones que viven próximo a las minas. La mayoría de estas comunidades están aisladas en el interior del país, donde no se logran cubrir las necesidades humanas más básicas. Los habitantes de estas comunidades sucumben a realizar minería debido a una combinación de promesas de “desarrollo”, manipulación, coerción y, algunas veces, la fuerza, y los ciudadanos de estas comunidades terminan sucumbiendo. En numerosas ocasiones el gobierno ha utilizado la fuerza para ocupar las zonas deseadas. Los ciudadanos que viven en esas tierras han sido reclutados o bien sin otra alternativa que trabajar en las minas. Todas las concesiones mineras en Liberia han tenido este tipo de comportamiento en diferentes grados, incluidas las minas de LAMCO y BONG, que funcionaban antes de la guerra “civil” de Liberia. Veremos qué desempeño tendrán Arcelor-Mittal y otros en esta nueva era minera en Liberia. *

  1. ¿Podría explicar qué tipo de actividades mineras se llevan a cabo en Vambo? ¿extracción de oro? ¿diamantes? ¿otros minerales?

Actualmente sólo se hace minería de oro, aunque se ha especulado que hay otros minerales. La minería de oro la realizan grupos itinerantes de mineros, en su mayoría jóvenes, que se dedican a lo que ahora se llama minería “artesanal” – un término demasiado elegante para lo que ha ocurrido en nuestra tierra. Los mineros – o “muchachos del oro”, como se les llama – llegan desde Liberia y de países de África occidental, como Guinea, Sierra Leona, Malí, Ghana y otros. Hacen todo el trabajo a mano con herramientas básicas, tales como palas y excavadoras.

  1. ¿Desde cuándo se llevan a cabo estas actividades? ¿Y cuántas comunidades han sido afectadas?

En las montañas de los municipios de Vambo y Mahlor ha habido minería de oro a pequeña escala desde 1960, y tal vez antes. Pero fue el descubrimiento de un gran yacimiento de oro en noviembre de 2014 lo que atrajo la atención nacional e incluso internacional. Veinte de las 48 comunidades del municipio Vambo han sido perjudicadas por una afluencia sin precedentes de más de 15.000 buscadores de oro, que sobrepasaron y agobiaron enormemente a la población local.

Los buscadores de oro procedentes del extranjero y de otras partes del país introdujeron una serie de actividades delictivas, incluyendo el robo de cosechas de alimentos – de los que los agricultores locales de subsistencia dependen exclusivamente -, el saqueo de ganado y de bienes comunales tales como las únicas dos bombas de mano existentes en el municipio. Han habido incontables asesinatos entre mineros para robarse las “fortunas” antes de que pudieran salir de la cantera para encontrarse con los compradores o sus patrocinadores. Afortunadamente ningún habitante local ha sido asesinado de esta manera. Sin embargo, vivimos con el temor de convertirnos en víctimas, y bajo amenaza constante. No podemos darle atención a las actividades agrícolas normales por temor a ser atacados o a que nos destruyan las tierras de cultivo, así como el río y los arroyos de los que dependemos.

  1. ¿Sabe si hay alguna empresa (o empresas) involucrada? ¿una empresa de Liberia o del extranjero?

Al comienzo los mineros eran en gran medida liberianos. Pronto llegaron inmigrantes ilegales procedentes de Sierra Leona, Guinea y Costa de Marfil, y hasta de Malí, Burkina Faso, Ghana y Nigeria.

En el pico de la fiebre minera, antes de las lluvias, llegaron muchos extranjeros de Europa, Asia, Oriente Medio e incluso se rumoreaba que algunos destacados ciudadanos liberianos financiaban en secreto a los mineros y las canteras. También hubo propuestas de explotación minera por parte de algunas concesionarias madereras extranjeras y sus socios locales. De manera que no había una única empresa, por así decirlo, pero el efecto de todos esos intereses en pugna fue tan abrumador como perjudicial. Y tampoco había una compañía o persona a la que pedirle cuentas.

  1. ¿Cuáles son los problemas que enfrentan las comunidades de Vambo con relación a esta minería? ¿Hay problemas ambientales tales como deforestación o contaminación del agua? ¿Existen riesgos para la salud de las poblaciones locales?

Están haciendo desaparecer el bosque de manera indiscriminada para llegar a los yacimientos de oro, y una parte de la montaña Findley quedó reducida a pozos y túneles para extraer el oro. El suelo se ha desestabilizado y cualquier lluvia constante podría ocasionar un deslave en la zona “residencial” de No Way Town, la ciudad que está en la base de la montaña. En el momento de auge de la minería, a principios de 2015, se sabía que había 20.000 mineros artesanales ilícitos. Se talaron y quemaron árboles grandes, centenarios, con el fin de abrir espacios para las canteras. Los mineros trabajan en turnos de 24 horas; duermen un poco durante el día para poder trabajar de noche en la mina utilizando luz artificial.

Los habitantes locales tienen miedo de realizar sus actividades agrícolas, por miedo a que mineros inescrupulosos les roben sus cosechas. Las pandillas saquean las granjas y llevan a vender los alimentos al mercado de No Way Town. Se ha informado que algunos de los agentes del orden comenzaron a realizar actividades mineras o a tener mineros que trabajan para ellos.

Los arroyos y ríos de los que se sirve la población se han vuelto barrosos y resultan inseguros porque es donde los mineros no solamente buscan oro y se lavan sino que también hacen sus necesidades. El robo de las dos bombas de mano comunales ha dejado a la gente del pueblo sin otro remedio que utilizar los ríos y arroyos para lavarse, beber y cocinar. En estas condiciones, cualquier brote de enfermedad se extendería rápidamente, sobre todo porque la población no es plenamente consciente de los peligros a corto y largo plazo de beber agua contaminada. El municipio se encuentra bajo la constante amenaza del cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua, y milagrosamente se salvó de la reciente epidemia de Ébola.

No hay clínicas ni puestos de salud, por lo que las personas enfermas, las embarazadas y los ancianos deben ser cargados a la espalda o llevados en motocicleta – si están lo suficientemente bien como para sentarse – a los centros de salud más cercanos, en Buchanan, a 25 millas o más de distancia. En varias ocasiones hemos tenido que pagar el transporte para las personas enfermas.

  1. ¿Hubo alguna consulta con las comunidades afectadas antes o durante las actividades mineras? Si es así, ¿quién organizó la consulta (empresa, ONG, gobierno)? y ¿cómo describiría las consultas?

No, no han habido consultas adecuadas. Las reuniones fueron en gran medida un show ya que los empleados del Ministerio de Tierras, Minas y Energía ignoraron a los aparceros de las recientes leyes de Derechos Comunitarios de 2006 y 2009, y comenzaron a parcelar gran parte de las tierras del municipio para explotación minera. Tampoco procuraron inspecciones de otros organismos gubernamentales pertinentes que por ley debían haber participado, como la Autoridad de Desarrollo Forestal, la Agencia de Protección del Medio Ambiente y los Ministerios de Salud y Trabajo. Estas omisiones ocurrieron porque ciertos individuos de la comunidad y representantes del gobierno anteponen sus intereses personales a los de la comunidad y a las leyes de nuestro país. Esto es una práctica común en Liberia.

  1. ¿Qué acciones se han organizado o se organizan en las comunidades para resistir las actividades mineras o a la empresa?

Inicialmente se llevaron a cabo una serie de reuniones con la comunidad – en gran medida para guardar las apariencias -, diálogos públicos y reuniones con oficinas del gobierno local y central, con mucho palabrerío – promesas de construcción de carreteras, y otras cosas por el estilo. En los últimos meses se ha registrado una evolución positiva ya que algunos funcionarios locales están prestando un poco más de atención a nuestra situación. Estas respuestas se produjeron luego de nuestra campaña de envío de cartas. También entregamos personalmente video clips de la destrucción y la degradación a los funcionarios electos y nombrados y a ciudadanos eminentes y amigos del condado de Grand Bassa. Desde entonces hemos apreciado cierto nivel de respuesta por parte de algunos miembros de las Causas Legislativas del condado de Grand Bassa, el Superintendente del Condado, y funcionarios del Ministerio de Tierras, Minas y Energía.

  1. ¿Cuáles son las demandas de las comunidades con relación a las actividades mineras?

Queremos:
(1) Detener la expansión de las actividades mineras no reglamentadas, responsables del grado de destrucción y degradación del medio ambiente de nuestras comunidades, (2) impedir que estas prácticas vayan en aumento, (3) remediar los daños cometidos, (4) insistir en que el gobierno apoye a las comunidades a adquirir agua potable, escuelas, clínicas, así como las oportunidades de formación profesional / generación de empleo para los jóvenes y (5) seguir teniendo el control de nuestros recursos naturales y decidir cuándo, cómo y con quién nos involucramos para explotar estos recursos por el bien de la comunidad, de Liberia y de sus “socios” comerciales.

  1. ¿Tiene alguna idea de quién está comprando el oro y a qué compañías y mercados internacionales se vende?

No estamos seguros de quién compra el oro, pero es probable que este termina en las manos de un puñado de poderosos intermediarios con sede ​​en Monrovia, que trabajan para los mercados internacionales. Nuestra preocupación ha sido la de controlar la situación que atraviesa nuestra comunidad comprometiendo a las autoridades correspondientes a través de la ley y no necesariamente identificando a los “grandes responsables” detrás de las cosas.

  1. ¿Cuál ha sido la reacción del gobierno frente a las demandas de las comunidades? ¿Cree usted que las ha escuchado?

Inicialmente, el gobierno desplegó tropas de fuerzas policiales antidisturbios especiales – la Unidad de Respuesta de Emergencia (ERU, por su sigla en inglés) y la Policía de Apoyo (PSU, por su sigla en inglés) de la Policía Nacional de Liberia – para detener los asesinatos y otras formas de delitos así como la situación de anarquía. Durante cinco meses apostaron cincuenta policías en forma permanente en el campo minero. Es de conocimiento público que esos oficiales comenzaron a explotar el oro ellos mismos, lo que llevó a que estallara un motín entre los mineros descontentos y los funcionarios policiales. Hubo personas que perdieron la vida durante ese altercado. En varias ocasiones el gobierno envió funcionarios del Ministerio de Tierras, Minas y Energía para evaluar la situación. Este ministerio también instaló una oficina auxiliar en No Way Gold Camp. Se enviaron agentes de rentas a cobrar los impuestos fiscales derivados de la minería. Además, ingenieros del Ministerio de Obras Públicas llevaron a cabo una evaluación de la carretera de 12 kilómetros desde el Mercado BIA hasta No Way Gold Camp. La construcción de la carretera comenzó en febrero de 2015. Apenas se habían evaluado dos millas cuando el trabajo se detuvo en el primer arroyo. El Departamento de Inmigración no hizo ningún intento por resolver la presencia de miles de extranjeros que saquean la montaña. Si bien se han mostrado más receptivos desde el envío de cartas con el video a nuestros representantes y senadores, es justo decir que el gobierno no ha respondido plenamente a nuestras demandas. También es justo decir que es posible que el gobierno hubiera estado abrumado por la situación, por varias razones que no vamos a entrar a considerar ahora. Pero es nuestra comunidad la que sufrió mucho por lo ocurrido y está luchando para rehacerse.

        12. ¿Qué tipo de solidaridad internacional cree que ayudará a apoyar a las comunidades afectadas?

Necesitamos solidaridad y apoyo internacional para ayudar a:

  1. Aumentar la conciencia y poner fin a todas las actividades mineras que afectan negativamente a las personas y el ambiente (detener la destrucción del bosque y la contaminación de la tierra y el agua).
  2. Recaudar fondos para mejorar nuestros medios de vida y apoyar proyectos de la comunidad, es decir, agricultura, actividades de generación de ingresos, educación, salud y capacitación en liderazgo e incidencia.
  3. Asegurar que la minería de oro y de otros minerales se haga de acuerdo a las mejores prácticas y políticas de Gobernanza y Gestión de los Recursos Naturales, así como de las leyes de derechos comunitarios existentes en Liberia.
  4. Garantizar la participación de la comunidad en las negociaciones de todos los acuerdos sobre recursos naturales (tanto minerales como forestales), con el derecho a decir “no” a cualquiera de las propuestas de actividad minera o forestal si no es en el interés de la comunidad y la nación en general.
  5. Que la extracción de minerales y recursos forestales en nuestra tierra genere beneficios económicos justos y un desarrollo tangible de la infraestructura para las comunidades y el pueblo del Municipio de Vambo.

Ernest Matthew Gblorso, Presidente – matthew.gblorso@gmail.com
Kona Khasu Sr, Asesor Principal y Consejero – j.emmanuelroberts@gmail.com
Vambo Township Development Association Leadership

* Comentario del WRM: La minería en Liberia siempre ha seguido los intereses comerciales de empresas extranjeras. La compañía Liberian-American-Swedish Minerals Company (LAMACO), ahora desaparecida, fue fundada en 1955 por inversionistas estadounidenses y suecos. Esta realizó la primera actividad minera a gran escala en Liberia, en la actualidad reactivada por la multinacional Arcelor Mittal, que está reconstruyendo parcialmente el ferrocarril Lamaco para el transporte de los minerales extraídos. Del mismo modo, la compañía minera BONG, una concesión germano-italiana establecida en 1958, construyó una de las principales líneas de ferrocarril de Liberia para el traslado del hierro desde las montañas, provocando el desplazamiento de las poblaciones locales y daños ambientales.